La decadencia del espiritu agonal