Reflexion: El cardenal Richellieu y una relacion incestuosa