Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

7 de Septiembre de 2007

Estanislao Frerón y Paulina Bonaparte

Transcripción automática

0:00:00 Hablaremos de desdichas de esta nislado frederón y Paulina Bonaparte.
0:00:07 Y este es el primer desengaño amoroso de Paulina Bonaparte, la hermana de Napoleón, la hermana más linda de Napoleón.
0:00:15 Muchas veces hemos hablado de ella, incluso también sobre este episodio y tal vez hemos pasado fugazmente por él.
0:00:25 El caso es que Paulina tuvo un amor temprano que vivió con un convencional, no en el sentido de previsible, sino en el sentido de integrante de la convención.
0:00:41 Y este señor se llamaba Estanislado fredón. Era uno de los personajes más sombrillos de la época del terror.
0:00:49 El papá de Estanislado, Don San fredón, era propietario de un pequeño diario que divulgaba escritos filosóficos.
0:00:58 Y al papá Volter lo llamaba fredón, que quiere decir abejorro, moscador, y no lo querían absoluto.
0:01:07 Decía que era más malo que él mismo, Volter. Más malo que el propio Volter, lo cual ya era decir mucho.
0:01:17 Escribió Volter. El otro día una serpiente murió a Jean fredón. La serpiente murió.
0:01:23 Jean fredón tenía grandes esperanzas con su hijo, Estanislado, que había tenido como padrino nada menos que al rey Estanislado de Polonia.
0:01:33 Por eso le habrán puesto Estanislado al pibre.
0:01:35 Y había crecido en el regazo de las hermanas de Luis XV.
0:01:40 Estanislado conservaba de esa época una elegancia refinada, pero ningún agradecimiento por la aristocracia y por la nobleza.
0:01:49 Se entregó a la revolución, pero se entregó para hacer fortuna.
0:01:53 Se hizo Jacobino y fue amigo del periodista Camilo de Mulán, hasta que se enamoró de su esposa, de la esposa de la que llamó la.
0:02:02 Y entonces tuvo que abrirse.
0:02:04 Como se le ocurre cuando uno se enamora de la esposa de un amigo y es descubierto, naturalmente tiene que dejar de frecuentar la casa.
0:02:11 Fredón fue elegido en la convención y fue enviado en misión al sur de Francia.
0:02:16 Fue mandado al sur para castigar una región por su rebelión contra la convención.
0:02:22 Fue allá y dijo, vengo a castigar a los rebeldes.
0:02:25 Hizo caer 200 cabellas en Marsella y fusiló a 823 niatos en Toulouse.
0:02:33 A su regreso la capital se enteró de la inminente caída de Robespierre y se unió a la mayoría de los opositores.
0:02:41 Organizóle a reacción de Termidor y se unió a la banda conocida como la Juventud Dorada, que eran unos jóvenes burgueses,
0:02:50 reconocibles por unos cuello cuadrados que usaban y que se reunían armados de garrotes.
0:02:57 Intervenían en la calle para apalear a cualquiera, a la menor señal de nuestro amigo Fredón.
0:03:04 Junto con Barrá, Fredón, organizaba unas fiestas deslumbrantes a las que se invitaba a las aterrorizadas damas de la nobleza.
0:03:14 Los de la nobleza estaban y marginó ese con el hilo de una pata.
0:03:19 Entonces, las mina no tenían más remedio que ir y portarse bien porque si no por ahí las denunciaban por enemigas del pueblo guay.
0:03:27 También organizaba este señor Orgías, junto con las más alegres muchachas de los arrabales, que son las mejores para las orgías.
0:03:37 En los últimos años de la revolución, esta niña de Fredón era un temerario al que se confiaba la represión en los lugares más conflictivos.
0:03:48 A fines de 1795 lo mandaron otra vez a Marsella para apasiguar a unas bandas borbónicas que andaban por ahí por el Consejo Municipal.
0:03:58 Y por esos tiempos, en Marsella, vivía la familia Bonaparte.
0:04:03 Napoleón ya había obtenido sus primeros triunfos y era un general respetado.
0:04:09 Fredón, preocupado por su estado con Jugal, crió oportuno acercarse a los Bonaparte para ver si conseguía esposa.
0:04:19 Lo recibieron bien.
0:04:21 Fredón observó con atención a las tres hermanas de Napoleón.
0:04:25 Carolina apenas tenía 13 años.
0:04:28 Eliza le pareció medio fea y Paulina lo maravilló y se enamoró.
0:04:35 Comenzó entonces a cortejarla sin dilaciones y Paulina pareció corresponderlo también sin dilaciones.
0:04:43 La madre, don Eleticia, estaba muy de acuerdo con aquel cortejo.
0:04:49 Y se formó una especie de conspiración familiar a fin de favorecer esa inclinación por un tipo que después de todo era bastante poderosa en aquel momento.
0:04:58 Cuenta, barra, que antes de un posible casambiento, Paulina, enamorada, vivió con Fredón una familiaridad poco conveniente para las costumbres de la época.
0:05:10 Y Paulina también era muy chiquitita, tenía 15, 16 años.
0:05:13 Dice que abundaron los besos, los encuentros noturnos y se produjo un intercambio de mechones de pelo.
0:05:22 ¡Ah, va!
0:05:25 Un momento, de que explicame de quién es este mechón de pelo.
0:05:31 Tuyo, amor mío.
0:05:33 La madre de Paulina, doña Eleticia, sugirió que se casaran.
0:05:38 Y Napoleón no se opuso.
0:05:41 Todo parecía ir bien, pero súbitamente el asunto se ensombreció.
0:05:45 Los diarios de París atacaron violentamente a Fredón y pidieron que se los llamara de regreso a la capital.
0:05:52 Un día en el Consejo de los 500, el convencional Isnar dijo en la asamblea lo siguiente respecto de Fredón.
0:06:00 A cada paso quedado por el sur, he encontrado las huellas de tus depredaciones.
0:06:07 En todas partes en donde encuentro un crimen, encuentro a Fredón.
0:06:12 El orador Isnar obtuvo finalmente del directorio las revocaciones de Fredón en Marsella.
0:06:19 El señor Napoleón, que se enteró de aquí los episodios,
0:06:24 juzgó conveniente suspender el noviajo.
0:06:27 Dijo que el compromiso contraílo con demasiada premura debía ser roto de inmediato.
0:06:33 Fredón fue llamado a París y antes de rajar fue a ver la leticia, la suegra, ¿no?
0:06:39 Pero la encontró un poco distante, la encontró.
0:06:42 La vieja ya estaba medio poco amable, no le convidaba nada.
0:06:47 Las denuncias en contra de Fredón arreciaron.
0:06:50 Mientras intentaba mostrarse digno frente a la familia bona parte,
0:06:54 Napoleón recibió la carta de un actriz llamada L'Hemeson, justamente.
0:07:00 Quien parece que andaba con Fredón.
0:07:04 Este muchacho le había abandonado y la mina le mandó una carta a Napoleón contándole
0:07:09 que Fredón tenía con ella dos hijos y Napoleón sin digno.
0:07:15 Le escribió a su hermano José, Che José, te ruego que le digas a Fredón
0:07:21 que la intención de las familias que no se case con mi hermana
0:07:24 y que estoy decidido en pedirlo de cualquier modo.
0:07:27 Bueno, Fredón, desesperado por conseguir algún honor que lo validara,
0:07:32 quiso hacerse nombrar diputado en la Guayana, pero fracasó.
0:07:36 Paulina triste, todavía esperaba.
0:07:39 Fredón empezó a perder crédito, no era recibido,
0:07:43 los miembros del directorio se hacían los giles, los periodistas encarnizaron con él,
0:07:48 incluso se lo nombró como muy peligroso para la tranquilidad pública.
0:07:53 Y nada pudo modificar entonces la decisión de Napoleón de cortar a aquel novio.
0:08:00 Paulina lloraba.
0:08:02 El cronista dice que teniendo en cuenta la vida amorosa posterior de Paulina,
0:08:07 a quien cualquier ómnibus la dejaba en las inmediaciones,
0:08:11 podría decirse que padeció varios meses, pero se consoló toda la vida.
0:08:18 Eso me puede ser extraordinario.
0:08:22 Qué linda esa vida.
0:08:23 Esta en isla oferió penó por ella.
0:08:26 La quiso seguir secretamente en cada movimiento.
0:08:30 Como sabemos algún tiempo después, Paulina, casada con el general Lecler,
0:08:35 viajó a Santo Domingo, ¿se acuerdan?
0:08:39 Y Frenón también lo hizo como voluntario.
0:08:42 ¿Ves? ¿Gó, Haití?
0:08:48 Y Frenón también lo hizo como es la misma isla, después de todo.
0:08:51 Lo hizo como voluntario y una vez instalado allí,
0:08:56 consiguió ser subprefecto de calles.
0:08:59 Pero Lecler murió de fibra amarilla.
0:09:03 El marido de Paulina murió de fibra amarilla.
0:09:05 ¿Se acuerdan cuando contamos aquello de la revolución en Haití?
0:09:09 Y Frenón creyendo...
0:09:11 Y esto sí lo contamos.
0:09:13 Creciendo que la vacante podía ser ocupada por él,
0:09:16 se entusiasmo y quiso acercarse a Paulina.
0:09:20 Pero no pudo.
0:09:22 Y no porque Paulina lo rechazara.
0:09:25 No pudo porque a él también le agarró la fibra amarilla
0:09:29 y se murió en la isla en julio de 1802.
0:09:34 Una bella historia de amor, ¿no?
0:09:37 Que termina bien.
0:09:39 Termina bien para Paulina,
0:09:41 que vivió toda su vida saltando de cama en cama.
0:09:45 Terminó mal, naturalmente, para Frenón
0:09:48 y para el general Lecler, que murieron.
0:09:52 Pior todavía para Frenón, que no murió en el ejercicio de su cargo,
0:09:55 sino exonerado de él.
0:09:57 Y el otro, por lo menos, era el marido, ¿no?
0:10:01 Y esto no sirve para insistir en la idea de la amante rechazada,
0:10:05 ser una amante rechazada de las piores desgracias de la vida,
0:10:08 sino la peor del mundo.
0:10:10 Porque ese amante no tiene paz ni consuelo en ninguna parte,
0:10:14 ni siquiera en la otra vida.
0:10:16 Ya que en el paraíso, o en el infierno,
0:10:19 Frenón tendrá que soportar que Paulina esté con Lecler
0:10:22 o con cualquiera de los otros tipos que tuvo.
0:10:25 Pero seguramente no con él.
0:10:29 Y eso que no lo rechazó Paulina, ¿eh?
0:10:32 La rechazó a la familia.
0:10:34 Lo rechazó a la familia.
0:10:37 No, conviene que a uno lo rechase la familia.
0:10:40 ¿Duele mía que lo rechase la familia, que lo rechase la mía?
0:10:45 Yo si fuera una mina y quisiera expulsar a un tipo,
0:10:49 le diría a mi familia que lo expulsara.
0:10:54 El tipo se va contento.
0:10:56 No me quería, pero la familia me tenía bronca.
0:10:59 A mí me parece que lo hicieron conmigo muchas veces.
0:11:02 Le iba a preguntar si no le había pasado.
0:11:04 Porque en una época era bastante común que algún hermano medio pesuti
0:11:09 en los barrios se opusiera contra este tipo de vida.
0:11:13 Cuando vivía en los barrios no tenía tantas melas.
0:11:21 Ya hablo de la... en general, como a uno le duele menos.
0:11:25 Y como saben que a uno le duele menos, por ahí algunas minas a las que yo les daba asco.
0:11:33 Me tuvieron también piedad, esa piedad que acarre el asco.
0:11:40 Lo peor que uno puede recibir de una mina es esa mezcla de asco y piedad.
0:11:44 Y entonces para no hacerme sentir mal le dieron a la familia,
0:11:48 o pongan sen, o pongan sen que no lo soporta.
0:11:52 Y me creó, yo adoro esas minas.
0:11:55 Las adoro menos, menos que si me quisieran.
0:12:00 Pero les agradezco en cualquier caso.
0:12:03 Atención, todas las novedades que me rechazaron,
0:12:06 mejor que me hicieron echar por la familia, les agradezco.
0:12:14 Está bien que una mina tenga esa frica de esas.
0:12:17 Conmigo las tiene, siempre las tiene.
0:12:20 Algunas veces nos han bajado, gracias a Dios,
0:12:23 algunos tipos en vez de rechazarlos a algunas minas.
0:12:25 Y algunos parientes de la mina.
0:12:27 Pero no, yo no pariente.
0:12:29 Por ahí miras que te dicen otras cosas.
0:12:31 No, yo te rechazo porque vos en realidad...
0:12:34 alguna cosa...
0:12:36 Que yo no te merezco algunas esas cosas.
0:12:38 No, no, ellos son muy bonas.
0:12:40 Mucho más piolas.
0:12:42 No le quiero decir.
0:12:44 Lo hacen parecer a uno como un canalla.
0:12:48 No, un hombre que en realidad ha jugado con ella.
0:12:54 Entonces uno, qué lástima.
0:12:56 Cómo me quería también, a cuánto daño le hice.
0:12:59 Y se va lleno de culpa y la mina.
0:13:02 No sabía cómo sacarte encima.
0:13:04 Pero hizo bien.
0:13:06 Hice más que un gesto de nebulencia, es un gesto de astucia.
0:13:09 Claro, de astucia que redonda en beneficio de les pulsamos,
0:13:13 porque se siente mejor.
0:13:15 Les puedo en lo cuenta, lo sabía, que se lo sabe fulana.
0:13:17 Y yo vino llorando y me dijo...
0:13:19 Y la mina, dio vuelta a la esquina, se colaba el lágrimo y se fue con otro señor.
0:13:23 Mucho peor que uno, probablemente.
0:13:27 Pero que le gustaba más.
0:13:29 Pero más lindo.
0:13:33 Y no hay otra cosa, Ronomérez.
0:13:35 Preferible ser lindo y joven, que feo y viejo.
0:13:41 Ese secreto del amor es ese.
0:13:43 Igual que el secreto del carnaval.
0:13:45 ¿Cuál es ese secreto del carnaval?
0:13:47 La juventud, claro.
0:13:49 Porque la gente se pone contenta en carnaval.
0:13:51 ¿Por qué es joven?
0:13:53 Porque es linda.
0:13:55 No hay otro motivo de alegría en esta vida.
0:14:03 ¿A quién dedicaré esto, Chévere?
0:14:05 A Isnar, porque siempre cae simpático a alguien que se opone
0:14:09 a un tipo tan iránico como era este personaje.
0:14:14 Y sobre todo a Paulina Alejandro, porque era hermosa.
0:14:18 Porque debe ser horrible que el hermano le elija a uno el tipo que tiene que ser alegrio
0:14:22 cuando no es ella como dice quien lo convoca.
0:14:24 Y no que se mete de prepo y uno por ahí el tipo le gustaba en serio.
0:14:28 Y después porque, con su postura,
0:14:32 marcado algo que me parece fundamental a veces se confunde.
0:14:35 Que no lo mismo estar sufriendo que ser abstinente.
0:14:38 Es decir, que no necesariamente el sufrimiento por alguien lo tiene que condenar a uno
0:14:42 a la soledad y a la abstinencia.
0:14:44 Entonces esta mujer que sufría, pero como usted bien dice,
0:14:48 no por eso dejó de disfrutar de ciertos placeres de la vida.
0:14:53 También uno con alguna astucia y con algún dejo de realidad.
0:14:57 Puede decir que es cierto aturdimiento
0:15:02 que uno verifica en algunos momentos lluvia.
0:15:05 Muchas veces son ocasionados por una calamidad sentimental
0:15:11 anterior.
0:15:13 Casi nunca hago autoreferencia, imagínense.
0:15:17 Pero es posible en la vida de todos nosotros reconocer algún periodo de desenfreno.
0:15:25 Que está ligado un dolor previo.
0:15:29 Así que Oscar Wilde decía que uno se enamoraba una sola vez en la vida
0:15:37 y después se pasaba el resto de la vida tratando de repetirlo.
0:15:45 Bueno, vivencia y satisfacción.
0:15:47 Le llamábamos los psicólogos algo parecido a eso.
0:15:49 Le llamábamos a Frodo y en realidad.
0:15:51 Bueno, Alejandro, ¿y con qué tema va usted a mueblar?
0:15:54 El sueño de juventud no está mal.
0:15:56 Un sueño de Paulina, un sueño que no se cumplió o que su cumplió apenas.
0:16:01 Y escucharemos la versión estupenda de Carlos Gardel.
0:16:04 Últimamente he escuchado algunas personas, no muchas, pero algunas,
0:16:08 es decir, que ellos se emocionan más con otros cantores o algo así.
0:16:13 Es curioso.
0:16:15 Muy curioso porque siempre dicen que este otro cantor o estos dos otros cantores
0:16:23 son más realistas, más expresivos.
0:16:29 Es decir, son virtudes que no pertenecen al mundo de la música.
0:16:33 Así que está bien.
0:16:36 Y hay ciertos artistas, como es el caso de Gardel y Alejandro,
0:16:40 que requieren en sus oyentes una mínima competencia para disfrutar de algunas cosas.
0:16:46 No, las. Exactamente.
0:16:48 O sea, a veces usted ha pasado acá algunas cosas muy criollas, muy simples,
0:16:55 y Gardel les da una característica de música, de cámara impresionante.
0:16:59 Para disfrutar de las cuales hay que estar.
0:17:01 Si no te gusta eso y no te gusta la canción de cámara, no te va a gustar.
0:17:04 No te va a gustar, Gardel.
0:17:05 Ahora, si te gustan las letras, y ahora te parece que te gustan las músicas,
0:17:09 si te gusta la actuación, y ahora te parece que te gusta el canto,
0:17:14 que por ahí nuestros cantores son muy realistas, están realistas que parece que hablaran.
0:17:20 Y el canto no es hablar.
0:17:23 Ese es la cosa. Ese es la cosa.
0:17:25 Parece muy natural.
0:17:26 Claro, qué natural parece este hombre que me habla de que está enfermo y se está muriendo.
0:17:30 Incluso tose a veces.
0:17:32 Pero eso se llama la actuación.
0:17:35 En ese sentido el cantor que más me gusta es Alfredo Oricó.
0:17:42 Bien, Carlos Gardel va a cantar y como sueño junto.
0:18:00 Sufres por el que me aleja la pérdida urbana, de mucho afanoso tan solo por ti.
0:18:10 Y es un collar de estereza que a ti Dios dejará juntos altos sermosos,
0:18:18 los hogares donde así.
0:18:23 Soy Dios de favor tu cuerpo, eres tu adiós.
0:18:29 Y pida a revemberar hasta que añore.
0:18:34 Carto de liberar hasta que anficio de acariciar a mi ala y ver en mi salera.
0:18:46 Mi pobre corazón nos ha de prestar y al ver que el lo alejale de ti
0:18:57 solo sabe llorar, solo sabe que mir para ganar a tu ala y morir en tu avión.
0:19:17 Y el único amor primero caricia y tortura castigo y dulzura de mi amareza.
0:19:32 Su acunare nunca está tu inmensa eternura, un vocal de duerme en mi cielo, tu imagen de ala.
0:19:47 Soy Dios de favor tu cuerpo, eres tu adiós.
0:19:52 Y pida a revemberar hasta que añore.
0:19:57 Carto de liberar hasta que anficio de acariciar a mi ala y ver en mi salera.
0:20:09 Mi pobre corazón nos ha de prestar y al ver que el lo alejale de ti
0:20:21 solo sabe llorar, solo sabe que mir para ganar a tu ala y morir en tu avión.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown