Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

31 de Octubre de 2008

John Winthrop de Nueva Inglaterra

Transcripción automática

0:00:00 Hablaremos hoy de John Winthrop y sus andanzas en Nueva Inglaterra.
0:00:06 Así que vamos a ubicarnos astutamente al principio del siglo XVII en Nueva Inglaterra,
0:00:14 aquella región donde se instalaron algunas de las primeras colonias de ingleses cerca del Bástamo.
0:00:21 En 1630 llegó el más importante de los contingentes posteriores al Mindflower,
0:00:26 que fue aquel barco de puritanos que llegó.
0:00:31 Estaba bajo el mando de un señor llamado John Winthrop,
0:00:35 que se iba a constituir como gobernador de la colonia, no bien llegara.
0:00:42 Winthrop había vendido todas sus propiedades y había invertido todo lo que tenían en esta aventura.
0:00:49 Lo siguieron varias familias que ya lo habían consagrado líder en Inglaterra.
0:00:54 Ante de dejar ya el tipo era el que cortaba el bacalab.
0:00:59 Winthrop era puritano y había llegado a la conclusión de que en Inglaterra,
0:01:04 superpoblada, carente de religiosidad y mal gobernada,
0:01:09 era poco lo que se podía hacer y que la solución estaba en las colonias,
0:01:14 donde debía llevar ya a cabo una serie de actos redentores.
0:01:21 Winthrop era además abogado.
0:01:25 Dice que parecía ser un hombre triste pero energico.
0:01:28 Era alto y tenía una cara muy larga, como suelen tener los altos,
0:01:33 ya que si un petizo tuviese la cara muy larga,
0:01:36 ocuparía la mayor parte de su organización psicofísica.
0:01:42 En su viaje, Winthrop sintió que él y sus compañeros se veían envueltos
0:01:49 en lo que parecía un episodio bíblico
0:01:53 y dejó constancia de esto en su diario de Vitácora.
0:01:57 O en su diario, ¿por qué va a ser de Vitácora?
0:02:00 Simplemente porque estemos embarcados.
0:02:03 Indicó algunas señales en este diario que parecía mostrar
0:02:07 que el favor divino acompañaba aquel viaje.
0:02:11 La primera señal del cielo visita de palomas a la cubierta, evidentemente.
0:02:18 Un milagro.
0:02:22 Segundo, ráfagas de perfumes hedénicos que atravesaba la embarcación.
0:02:28 Yo he dicho, qué olor al perfume hedénico que hay acá.
0:02:33 Se regocijaba, Winthrop, también al recibir o se regocijó,
0:02:40 al recibir la siguiente información.
0:02:44 Los indios en un área de 500 kilómetros estaban siendo diezmados por la viruela.
0:02:53 Y Winthrop escribió.
0:02:55 Esto significa que Dios ha dejado en claro nuestro derecho a ocupar este territorio.
0:03:02 Y a esto les llamaba pensar.
0:03:06 Una vez en Nueva Inglaterra, Winthrop fundó una teocracia cruel.
0:03:12 Dijo, en este momento procedo a fundar una teocracia cruel.
0:03:17 Era, desde luego, inflexible al enfrentar cualquier tipo de disidencia
0:03:22 o conducta pecaminosa.
0:03:24 En esto consisten las teocracias cruel.
0:03:27 En agosto de 1630, durante las primeras semanas pasadas en la colonia,
0:03:33 Winthrop hizo quemar la casa de un tal Thomas Norton,
0:03:38 porque el tipo había dado de huerga.
0:03:41 El tipo salió con unas minas y dice, bueno, dijo Winthrop,
0:03:46 en ejercicio de la teocracia cruel, vamos a quemarle la casa.
0:03:51 Después, para completar el asunto, lo mandaron a Inglaterra en un cepo.
0:03:58 Bueno, en junio del siguiente año el señor Phillips Ratliff
0:04:03 se quedó sin orejas debido a unas críticas que hizo contra la Iglesia de Winthrop.
0:04:09 En 1634 apareció una especie de oposición a Winthrop.
0:04:15 La señora Anne Hutchinson, que había nacido en 1541
0:04:20 y que fue la primera mujer en adquirir cierta importancia en Norteamérica,
0:04:27 se le plantó firmemente como oposición.
0:04:38 Era una chica que provenía de Linkonsile
0:04:43 y era uno de los 13 hijos, una de los 13 hijos de un pastor anglicano.
0:04:48 Anne se casó con un comerciante de Amado Hutchinson y tuvo 12 hijos.
0:04:54 Era muy religiosa, parece ser que asistía siempre los sermones
0:04:58 que daba a un señor John Coddon, predicador que luego de ser expulsado en Inglaterra,
0:05:04 viajó a las colonias.
0:05:06 Bueno, esta chica que tuvo muchos hijos,
0:05:10 parece que era capaz de parir sin que nadie la asistiera.
0:05:14 Y ella misma se ofrecía de comadrona para ayudar a otras mujeres en esta misma situación.
0:05:21 Era muy experta en la preparación de tónicos
0:05:25 y daba consejos de medicina a mucha gente, tal como ocurre con nuestra oriente de la tercera fila.
0:05:34 Ya en Nueva Inglaterra, Anne se había reunido en su casa
0:05:38 grupos de discusión después de los hermanas.
0:05:41 Iban a escuchar los hermanas de Jean-Cabron y después se reunían a discutir.
0:05:48 Yo voy a mirar lo que dijo este tipo.
0:05:51 Cada palabra de Coddon era analizada minuciosamente
0:05:58 y se formó una especie de iglesia paralela o enfrentada, como te quiera, a la de Wendtrop.
0:06:06 Anna afirmaba que la redención era un don divino
0:06:11 que no podía obtenerse mediante fuerzas humanos,
0:06:14 que no bastaba el simple esfuerzo humano, sino que había que conseguir el favor divino.
0:06:21 Pero es como el amor, finalmente.
0:06:24 No importa lo que no haga. Eso decía Anna.
0:06:26 Me corijo eso, no decía Anna. No digo yo.
0:06:30 Ahora esta lógica a saber que la redención es un don de Dios, era evidentemente subversiva.
0:06:37 Si había un poder que el clero de Nueva Inglaterra todavía mantenía,
0:06:41 era que le confería el derecho a designar quién podía ser aceptado como miembro pleno de la iglesia.
0:06:47 El control sobre el esfuerzo era el modo más obvio de que se desde este poder.
0:06:52 Usted era quien decidía quién se forzaba bien y quién no.
0:06:57 Si usted decía después de todo es el cielo quien lo decide...
0:07:01 La divina provide en ese que se va.
0:07:04 Entonces Wendtrop, que prometía el cielo a cambio de esfuerzo,
0:07:09 no se mostró nada contento con estas predicas de Anita Hutchinson,
0:07:13 y empezó a perseguirla en el sentido metafórico.
0:07:20 El primero que cayó fue Codon, el predicador amigo de Anna,
0:07:24 que fue llevado ante un consejo de obispos y fue descerrado.
0:07:28 Anna fue acusada de energía y la excomulgaron y Wendtrop,
0:07:33 empezó a decir que Ann estaba siendo manipulada por el diablo mismo.
0:07:39 Y que era en verdad una bruja.
0:07:43 Descubrió a la sercomo que Anna había tenido un aborto
0:07:47 y describió este hombre en Wendtrop,
0:07:51 el aborto como una señal de la guira de Dios.
0:07:55 Una amiga de Anna había dado a luz un niño muerto
0:08:00 y Wendtrop habló del nacimiento de un monstruo diabólico
0:08:04 y ordenó una investigación del cadáver del niño
0:08:08 a fin de estudiar los órganos del diablo.
0:08:12 Un pensador.
0:08:13 Un verdadero pensador.
0:08:14 Anita Hutchinson y sus familiares huyeron a Pearl Hanway,
0:08:19 que es en el actual estado de New York.
0:08:23 De todos modos, así, todos menos una de las hijas de Anna,
0:08:27 fueron asesinados, pero por unos síndios.
0:08:31 Uno de los pocos síndios que se habían salvado de la viruela en 1643,
0:08:35 lo que viene a dar la razón a Wendtrop,
0:08:39 que decía que la amordandad de Indios era una señal favorable.
0:08:44 Bueno, estos indios mataron a Anna,
0:08:48 pero no por razones religiosas,
0:08:51 o tal vez sí, pero nosotros lo ignorábamos.
0:08:54 John Wendtrop se quedó tranquilo,
0:08:56 entonces ya que era muerte violenta de Anna,
0:08:59 lo hizo... lo fortaleció en su convencimiento.
0:09:04 Lo tomó como un nuevo hecho providencial.
0:09:07 Incluso decía, Dios para,
0:09:09 y se nos favorezca más porque era demasiado.
0:09:12 A partir de entonces empezó a escribir Wendtrop
0:09:16 y produjo literatura piadosa de la peor calaña.
0:09:21 Su principal tema era Anna Hutchinson,
0:09:24 a la que llamó la Jezabel norteamericana.
0:09:28 Algunos han dicho
0:09:36 que el protestantismo, en algunas sus variantes,
0:09:40 es la fuerza generadora de la mentalidad capitalista,
0:09:44 las técnicas de concentración de los esfuerzos en el trabajo.
0:09:48 Uno de ellos fue Weber,
0:09:51 que escribió un tratado llamado
0:09:53 la práctica protestante y el espíritu del capitalismo.
0:09:57 Las obras piadosas eran, sí, inútiles,
0:10:01 como medio de obtener la salvación,
0:10:03 porque ésta ya estaba decidida.
0:10:05 Pero, pero, eran indispensables estas obras
0:10:10 como signos de elección para librarse del temor a la condenación
0:10:16 e inducir lo que Lutero denominaba
0:10:18 como el sentimiento de la bendita certeza,
0:10:21 la convicción de estar salvado.
0:10:24 Es decir, la buena obra era un indicio de cluno,
0:10:27 ya estaba salvado.
0:10:29 Claro que no la diaria.
0:10:31 Como así también el calvinismo considera
0:10:34 que la prosperidad es un signo del favor divino.
0:10:37 Esto es cuento.
0:10:40 Usted sacara lotería.
0:10:42 Y si salgó.
0:10:43 Es el favor divino, pero también,
0:10:46 si usted prospera,
0:10:49 es un signo del favor divino.
0:10:51 Es decir,
0:10:55 es terrible.
0:10:57 Si usted pobre no recibe el favor.
0:10:59 Si usted pobre es evidentemente,
0:11:01 por su culpa,
0:11:03 de algún modo Dios le está haciendo saber
0:11:05 que está enojado con usted.
0:11:07 ¿Es más eso, dice el opusario?
0:11:12 Entre estos
0:11:14 y los lugareños
0:11:17 que decían
0:11:19 que los dioses estaban enojados
0:11:21 porque el volcán entraba en erupción,
0:11:23 no hay ninguna diferencia
0:11:25 como no sea a favor de estos últimos.
0:11:35 Esta idea, la historia de Wainthrop,
0:11:38 pero la idea de él no terminó.
0:11:41 No terminó.
0:11:48 Están retirando partidarios de John Wainthrop.
0:11:54 A los que no le ha gustado mucho el tinforme,
0:11:57 es que nosotros somos de Ana.
0:11:59 Sí, somos de Cachings.
0:12:05 No diré más sobre la segunda historia,
0:12:07 para que van a echar la natualeza,
0:12:10 pero, pobre Anita,
0:12:12 pobre Anita,
0:12:14 la...
0:12:16 la le quedaron.
0:12:18 La le quedaron los indios
0:12:20 y algunos sospechan, con esto, que debería terminar,
0:12:22 que en realidad estos no eran indios, verdaderos,
0:12:25 sino agentes de Wainthrop
0:12:27 disfrazados de tales,
0:12:29 no de tales de Mileto,
0:12:31 no de indios norteamericanos.
0:12:33 No, no, de indios norteamericanos.
0:12:35 Es un disfraz relativamente sencillo.
0:12:37 Sí, es un disfraz más de omisión,
0:12:39 de construcción.
0:12:43 Y así terminó sus días a Ana,
0:12:45 pero nunca ha podido demostrarse
0:12:47 que Wainthrop tenía algo que ver
0:12:51 con esta acción de los indios.
0:12:55 Hemos sido la discoteca,
0:12:57 y justamente el discoteca que se encontraba
0:12:59 con los mormones.
0:13:03 Y estaban esperándolo también
0:13:05 los testigos de Jehová,
0:13:07 los lóngibs Pietro de la Luz Divina
0:13:09 y otras sectas,
0:13:11 porque el hombre...
0:13:13 No encuentra a Dios.
0:13:15 Anuncio que estaba buscando a Dios,
0:13:17 entonces dejaron todos
0:13:19 a ver si lo encontraba.
0:13:23 Cuando le expliqué este asunto,
0:13:25 tomó curiosamente el discotecario,
0:13:27 que siempre toma el peor de los partidos,
0:13:29 el Partido de Wainthrop.
0:13:31 Ah, y me entrego,
0:13:33 para ilustrar esta charla, el tango Matáala.
0:13:36 Y consejo que él,
0:13:38 seguramente hubiera dado
0:13:40 la acción de Wainthrop.
0:13:42 Canta el mundo rivero, este tango de Eduardo Bones
0:13:44 que se llama Matáala, que fue compuesto
0:13:48 acordándose de Wainthrop,
0:13:50 de Anita Hutchinson,
0:13:52 y de estos falsos indios que al parecer
0:13:54 la asesinaron.
0:13:56 Adelante, Don Admundo.
0:13:58 ¡Muchas gracias!
0:14:28 ¡Predunda el freno!
0:14:32 Matáala,
0:14:34 Matáala
0:14:36 y despierta y lindo
0:14:40 Rosar por mis ojos
0:14:42 panchado que rojo
0:14:44 sus carnes del niño que son mi obsesión.
0:14:50 yo tengo la culpa, señor.
0:14:52 Si fue con mis besos
0:14:54 a Dios sin amor
0:14:56 que puse en su cuerpo
0:14:58 las enamoradas
0:15:00 todo ese deseo
0:15:02 lo podemos dar.
0:15:06 yo tengo la culpa, señor.
0:15:08 Yo puse en su sangre
0:15:10 la serie de amor
0:15:12 mis besos malditos
0:15:14 la insinona así.
0:15:16 Por eso,
0:15:18 yo lo puse
0:15:20 y por el tiempo.
0:15:22 Matáala,
0:15:24 Matáala
0:15:28 si ya no te quiere
0:15:30 ahújan las palabras
0:15:32 de hoy igual
0:15:34 pasar.
0:15:36 Y al ver la sonriente
0:15:38 de esta
0:15:40 en otros brazos
0:15:42 se nubla mi frente
0:15:44 de pie de mi abrazo
0:15:46 y entonces
0:15:48 quisiera besar
0:15:50 mi amor.
0:15:52 Entonces quisiera besar
0:15:54 la y matar.
0:16:00 yo tengo la culpa, señor.
0:16:02 Si fue con mis besos
0:16:04 a Dios sin amor
0:16:06 que puse en su cuerpo
0:16:08 las enamoradas
0:16:10 todo ese deseo
0:16:12 lo podemos dar.
0:16:18 Yo puse en su sangre
0:16:20 la serie de amor
0:16:22 mis besos malditos
0:16:24 la insinona así.
0:16:26 Por eso,
0:16:28 yo lo puse
0:16:30 y por el tiempo.
0:16:32 Y por el tiempo.
0:16:34 Matáala
0:16:36 era el mundo rivero
0:16:38 en la venganza

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown