Comentario #56294

elvengadordelostoneles

Es probable, diría casi seguro, que hay muchos que escriben en este foro, para hacer catarsis. En esa reacción para expresarse, buscan el insulto, lo ordinario, la descalificación. Hay gente enferma también. Son los que se sienten protagonistas ‘por un minuto’, cuando esa manifestación de catarsis, tiene una respuesta. Son personas muy pequeñas, en todo. Hace mucho que no paso por acá. Pero se sigue con la antinomia, con la intolerancia. Con las heridas nunca cicatrizadas y también con enormes mentiras, para hacer daño. K-ceres aporta, La Pelayo, por lo menos le pone un poco de arte a lo que escribe, aunque no nos guste lo escatológico y me gusta. Roberto el bueno, piensa como yo del programa, Matías y varios más que no recuerdo. Pero se pone interesante cuando uno puede aprender algo. Cuando se enriquece al nivel del corazón. Cuando uno puede obtener de aquí, un concepto, un autor, un libro, un invento, un pensamiento que sume. Con ‘La venganza…’ me siento muy agradecido, porque personalmente y a través de la radio (cuando quiere) me hacen reír (muy importante) y aportan datos o información que me interesa y no conozco. Me di cuenta que no interesa el que habla en el programa, ya que intento concentrarme en el concepto. Admito que admiro al Negro, pero sin fanatismos. Lo quiero mucho porque me respeta y yo también lo respeto. Y cuando no estoy de acuerdo con algo que dice, lo acepto, porque el sentimiento va más allá, y está por encima. Me gusta la frase: “Te quiero como sos”. Quisiera volver acá y encontrar una información de algo nuevo, por ej. Un tipo generoso es aquél que adjunta un link y lo comparte. Y uno va a verlo y lo acepta o no. Pero hubo intención de compartir algo y me parece bueno.
Siempre recuerdo a Dolina cuando decía: “¿Cómo hago para llegar y sensibilizar al tipo que estaciona al lado mío en el semáforo con esa música a todo volumen? –y hacía el ruido- ¿Cómo se hace? Es imposible”…Pero la gente sensible que escucha hace tiempo ‘La venganza…’ reconoce y disfruta todo. Y entiende ‘lo otro’, lo que no gusta o no sale bien. Me gustaba cuando el Negro contaba las historias sin intervención de los demás. Era algo entre paréntesis. Le daba más categoría al programa. Ese segmento siempre lo esperaba. Ahora es distinto, pero lo acepto. Todo cambia. El segmento musical se ha enriquecido mucho desde hace años. Dolina no quería que pasara así, pero las nuevas generaciones vienen empujando y cambió de opinión. Salimos ganando. Él dice que es un programa de humor. Y no le creo. Porque se mata haciéndolo, porque se calienta cuando no está bien algo y se ríe mucho cuando en el acto de improvisar, aparecen las geniales y mágicas palabras justas, y el diálogo sale redondo. Soy de Mendoza, he escuchado a gente que lo imita o quiere hacer algo parecido a LVST, pero no le sale. Por estos barrios, es lo mejor que puedo seguir escuchando, y estoy agradecido de hacerlo, además porque hay una interacción con los seguidores de un programa que sigue siendo muy importante. -“Busquemos la excelencia”, dice el Negro. A veces no le sale, como a cualquiera de nosotros, pero la intención es buena y me quedo con eso. Un abrazo a todos.