22 de Mayo de 2013

La venganza será terrible del 21/05/2013

Auditorio de Radio del Plata, Buenos Aires.

Dolina, Barton, Gillespie.

Segmento Inicial

  • Problemas con las alfombras y la limpieza de ácaros y bacterias.
  • Aire viciado, problemas del techo bajo y tapando agujeros para evitar el frío.
  • mensajes: El guardabarreras.

Segmento Dispositivo

  • Seres invulnerables en los mitos y metodologías para lograr la invulnerabilidad.
  • La puñalada (Quinteto Real) ♫

Segmento Humorístico

  • Ponga usted su propio restaurant y cocine la misma bazofia que cocina en su casa.

Sordo Gancé/Trío Sin Nombre

  • Aparece Laura (canción de la Opereta) ♫
  • Milonga sentimental ♫
  • Los ejes de mi carreta ♫
  • Lejana Tierra mía ♫
  • Insensatez ♫
  • Blackbird ♫

Comentarios (3)

UnoDParana
UnoDParana el 22 de mayo de 2013 18:32 en La venganza será terrible del 21/05/2013 dijo:

Bueno, aprovechemos… unas estrofas de El Barco Ebrio… Saludos…

La tempestad bendijo mis auroras marítimas.
¡Más liviano que un corcho dancé sobre las olas
Que se llaman eternas portadoras de víctimas,
Sin añorar el ojo tonto de las farolas!

Los cielos en relámpagos he mirado estallar
Y también las resacas, las trombas, las corrientes:
La noche, el Alba hirviente como un palomar,
¡Y vi lo que creyeron ver algunos vivientes!

Vi el sol bajo tiznado de místicos horrores
Iluminar con coágulos enormes y violetas
Parecidos, en viejos dramas, a los actores,
A las olas que huían con sus fiebres secretas.

Soñé la noche verde con nieves infinitas
Que besaban los ojos de un mar que se levanta
En la circulación de savias inauditas,
¡Y el azul amarillo del fósforo que canta!
….
Libre, ardiente, trepado por las brumas violetas,
Yo que al igual que un muro hendí el cielo del sur,
Que llevo, dulce grato a los buenos poetas,
Sarpullidos de sol y gargajos de azur;

Que corría, manchado de lúnulas eléctricas,
Tabla loca escoltada por negros hipocampos,
Cuando el verano hundía con trompadas frenéticas
El cielo ultramarino en los ardientes campos:

Vi siderales archipiélagos, e islas
Con cielos delirantes libres al remador:
—¿Duermes en esas noches sin fondo, allí te aíslas,
Millón de aves de oro, oh futuro vigor?—