Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

21 de Febrero de 2012

La vida de Giacomo Casanova

Transcripción automática

0:00:00 No viene en ese sitio web podrán encontrar la dirección de correo electrónico donde
0:00:06 enviar mails en el caso de ti. ¿Quieres saber cuál es? ¿Qué la sabes? Sí, ya acabo de
0:00:11 decirlo que tu recién... Bueno amigos, contaremos esta prometida historia de Ya Como Casanova.
0:00:20 Obiquémonos convenientemente. Breslau, que es una ciudad de Polonia. Casanova estuvo
0:00:28 en Polonia, ciertamente. Sin embargo, a mediados del siglo XVIII, esta ciudad pertenecía ocasionalmente
0:00:36 a Prusia. Hasta así llegó Casanova, que fue a visitar al Abate Bastiani, que era un veneciano
0:00:44 que había hecho fortuna en unos negocios con el rey de Prusia. Vivía Bastiani en un hotel
0:00:50 magnífico, había ido hasta allí para que... digo, Casanova, había de encontrarse con Bastiani para...
0:00:57 ¿Quién le recomendara algunos lugares donde pasar la vida? Y bueno, no se puso a esperarlo al tipo que no está.
0:01:05 Sentada, esperando también en el hall del hotel, había una chica, una juancita muy bonita,
0:01:12 hablaron mientras se hacía en antes salda. La muchacha dijo que había llegado hasta allí
0:01:16 para ofrecer su servicio como gobernante de las hijas de una señora, que esperaba si conseguía el trabajo
0:01:24 cobrar unas 50 monedas anuales. Casanova escuchó la historia e inmediatamente preguntó.
0:01:32 ¿Qué diría usted? Si un hombre de honor le propusiera abandonar sus intenciones de trabajar en esto
0:01:37 y le ofreciera trabajar para él. Pero no por 50 monedas por año, sino por 50 monedas al mes.
0:01:46 Todo esto dijo que a Casanova y la mina dijo, aceptaría de inmediato. Casanova le dijo que ese hombre era él.
0:01:55 Como ya todo aceptábamos su pecha. No le habíamos con razón ni nada. Bueno, explicó que ella trabajaría como ayudante.
0:02:03 Le dijo también que él pasaba la vida viajando y que se aceptaba, saldrían juntos de aquella ciudad al día siguiente.
0:02:12 La muchacha que era francesa aceptó el trabajo, se presentó como Mademoiselle Matón y salió de la casa para esperar a Casanova.
0:02:21 Haga ese fil que nos voy a esperar en frente. Haga lo que tiene que hacer acá en el hotel, yo lo espero al frente.
0:02:29 Casanova realizó sus conversaciones y salió después en busca de Mademoiselle pero la tipe no estaba.
0:02:35 ¿Cómo? Habrá pensado Casanova. No me dijo que también a quien me iba a esperar en frente.
0:02:41 Pensó que se habría arrepentido o que se había ido a polillar un hotel cualquiera.
0:02:45 El caso es que la mañana siguiente le dijeron a Casanova que una muchacha estaba esperándolo en su coche.
0:02:51 Y era el mamá Mademoiselle Matón que lo esperaba para seguir de viaje tal como él le había dicho.
0:02:57 Y partieron los dos. Partieron hasta hacia Dresden.
0:03:02 La belleza de la señorita hizo a sadía de aceptar aquel trabajo, la desaparición temporal y a todo.
0:03:10 Había sido suficiente para que ya como se enamorara, pero por otra parte Casanova se enamoraba rápidamente de todo el mundo.
0:03:17 No nacían falta aquellos sucesos.
0:03:20 Muy contento pensó que si tenía suerte iba a ser correspondido.
0:03:25 Hablaron de antiguos amores. Ella dijo tener 20 años.
0:03:29 Dijo estar maravillada por salir de su ciudad y conocer otros lugares.
0:03:34 En una posta del camino se hicieron amantes. Redondamente nada de esperar.
0:03:42 Llega la posta del camino. Casanova le dice ¿Qué les parece si nos hacemos amantes?
0:03:46 Bueno dijo la mena.
0:03:49 No hizo ninguna cuestión ni habló de asuntos morales o del engaño que significaba en realidad haber sido contratada para un trabajo que después no era el laburo.
0:03:59 Que es de todas esas cosas que dicen las minas cuando no quieren.
0:04:03 Se hicieron novios rápidamente y no hubo ninguna clase de reproche.
0:04:08 En dos días llegaron a Dresden. Se alojaron en habitaciones distintas pero contiguas.
0:04:14 En muchas ciudades de Europa los que no estaban casados no podían dormir juntos.
0:04:19 Entonces el asunto era alquilar habitaciones contiguas y después visitarse tranquilamente.
0:04:25 Casanova quizá por intuición empezó a ponerse un poquitito celoso.
0:04:32 A veces salía y la dejaba sola y no permitía a más más él que recibiera a nadie.
0:04:41 Entonces iba a entrevistar a algunos amigos y decía que no entre nadie.
0:04:46 A veces la llevaba de paseo y entonces permitía que hablar con la gente que se dirigía naturalmente.
0:04:54 Esas medidas de precaución hicieron que algunos oficiales de Dresden fijaran su atención en la señorita.
0:05:01 Especialmente el Conde de Belegarde.
0:05:04 El nombre del amante de Gabriel de Estrella, el amante de Enrique IV,
0:05:12 un día se tuvo que esconder bajo la cama del rey.
0:05:17 Pero este era otro Belegarde que estaba interesado en el matón que andaba con Casanova.
0:05:24 Era también este Conde, un señor que se van a gloriar de conquistar velozmente cualquier fortaleza.
0:05:33 Un día durante el almuerzo en un restaurante Belegarde pidió permiso presentarse a la mesa junto con Casanova y esta chica.
0:05:43 Bueno, Casanova nos hizo mucha gracia, imagínense, que da fulero.
0:05:47 Pero no tuvo más remedio que someterse a una conversación acerca de asuntos militares.
0:05:54 Malmoacer, Callentana, no reaccionaba más que con alguna que otra.
0:06:00 Al rato para terminar con esta situación, Casanova le dijo que se iba a dormir un rato la siesta.
0:06:09 Belegarde preguntó con desfachatez si Malmoacer se iba también a dormir la siesta
0:06:14 y ante la respuesta afirmativa de Casanova se las tomó con una sonrisa socarrona con paso de tango.
0:06:23 Ahora bien, en Rethle sabe quién vivía, la mamá de Casanova, la vieja Casanova.
0:06:30 Era una pieza que quedaba justo frente al hotel donde paraba Casanova, miren qué conveniente.
0:06:36 Era todo contigo, la mamá.
0:06:38 Era todo contigo, el hotel Casanova, al lado Malmoacer y en frente la vieja, la señora Casanova.
0:06:47 Ahora bien, desde la ventana de la casa de la madre de Casanova se veía las ventanas del hotel.
0:06:55 Y parece que justo al frente daban tres habitaciones en el primer piso.
0:06:59 La de Casanova, la del medio que era de Malmoacer y otra que estaba a la derecha del espectador.
0:07:08 Un día Casanova va a visitar la vieja, se pone a mirar por la ventana y la ve a la mina asomada del balcón.
0:07:16 Conversando con un tipo que estaba en la otra habitación.
0:07:20 La que no era ninguno de los dos.
0:07:23 El tipo también asomado al balcón.
0:07:25 Y mira bien al tipo quién era el conde de Belegar.
0:07:31 Muy bien, volvió, se encontró con Malmoacer y le habló de Belegar.
0:07:35 Sí soy Gil, le habló como en broma.
0:07:38 Y le dijo que aquel muchacho le había estado enamorado de ella.
0:07:41 Y ella respondió también en broma que todos se enamoraban de ella.
0:07:45 ¿Y qué cansera?
0:07:46 Ya sin ninguna sonrisa.
0:07:48 Casanova le preguntó si había visto a Belegar y ella le dijo que no.
0:07:51 Le mintió.
0:07:55 Sí, ahora decirme contra cosas pero parece que parece una novela costumbrista hasta ahora lo que está.
0:08:01 Casanova se supo engañado y no insistió.
0:08:05 Procuró conservar su humor.
0:08:07 Y agarró y se fue al teatro solo.
0:08:11 Cuando volvió al hotel le preguntó al dueño si quedaban en el primer piso más habitaciones,
0:08:16 aparte de las que había alquilado él.
0:08:19 Y el dueño contestó que quedaba, que había una, pero estaba alquilada por un oficial.
0:08:26 Entonces, pensó que era muy fácil llegar desde la habitación de Belegar a través del balcón a la habitación contigo.
0:08:38 Una noche Casanova entró de golpe a la habitación de Mademoisel Matón
0:08:42 y después de unas frases insignificantes le dijo,
0:08:45 el aire es mucho más fresco aquí que en mi habitación.
0:08:48 ¿Estarías dispuesta a cambiar tu habitación con la mía?
0:08:52 O por la mía.
0:08:54 Bueno, no sé cómo le habrá dicho.
0:08:56 La señorita no contestó pero más tarde resignada se pasó a la habitación de Casanova
0:09:01 y Casanova quedó en la del medio, al lado justo de Belegar.
0:09:05 Empezó a esperar y el incidente que Casanova temía y que todos nosotros ya estamos sospechando, se produjo.
0:09:13 Casanova, previsor, se había acostado con una espada en la mano.
0:09:18 ¿Se la había venido?
0:09:21 Por ahí en la ventana noche sintió unos...
0:09:24 ... demasiado pronto a los gritos, jurando muerte.
0:09:28 Y fue tan a des tiempo esta reacción que el instruzo,
0:09:31 antes de que él pudiera individualizarlo, se tiró por la ventana.
0:09:36 Y salió rajas.
0:09:38 De todos modos, Casanova pudo conocer más tarde su infortunio.
0:09:42 El primer síntoma de aquel infortunio fue un asífilis que le cayó como peludo de regalo.
0:09:50 O al revés, como regalo...
0:09:53 Ah, dijérame.
0:09:55 Y tuvo que someterse a todos los procedimientos de la época para curarse.
0:09:59 Lo peor es que durante su curación lo visitó su hermano Isidro.
0:10:06 No, Juan.
0:10:08 Y también había llegado a Dresde para visitar a la vieja.
0:10:14 Y Juan Casanova, sin saber nada de estos episodios,
0:10:18 le dijo allá como que el famoso condo de Bergar también se había contagiado hace pocos días la enfermedad...
0:10:25 ... y que estaba un paso de la muerte.
0:10:27 Además le contó que Andova con una pierna rota, producto de un mal salto.
0:10:32 Y Casanova, desengañado, piantó violentamente.
0:10:37 Se fue...
0:10:39 Despedió a su empleada, como es el mantón.
0:10:43 La despedió del empleo, pero también de su vida.
0:10:46 Más tarde fue a LifeSick, pero esa es otra historia.
0:10:51 Siempre hemos destacado a Casanova esta limpieza de procedimientos.
0:10:57 Cierto que, es decir, van a grolía a ver sus conquistas,
0:11:01 pero también contaba sus infortunios.
0:11:04 Yo me parece que son los únicos que hay que contar.
0:11:07 No solo un buen amante, sino cualquier hombre debe contar únicamente anécdotas en donde aparezca como un imbécil.
0:11:16 Imagínense el tipo y dice, bueno,
0:11:18 yo les voy a contar la respuesta genial que tuve con un colectivero sinigüo a cambiarme 10 pesos.
0:11:24 Le dije, señor, este es un servicio público, con voz de Proser.
0:11:30 Bueno, yo había pensado escribir un libro que,
0:11:38 que su título era, llámeme estúpido.
0:11:43 Y donde estaban todos los episodios afortunados de la vida de un tipo,
0:11:50 incluso hasta por orden alfabético.
0:11:53 A, a cierto, un número de quineas.
0:11:57 Un día le jugué el 94, salió y me gané 70 pesos.
0:12:02 B, bajar del techo una pelota.
0:12:07 Allí una pelota arriba del techo y era muy difícil e igual me subí.
0:12:12 Nadie quería subir, puede ser un detalle.
0:12:18 ¿Conocen ustedes a fulano de tal?
0:12:25 Estaba pensando, Alejandro, hay una especie de tópico de muchos porteños
0:12:31 que es uno de los más repugnantes que uno puede escuchar por ahí,
0:12:35 que es aquí que dice, uno le pregunta por alguna,
0:12:38 todavía no voy a ponerlo abierto en el ejemplo de hoy,
0:12:40 porque me consta que es discreto, además, de a todo el rato.
0:12:43 Y dice, los poblaciones tienen memoria,
0:12:44 dando como a entender que el tipo ha servido a millones de mujeres.
0:12:48 Dio, he ahí un perfecto imbécil.
0:12:50 Sí, eso es mucho peor, porque hace suponer...
0:12:54 Mucho más de lo que niega.
0:12:55 Exactamente, este.
0:12:56 Y es justamente una especie de barroquismo de la labra.
0:13:00 Estaba pensando también que, en el caso de Casaroba y otra virtuda,
0:13:04 de Estacán, y es esta especie de...
0:13:06 A ver, el calavera Noticias, digamos.
0:13:08 Sometido uno al juego del amor y a los azares del amor,
0:13:12 sabe que no va a reclamar para sí después las prebendas del matrimonio,
0:13:17 el seguro del matrimonio.
0:13:18 Y he estado pensando también a otro amigo que puede merecerse dedicatoria
0:13:21 de este estilo, este amigo de este programa,
0:13:23 que es el compañero Joe Penauer,
0:13:25 que decía que el amor es una práctica entre hombres y mujeres, eventualmente,
0:13:29 y es la cual el hombre recibe, al principio, mucho de golpe
0:13:34 y después casi nada.
0:13:36 La mujer, en cambio, a lo largo del tiempo,
0:13:38 recibe casi nada del comienzo y después mucho de golpe,
0:13:41 con lo cual esto contiene a los hombres a ser primero divertidos y después cornudos.
0:13:45 Tenía gracia, lo venagro, era un poquitín misóquino.
0:13:50 Misóquino es más malo, más llevado el hombre,
0:13:52 bastante inteligente.
0:13:53 Pero en todo caso, creo que es interesante que, al cabo de los años,
0:13:57 cuando ya preescriben, porque usted le ha dicho con salidoría alguna vez
0:14:01 que hasta el amor puede prefririr en el relato de una,
0:14:04 poder contar las historias como quien cuenta, una ficción,
0:14:07 porque la otra cosa es después de todo el recuerdo de un amor
0:14:10 y empezar a deserlato diciendo, les voy a hablar de algo que sucedió en otro momento.
0:14:16 ¿Yo tan sólo 20 años tenía?
0:14:18 Escuchemos entonces, yo tan sólo 20 años tenía, como comienzo,
0:14:23 es una grabación que he hecho, señor.
0:14:53 En los ojos soñaba, esos ojos de tanto miraron los, poco a poco me hicieron poeta,
0:15:05 soné a plazo de amor y al rimarnos resolví la patulse cuerteta.
0:15:14 Y en las noches del barrio dormido con su luna de plata que hacía,
0:15:23 más romántico el beso rendido, más feliz al saber que era mía,
0:15:34 eran buenas sus manos delirios, su cabello de sol parecía,
0:15:43 y esos ojos lo dulce para ti, yo tan sólo 20 años tenía.
0:15:52 En el viejo balcón ya no asoma a escuchar los suspiros de mi alma,
0:16:01 un chamisuejo dorado no aroma, se ha perdido por esa calma,
0:16:11 nunca más tiene verla quien sabe, no se ombie para mí desengaño,
0:16:20 no ha de ser la muchacha de entonces, era modo, yo tengo 20 años.
0:16:34 Era Alejandro Dolina la venganza será terrible, yo tan sólo 20 años tenía.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown