Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

16 de Octubre de 2002

La vida de Pritwits

Transcripción automática

0:00:00 Debido a problemas en la recepción del programa de Alejandro Dolina, estamos emitiendo una
0:00:04 selección de los mejores programas de la venganza, será terrible.
0:00:08 Vamos a hablar de Prisnic. Se escuchará en la alejandía la siguiente pregunta. ¿Quién
0:00:16 demonios es Prisnic? Vamos a ver, no era un señor muy importante, pero al menos él
0:00:24 era travagante. Durante el siglo XIX se pusieron de moda las abluciones curativas o fecundantes,
0:00:32 es decir, baños que convertían al titular en una persona fecunda o sana. Muchísima gente visitaba
0:00:43 distintas aguas benéficas y milagrosas promocionadas en distintas ciudades por mercaderes que estaban
0:00:53 entregadas en que uno se pegara una enjuagada aquí o allá. Muchísimas personas famosas iban hasta allí.
0:01:00 Por ejemplo, la emperatriz José Frenac, como se sabe, buscaba de sendencia, ayer hemos dicho que no la
0:01:07 consiguió al menos no de Napoleón, y visitaba aguas fecundantes y Napoleón la acompañó varias veces.
0:01:14 También en feo de Montijo, la mujer del otro, Napoleón III, concurría con su esposo, cada vez que
0:01:22 se enteraba de la existencia en una puente prodigiosa. Aparecieron todas partes y cambiaban cada año.
0:01:27 Un año se ponían de moda las gigarquí, que te curaban las carlatinas, al año siguiente unas que te hacían
0:01:36 tener hijos, el menos en Gallo Canta, después otras que te hacían bajar de peso y al año siguiente otras que te hacían
0:01:42 aumentar. El caso es que también José Fren quiso curar sus males en distintas termas, lo mismo hizo
0:01:50 John Keats, Lord Byron y Silly, también iban a este tipo de hogar.
0:01:57 Hubo alguien que al principio del siglo XIX usufructuó aquella fe de la GMD en las propiedades del agua y
0:02:07 desplegó todo un sistema de curaciones parecido a aquel que impusieron con Mesmer, hemos hablado de Mesmer,
0:02:16 ¿se acuerda? Se juntaban los pacientes de Mesmer alrededor de un tacho con agua y agarraban todos un palito,
0:02:23 que era una cosa fantosa, era la gíbera de la gente que le vi.
0:02:28 Pues este hombre que siguió los pasos de Mesmer con distintos procedimientos, se llamaba Vicente Prisnic,
0:02:38 era de la ciudad de Grazemberg, un pueblo de Silicia que por entonces pertenecía a Pruscian.
0:02:46 Nación 1799, digo que tengamos idea de cómo estaban las cosas por entonces.
0:02:51 Prisnic fue una especie de médico aldeano que se hizo con moción el pueblo, transcurar algunos vecinos
0:02:59 con agua, que tenían agua y una fuente, no sé si se sabía dónde estaba, y era segura que esa agua tenía poderes
0:03:06 medicinales. Así cualquiera que tenía un problema de salud iba a lo ver, Prisnic, Prisnic le pegaba una lavada,
0:03:13 lo lavaba y el pueblo envolvía en un paño y dicen los pacientes se curaban.
0:03:21 Muchos tuvieron a Prisnic por un mago, su esponja, o sea que usaba una esponja, y su agua tenían para muchos fuerzas
0:03:31 oscuras, hay que tener en cuenta que se trata de una época oscura en que la gente era muy supersticiosa,
0:03:39 no como hoy en que solamente una superstición oscura que es la de la ciencia.
0:03:48 El obispo de Borgels Eiffel lo amenazó con la cárcel, en que te voy a mandar el gana con la gancieta,
0:03:57 pero cuando aquel religioso, es decir, el obispo de Borgels Eiffel llamó a Prisnic para que lo salvara, lo salvó a lo más.
0:04:06 Y entonces el obispo de Borgels Eiffel comenzó a elojear a Prisnic, incluso desde el púlpito donde predicaba,
0:04:17 y las visitas aumentaron naturalmente, no hice aquí si es que lo hubiese por el obispo de Borgels Eiffel,
0:04:24 y lo aprendió con Prisnic.
0:04:29 Pero el caso es que la comunidad médica no veía que mucha simpatía, aquellas curaciones a fuerza enjuagadas,
0:04:35 y se fue a la quejara entre el rey Federico III de O'Henselder, que como saben es que es una familia,
0:04:41 no es que el país se llamaba O'Henselder, el país posiblemente se llamaba Prusia,
0:04:47 los O'Henselder eran los que mandaban en Prusia, y como los a furgo mandaban en Austria y así.
0:04:55 Más tarde, tres funcionarios llegaron hasta la casa de Prisnic para investigar, a ver cómo era que hizo.
0:05:02 Bueno, lo primero que hicieron fue pegarlo en un especio a las bañaderas,
0:05:07 bueno, no encontraban nada raro, pero creciendo que algo podía ocultarse le embargaron la esponja,
0:05:15 y le comunicaron que tendría que lavarlos enfermos solo con la mano, por si es que la esponja ocultaba algo.
0:05:23 Pero en realidad con eso se logró que el método tuviera mayor popularidad,
0:05:28 y con la mano de Prisnic, puesta directamente sobre un cuerpo, parecía tener todavía mayor efectividad que la esponja, como saben cualquiera.
0:05:41 El rey francés Carlos X de los Orleales no quiso visitarlo,
0:05:48 y hubo algunos cruces de cartas para establecer las formas a que le encuentro.
0:05:54 Los ministros de Carlos insistieron en viajar con él porque no querían que nadie, sobre todo un extranjero, pusiera las manos sobre el rey, que los manoseaban.
0:06:07 Entonces se ofrecieron ellos a servir de intermediaria, y no sé cómo era terminado las cosas.
0:06:14 El caso es que durante estos años Prisnic tuvo una inclusión científica, vamos a llamarla así,
0:06:23 conjeturó que transpirar hacía bien.
0:06:26 Y entonces a las enjuagadas, a las abluciones, agregó la técnica de envolver a los enjuagados con mantas de lana para que sudaban.
0:06:36 Sudaban, según las crónicas, de un modo tal que agregaba los colchones.
0:06:41 La terapia consistía en baño frío, varios calientes, abrigo, sudoración, otra vez baño frío y así.
0:06:49 Todo tenía que ver con los cambios violentos de temperatura, y estaban recomendados especialmente para la gota, la tuberculosis, la fiebre y la peste misteriosa.
0:07:01 No sabemos cuál era.
0:07:04 Construyó Prisnic una casa con varias barracas de madera para los clientes, pacientes.
0:07:13 En aquel pueblo vivían 3.000 personas, no sabemos cuál es el pueblo.
0:07:18 O quizás sí, sí, sabemos.
0:07:21 Visitaban los barrios unas 6.000 personas por mes, así que imagínense.
0:07:26 Y se sometían así a unos procedimientos, que ya explicaremos.
0:07:33 Grazander, si no me acuerdo.
0:07:37 Y aparecieron en este mismo pueblo de Grazander, competidores.
0:07:41 Diendo que venía mucha gente, calculé algunos por no hacer colas, si así enjuagaron por otros.
0:07:48 Bueno, quiero ver a Prisnic.
0:07:50 Uy, se probó a tener que esperar al lúbre.
0:07:53 ¿Me acuerdo que estaba ahí?
0:07:55 Haga a seguir por el otro, que en un momento.
0:07:57 La guita no tan milagrosa.
0:08:00 Por lo menos, si no, aquí no sé qué hacer con.
0:08:04 Había un señor, Schrot,
0:08:08 que había pedido incluso alguna vez la mano de la hermana de Prisnic
0:08:13 y que había sido rechazada, así que calculé cómo estaba con Prisnic, el tal Schrot.
0:08:21 El tipo había ido, me quiero casar con Córmaras Prisnic.
0:08:23 No lo deculo.
0:08:24 Y Schrot se vengó haciéndose competidor en los baños.
0:08:31 Y organizado también curas de sudor.
0:08:34 También el veterinario del pueblo decidió levantar unos baños
0:08:39 y agregaba a estos tratamientos las vidas de diferentes animales.
0:08:45 Y según parece tenían propiedades curativas.
0:08:49 La la vidas de Vaca siempre se sabía que es buena siquiera para peinarse.
0:08:55 Bueno, la comunidad médica ante esto insistió a recién sus piezas
0:09:00 y lo persiguieron a Prisnic incluso judicialmente.
0:09:04 Una vez estoy saludando a los eclarinos.
0:09:07 Una vez más llegó un funcionario para observar los métodos de Prisnic.
0:09:12 Y este funcionario, lo médico también, el varón de Thugheim.
0:09:19 Esa en realidad Thugheim, para mí, Thugheim.
0:09:25 Y quedó impresionada por lo que dio.
0:09:28 Pasó ocho días en el Prisnic y tomó algunas anotaciones.
0:09:33 Según parece, los clientes vivían en los cuartos pequeños
0:09:39 donde corrían aires muy fríos, había unos cicletes,
0:09:44 había unos ventanas que estaban siempre abiertas.
0:09:48 Las comidas también eran frías.
0:09:51 Prisnic aseguraba que la comida caliente volvía a los hombres pesados y estupios.
0:09:56 Ahora me explico.
0:09:59 Mozo, su pendad hizo.
0:10:04 Obligaban a todos a beber 30 vallos por agua cada día.
0:10:08 Los asistentes tenían que dar un paseo por el bosque,
0:10:10 desnudos, para purificarse en el llegado del caso.
0:10:16 Dicen a Cranca que las señoras protestaban por algunos que después del paseo
0:10:21 seguían desnudos aún en las barracas.
0:10:24 Después de aquellas purgas, como purgas, habíamos dicho que paseábamos
0:10:29 desnudo por el bosque.
0:10:31 La verdad es que muchos mejoraban.
0:10:34 Y entonces el varón de Thugheim dijo a las autoridades que Prisnic
0:10:38 no eran Sanatá.
0:10:40 En 1826, los baños de Prisnic recibían a gente de todo el mundo,
0:10:43 pagaban sumas muy altas, pero otros no pagaban.
0:10:47 Los grandes señores dejaban regalos principios y los pobres...
0:10:52 nada, sólo el saludo.
0:10:54 Tres monumentos dedicados a Prisnic fueron costeados por Austria,
0:10:58 Prusia y Francia Fíceces.
0:11:00 En 1826, los señores de Prisnic
0:11:02 dedicados a Prisnic fueron costeados por Austria, Prusia y Francia Fíceces.
0:11:08 A los 51 años Prisnic enfermó, tuvo un ataque de apoplegía.
0:11:14 Llamaron entonces a un par de médicos para que le hicieran una sangría,
0:11:18 que era el procedimiento usual en aquellos casos.
0:11:22 Pero sus ayudantes no lo permitieron.
0:11:25 Fue el momento.
0:11:27 Prisnic sólo se cura con agua
0:11:29 y procedieron como Prisnic había enseñado.
0:11:34 A veces su serie de rolón que fragmentos de superchería
0:11:38 inducen a verdaderas soluciones.
0:11:41 Aquellos baños con aguas prodigiosas, acerca de los cuales muchos celuditos dudaban,
0:11:48 quedaron en el olvido...
0:11:51 y los errores se olvidaron, algunos se hacían, como solucionaron,
0:11:56 con las predicciones de los clarividentes,
0:12:03 que predicen predicen predician,
0:12:06 hasta que aciertan, por ejemplo, que razonan ser el campeón.
0:12:10 Entonces, agarraron su ama de adivinadores.
0:12:14 Vicente Prisnic hizo que poco más tarde se institucieran lugares
0:12:19 en los que el clima fuera propicio para mágicos o para tuberculosis.
0:12:23 Aquella fórmula que aseguraba que podían eliminarse todos los males
0:12:28 a través de la sudración se estudió
0:12:32 y pudo comprobarse poco después qué era buena al menos para algunos casos.
0:12:38 Qué era buena al menos para algunos casos no es un enunciado demasiado científico.
0:12:44 Pero bueno...
0:12:47 El otro día estuve hablando con alguien acerca de estas cosas
0:12:51 y me olvidé de Tomas Kuhn,
0:12:54 alguien me preguntó por Kuhn y yo pensé en Rodolfo Kuhn y en un buen energué.
0:13:00 Y me olvidé de Tomas Kuhn,
0:13:04 que fue el inventor de una cosa que estaba bien.
0:13:08 Él les llamaba el paradigma,
0:13:11 que era la matriz disciplinaria,
0:13:14 conforme era cual un determinado grupo científico,
0:13:18 una época científica trabajaba.
0:13:24 Yo lo decido porque me acordé ahora de nuevo.
0:13:27 Yo tengo la memoria de un loco.
0:13:34 Y decido que acuden realmente cosas que no estoy convocando.
0:13:39 Yo estoy tratando de acordarme de Prisnitz y me acuerdo de Kuhn
0:13:44 cuando quería acordarme de Kuhn, me acordaba de Lothberg.
0:13:51 Y así me pasan algunos casos.
0:13:54 Se me trató de acordarme de una dama,
0:13:57 porque esta dama tiene un quicio favorable acerca de mí,
0:14:02 y me acuerdo de otras damas,
0:14:05 que son mayoría y que tienen otro paradigma y otra matriz disciplinaria,
0:14:11 conforme era cual yo soy un indés.
0:14:14 Bueno, así termino la vida de Prisnitz.
0:14:20 Se curó a tanta gente,
0:14:23 les encantará a los amantes de facines inetridas,
0:14:26 y él no pudo curarse con su aglítea milagrosa.
0:14:29 Por eso que Prisnitz no estaba en una fuente determinada.
0:14:33 Era agua cualquiera.
0:14:36 Así que no se sabe ni qué, en otros casos,
0:14:40 si hacían famosas unas aguas, porque se creía que esas aguas poseían,
0:14:46 para saber qué componente mágica.
0:14:49 ¿Usted cree en las aguas mágicas?
0:14:52 No, yo creo solamente en el triángulo de las vermudas
0:14:58 y en los mormones, pero ahora estoy empezando a...
0:15:03 Pero no en las aguas mágicas.
0:15:06 Esa gente que es supersticiosa en una cosa y absolutamente eséntica en otras,
0:15:14 sin que se note qué es lo que cambia, cuál es el paradigma.
0:15:21 Entonces, no, vos crees en el triángulo de las vermudas,
0:15:25 cómo hay a tres cosas,
0:15:27 esa es la superficie, dónde está la demostración,
0:15:30 entonces no, no hay...
0:15:31 Entonces, muy científico.
0:15:33 Y vos crees en el horófoco popular, sí, en ese sitio, por qué?
0:15:39 No sé, pero a ese creo.
0:15:43 Y siguen tan tranquilos por la vida.
0:15:46 Bueno, algo de eso había...
0:15:48 Eso no estaría mal, no estaría mal,
0:15:50 si en el primer argumento, no creo en el triángulo de las vermudas,
0:15:57 no hubieran utilizado consideraciones de canal pergeneral
0:15:59 acerca de lo que no está demostrado.
0:16:01 Pero si yo no creo en nada que no esté demostrado, salvo en tal cosa.
0:16:09 Me siente que usted puede...
0:16:11 Mira, admito la existencia de fantasmas,
0:16:14 pero algunos me parecen que son inventados.
0:16:17 Entonces, yo, si admito la existencia de fantasmas,
0:16:20 puedo no creer en alguno,
0:16:22 porque no creo que no son fantasmas y no ocurrencia de,
0:16:25 de charlatan.
0:16:26 Sí, en otros sí.
0:16:28 Pero si yo para no creer en el fantasma del teatro Glory Lane,
0:16:33 uso el argumento, los fantasmas no existen.
0:16:36 Después, no puedo creer en otro fantasma en la siguiente cuadra.
0:16:41 Y si los fantasmas no existen, pero este sí.
0:16:46 No digo algo de eso, había en aquellos que fueron a controlar a este buen señor,
0:16:51 porque dudaban del agua, pero le daban un cierto poder a lo que pudiera hacer
0:16:56 la esponja.
0:16:58 Es como si fuera ahí...
0:17:00 Ya ganaron la esponja, lo que ha dentro la esponja había...
0:17:03 O sea, algo que podía haber en el cumpleaños ahí, ¿no?
0:17:07 Bueno, entonces, a todos los...
0:17:10 Chicualistas, magos...
0:17:18 No sé, no creo en el agua, pero creo en el inconsciente.
0:17:21 De todos modos...
0:17:26 Bueno, se sabe que también el Chico Análisis ha tenido sus buscadores de fantasmas,
0:17:31 pero tienen todavía entre ellos el que no exista.
0:17:34 Bueno, y aquí yo se anexando que iba y hacían la cola larga,
0:17:41 porque quería...
0:17:43 ¿Cómo colegía la cola?
0:17:45 La cola larga, ¿de acuerdo?
0:17:48 No, pero hay un escenario para aprenderse con el otro, que es el milagro masiquito,
0:17:51 aquellos que estaban en Estelares, y estar al...
0:17:53 Estelas masiquitas, que pasan a la grande, apuntan a la mejor.
0:17:56 ¿Qué deshace el conformarse con tronjos pequeños?
0:18:01 ¿Qué cosmo?
0:18:07 Está mal, eso es preferible hacer la cola, la larga cola para ver...
0:18:13 Al principio, para la larga cola, para bailar con las más lindas.
0:18:16 Es el lugar de conformarse con una masocena.
0:18:20 Pero claro, a veces uno no se conforma con tronjos pequeños,
0:18:27 y tampoco se anota un tronjo grande, pero mejor eso que una derrota grande,
0:18:31 es mejor que un tronjo pequeño.
0:18:34 Y nosotros, disculpe, señor Schrootz, pero estamos en la cola...
0:18:41 Hemos ido a la discotecha a buscar discos sobre personas que...
0:18:48 que supieran curar toda clase de enfermedad con el agua.
0:18:53 Con el agua.
0:18:57 No le quisieron nada.
0:19:00 Hay un tango muy viejo, que se llama el arrollito,
0:19:04 que toca cuando es domingo, es un tango de castriota.
0:19:06 Castriota es el de mi no se triste, castriota.
0:19:15 Había escrito un tango para piagos que se llamaba Alita,
0:19:19 y después vino con Tursi, que fue el primero que te voy a ir a poner la letra, los tangos.
0:19:28 Y este castriota es el autor del tango, el arrollito,
0:19:31 que toca Juan Jodomingues, y que también es un tango milagroso.
0:19:38 Milagroso, en un sentido muy pequeño y muy doméstico.
0:19:43 El tango, necesariamente, tiene que producir fenómenos cercanos, íntimos y domésticos.
0:19:50 No me parece. El tango banderiano es una cosa que no acabo de entender.
0:19:56 Entonces, ¿qué clase de milagros pequeños?
0:20:00 Cura cosas muy chiquitas. Cura el hijo, por ejemplo.
0:20:05 Cura la picazón, que saca un aire.
0:20:12 Ni ni ni más cosas.
0:20:16 Una legaña te desaparece, escuchando el tango, el arrollito.
0:20:21 Mejora un poco el aliento, refresльca, no más que eso.
0:20:26 ¿Eh? Algunas gente...
0:20:28 Oye, yo del arrozito creyendo que es acumulativo el poder medicinal de este tango.
0:20:39 No lo es. Da lo mismo a irlo una vez que mil. No se agregará.
0:20:45 Lo mismo que los microbios.
0:20:47 ¿Qué pasa con mis microbios?
0:20:49 Si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si, si
0:21:19 como suceden tantos órdenes en la vida.
0:21:35 Algunos de nosotros estamos condenados a no ser nunca al primer microbió y mi vida sobreviva super
0:21:43 segunda y quinto microbió.
0:21:45 Tuve que objections si vienes a causar un refl zeit
0:21:47 Bueno, entonces vamos a escuchar finalmente a Juanjo Dominguez en el tango de Arrozito
0:23:33 Hemos escuchado a Juanjo Dominguez interpretando de Castriota y Arrozito

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown