Reflexion: Los lidios y los sobornos de los oráculos