Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

20 de Enero de 2009

Madame de Maintenon, la favorita del rey

Transcripción automática

0:00:00 Señores, hablaremos hoy de Madame de Mente Nón, que era favorita del rey Louis XIV de Francia.
0:00:07 Así que, ubiquémonos en el año 1690.
0:00:11 Se trata de un extraño plan de Madame de Mente Nón, que era la favorita del rey para convertirse en reina.
0:00:21 La verdad es que muchos no entendían por qué Louis XIV se fijaba en ella, porque era muy fea.
0:00:27 Sin embargo, el rey la amaba.
0:00:29 Además, Madame era muy religiosa y muy poco tolerante con la vida casi orgíastica de la corte del Palacio de Versailles.
0:00:39 Allí había conseguido Madame acercarse a Louis en un momento en que el rey tuvo miedo de irse al infierno.
0:00:49 Parece que vio en su pasado tantos pecados, había sido tan calavera, que tuvo miedo de irse al infierno.
0:00:57 En cambio, no le asustaron muchos peores crímenes.
0:01:01 Si no más bien, aquellos pecados banales, los pecados de Arrizcova, lo asustaban a Louis
0:01:07 y creía como muchos que hizo eran los pecados que lo iban a empujar al infierno.
0:01:13 El caso es que allí vino Madame de Mentenón con su religiosidad, con su catecismo.
0:01:21 Louis se enamoró y Madame empezó a recomendarle conductas para evitar el infierno.
0:01:28 Una de las tristes recomendaciones de Madame fue la revocación del Eicto de Nantes,
0:01:34 el famoso Eicto que vino después de las guerras de los Tres Enriques, la guerra de religión en Francia.
0:01:41 Cuando asume Enrique IV, calculó el Eicto que sostenía una cierta paz entre católicos y protestantes.
0:01:49 Bueno, esto fue revocado a instancias de Madame.
0:01:54 Pero además de favorito oficial de casi esposa, ya que la reina María Teresa Llevarse había muerto,
0:02:01 Madame de Mentenón quiso ser declarada reina.
0:02:04 Lo intentó primero con la ayuda de funcionarios que quisieron convencer a Louis.
0:02:10 Louis dice, ¿por qué no? No era nombrar reina o te casas con ella o algo.
0:02:15 Y luego trató también con la amenaza de un futuro infernal.
0:02:20 Si no te casas conmigo te vas a ir al infierno.
0:02:23 Pero no le dieron resultados estos procedimientos.
0:02:26 Y realizó entonces un intento bastante más audaz, teatral y extravagante.
0:02:33 Vamos a contar este episodio.
0:02:36 Había un tipo, un herrero, que se llamaba François Michel.
0:02:41 Era un hombre piadoso que concurría frecuentemente a rezar en una pequeña capilla situada en el exterior de la villa,
0:02:52 en la ruta que iba a Marsella.
0:02:54 Calculo yo cercano al Palacio de Versages, por ahí.
0:02:58 Una tarde cuando el herrero regresaba, según nos cuenta Saint-Simon,
0:03:05 se vio envuelto en una luz intensa.
0:03:09 Se estoy pensando en dónde sería esto.
0:03:11 Bueno, cerca de Marsella. No nos conviene que sea cerca de Versages.
0:03:15 Esto nos cuenta Saint-Simon.
0:03:19 Un día este herrero regresaba, camino oscuro, y se vio envuelto en una luz intensa.
0:03:27 Si le apareció una mujer hermosa, rubia y vestida de blanco, sosteniendo una antorcha en la mano.
0:03:38 Yo, en ese caso, sabe como Rajoy.
0:03:42 Lo llamó por su nombre, dijo François, y dijo ser el espíritu de la reina María Teresa.
0:03:49 Mira, soy acá el espíritu de la reina María Teresa.
0:03:54 François Michel asustado, quiso huir como cualquiera.
0:03:58 Pero el fantasma lo retuvo por los hombros y le dijo, no tema.
0:04:02 Vengo a anunciarte que debe retornar a Versages para hablar al rey.
0:04:08 Debe demostrarle a su majestad que la misión encomendada es divina,
0:04:15 y para que él sepa el carácter divino de esta misión.
0:04:22 Y yo te voy a contar algo que solo él conoce, dijo el fantasma.
0:04:27 El fantasma de María Teresa.
0:04:30 François escuchó entonces la revelación de un episodio, no muy importante en la vida de Luis,
0:04:37 que el rey creía que nadie más sabía.
0:04:40 Nosotros no sabemos ese episodio, pero no importa.
0:04:43 A los efectores de la historia no importa.
0:04:45 Y mira, decir al rey tal cosa, tal cosa, que él un día, no sé qué,
0:04:49 pero él se va a dar cuenta que únicamente te lo pudo haber dicho el fantasma de María Teresa.
0:04:56 Bueno, en realidad no era un suceso importante, insisto.
0:05:00 Solamente en el desconocimiento general se hallaba la importancia del suceso.
0:05:05 En realidad una especie de clave para que François fuera a ver al rey,
0:05:10 y al rey lo creyera.
0:05:14 Bueno, una vez que lograra la confianza de Luis, mediante una referencia a este episodio,
0:05:21 el fantasma indicó a François que le dijera una segunda cosa al rey.
0:05:27 Y este era el mensaje importante.
0:05:29 El espectro de María Teresa le dijo al herrero que le comunicara a Luis
0:05:34 la conveniencia de la coronación de Madame de Mentenón.
0:05:38 Además, aquel fantasma lanzó dos amenazas.
0:05:42 Al herrero François le dijo que si no cumplía con su misión de acercarse al rey,
0:05:48 pagaría esto con la vida.
0:05:51 Y el rey debía saber que si no coronaba a Madame de Mentenón, también pagaría con la vida.
0:05:58 Por lo tanto, François Michel, el herrero, creyó que debía inexorablemente cumplir con su misión.
0:06:09 Un rato más tarde, ya en su casa, dudó de si el herrero.
0:06:14 Creía que todo había sido una alucinación.
0:06:20 Pero dos días más tarde se le apareció otra vez el fantasma.
0:06:24 Que le insistió en la necesidad de trasladarse al palacio.
0:06:27 Entonces, François, pasmado, prometió ir.
0:06:30 Y el 9 de abril de 1697, François Michel llegó a Versages, donde pidió hablar con el rey a solas.
0:06:40 Le dijo al que lo atendió, que contaría al rey cosas secretas, conocidas únicamente por su conciencia,
0:06:47 a través de lo cual vería el carácter divino de su mensaje.
0:06:51 Inexplicablemente le avisaron al rey, que había un tipo que quería verlo,
0:06:55 y Luis se sintió intrigado y decidió escucharlo.
0:06:59 Después de una primera conversación, el rey quedó impresionado, porque efectivamente le había dicho algo que nadie más sabía.
0:07:08 Una vez ganada su confianza, el herrero le hizo saber las indicaciones del espectro sobre la coronación de Madame.
0:07:16 Y se retiró, volvió a la Provencia, es decir, es verdad, vivía cerca de Marsella,
0:07:22 y vivió a costa del Tesoro Nacional, hasta 1726.
0:07:26 Esta aventura del herrero Michel había nacido en una estrata gema de Madame de Mantenon,
0:07:34 que quería impresionar al rey para conseguir la corona.
0:07:37 La favorita manejó al herrero sin decirle nada, apostando solamente a su credulidad.
0:07:43 El herrero nunca supo que el fantasma no existía, y que había sido la propia armada de Madame de Mantenon.
0:07:49 Creyó todo, y ante una supuesta verdad sin fisuras siguió las órdenes y se creyó a salvo de su supuesta muerte prematura.
0:07:58 El dato juvenil de Luis, supuestamente secreto, en realidad los habían unos cuantos.
0:08:04 Y el que en verdad no creyó nada fue el propio rey.
0:08:08 Aunque intrigado momentáneamente por las confesiones del herrero Provençal,
0:08:14 sospechó naturalmente el mensaje divino que le ordenaba coronar a su amante e inició una investigación.
0:08:21 Primero se enteró de que muchos sabían lo que él creía secreto.
0:08:26 Incluso sabían muchas otras cosas que él no sabía.
0:08:33 Luego supo que los días de ausencia de Madame de Mantenon en la Corte coincidían
0:08:39 con los días de aparición del espectro en la vecindad de Marsella.
0:08:43 Entonces tomó una resolución contundente.
0:08:46 No volvería a haber una nueva reina en Francia hasta después de su muerte.
0:08:52 Madame de Mantenon se perdió, mejor dicho, perdió definitivamente la esperanza de reinar
0:08:59 y por su extravagancia y sus amenazas comenzó a perder también la oficialidad de su favoritismo.
0:09:08 Evidentemente hay una moralega para nosotros aquí, que es la absoluta inconveniencia
0:09:16 de hacernos pasar por espectros para que se nos colone reina de Francia,
0:09:21 pues esto sólo nos llevará a perder privilegios ya adquiridos y considerados anteriormente como escasos.
0:09:28 Se me dirá que las moralegas de este programa no tienen nada de consejo general,
0:09:34 sino que son consejos particulares y yo admitiré eso.
0:09:39 No como error, sino como virtud, dado que los consejos particulares son mejores que las situaciones generales.
0:09:53 Sin embargo, es un grave error confundir situaciones particulares con generales.
0:10:00 Es un error de pensamiento que conduce al desafío.
0:10:04 Sin embargo, es auspiciado a cada momento.
0:10:07 Allí donde todo el mundo filósofa, o sea, en los medios de comunicación, este asunto,
0:10:14 lo particular presentado como general, aparece cada tres minutos.
0:10:18 Bien, debíquemos esto.
0:10:20 Entonces, al herrero que se pegó un jabón de padre y señor mío camino a Marseille, imagínense.
0:10:26 Póngase en lugar, en lugar del herrero.
0:10:29 Se le aparece un fantasma, se le dice que eso yo no me importa, a mí lo que me venga a decir el fantasma.
0:10:37 Y no me importa si creo o no creo un fantasma.
0:10:40 Yo no creo un fantasma, pero se me aparece una figura blanca.
0:10:43 A las tres de la mañana, en un camino oscuro que va a Marseille, yo se hago rajando.
0:10:48 No me pongo a discutirle al fantasma su existencia.
0:10:51 No creo en usted, claro.
0:10:52 No creo en usted, etcétera. No, yo rajo.
0:10:55 Además, después una duda de su propia percepción.
0:10:58 Pues, pues, pero yo dudo una vez que me puse a Saz, de casa con la cabeza cerrada.
0:11:03 ¿Estás con el candado puerto?
0:11:04 Yo soy eséptico con el candado puerto.
0:11:09 Bueno, aunque se le apareció con la vez un fantasma.
0:11:12 No, no, la verdad que no he vivido esa experiencia.
0:11:15 Y una vida sí, muy bueno para este programa.
0:11:18 Voy a hacer fuerza para que el mañana lo pasó, me pasa.
0:11:20 ¿A usted, Barton?
0:11:22 No exactamente un fantasma, pero sí.
0:11:28 Un duende, pues.
0:11:29 Un duende.
0:11:30 Cuente, cuente, y si era una historia insantifactoria.
0:11:34 Resultó ser que era un cuneado o algo así.
0:11:36 No, no, no, resulta.
0:11:37 No hay que la igual, por Dios.
0:11:38 No, no, una persona que yo creía estar hospedado en un departamento,
0:11:42 digo, creía bien que se hizo cabo corrientes de mar de plata
0:11:45 que se abre como una vanicón, varios edificios que son todos iguales.
0:11:48 Sí, nunca pudo entender por qué la gente veranía ahí.
0:11:51 No, en ese edificio.
0:11:53 Sí, es... bueno, sí.
0:11:55 Es un lugar más apto.
0:11:57 No, es muy lindo, muy lindo, pero es una oficina.
0:12:00 Bueno, no sé, caracteriza porque tiene muchas fuertes
0:12:03 y muchas ventanas todas iguales, es muy fácil de perderse.
0:12:13 Cuéntanos, Barton.
0:12:15 Yo salía de uno de esos departamentos
0:12:18 y luego volví, nunca salí del edificio
0:12:22 en donde estaba ese departamento, supongamos que era un piso octavo.
0:12:26 Volvo al piso octavo A,
0:12:28 toco timbre y me abre de otra persona
0:12:30 que no era la persona con la que yo estaba.
0:12:33 Digo que...
0:12:35 este es el octavo A, sí, es el octavo A, pero de otra torre.
0:12:38 No sé, volví a bajar la escalera, volví a subir,
0:12:41 nunca volví a salir del edificio, toqué en el octavo A
0:12:44 y ahí sí estaba la persona.
0:12:46 Toco en otro departamento, Barton.
0:12:49 La mente formable.
0:12:51 Con todo respeto y cariño.
0:12:52 Te juro que no.
0:12:53 No te lo que...
0:12:54 Se dice su conexión con la sobre natural.
0:12:59 El programa que pensamos hacer...
0:13:02 Un especial, íbamos a hacer con él.
0:13:04 Sí, un especial, esto me pasó a mí.
0:13:09 La peor anécdota que viví en mi vida.
0:13:12 Le juro que no me confundí de departamento.
0:13:15 A menos que al otro día...
0:13:16 Yo ya resumí la anécdota, la resumí la anécdota.
0:13:19 Estuve como dos horas subiendo y bajando.
0:13:22 Pero porque estaba en el piso ocho.
0:13:27 Estos son todos iguales.
0:13:29 La única posibilidad, incompetencia para reconocer el departamento,
0:13:33 para creer en la sobrenatura.
0:13:40 La única posibilidad de que esto fuera que usted al otro día
0:13:43 como suele pasar con estas anécdotas en vías generales
0:13:47 es que usted descubra que esa persona que le abrió...
0:13:50 Estaba muerta hace 20 años.
0:13:52 Después me abrieron...
0:13:54 Y el mismo vestido con la misma manchita de vías en la solapa.
0:13:57 Esa es una historia mucho mejor, aunque falta.
0:14:00 A mí se pasó.
0:14:01 Sí, a todo el mundo le pasa eso.
0:14:03 En el piso de la doctoría.
0:14:05 En el piso de la doctoría.
0:14:06 Y le atiende una chica.
0:14:07 O la mujer morada era baile.
0:14:10 Y la hija está muerta por yo hace 20 años.
0:14:12 Le ha pasado a casi todo el mundo.
0:14:15 Y a las personas que uno se levanta en un baile,
0:14:17 se murieron hace 20 años.
0:14:22 De modo tal que cuando yo saco a bailar una mena en un baile,
0:14:25 primero que le pregunto es...
0:14:27 Usted no se habrá muerto hace 20 años, ¿no?
0:14:32 Y usted por lo que dice...
0:14:33 La boca sería curada.
0:14:35 Y yo le digo con mucho gusto.
0:14:40 Bueno, hemos ido a la discoteca donde nos dieron
0:14:43 el tango tal vez será su voz.
0:14:47 Atención a las instrucciones del fantasma.
0:14:50 Tal vez será su voz.
0:14:52 Será cantado por libertad la marque.
0:14:55 En este mismo acto.
0:15:13 La sombra se arrinconan evocando a Griceta.
0:15:17 A amarela amarecer.
0:15:22 La sombra y a la pinta se ajo el tango.
0:15:26 Me obligo a la evocar a mí también.
0:15:31 Bailemos que me duele estar soñando
0:15:36 mientras brilla mi vestido de satélite.
0:15:44 Y en pena en el violín
0:15:48 que vos sentime en tal cansada de su parez
0:15:53 se ha puesto a suya su harasín.
0:15:56 Tal vez será su voz.
0:15:59 A quien se ha quedado una vez
0:16:01 de pronto se apagó.
0:16:04 Tal vez será mi alcohol.
0:16:06 Tal vez su voz no puede ser.
0:16:10 Ser su voz ya se durmió.
0:16:13 Tendrán que ser nomás fantasma del alcohol.
0:16:23 Como tú,
0:16:25 era pábido e indecano.
0:16:28 Me duro el pelo los ojos verdes.
0:16:31 Dirán suaves sus manos.
0:16:34 Dirán sus versos tristes.
0:16:37 Como el canto de ese violín
0:16:41 un día nos llegó
0:16:44 que esperando
0:16:47 y luego me contaron la verdad.
0:16:52 Por eso con la sombra de los tangos
0:16:58 nos desbargó vanamente más y más.
0:17:08 Y en pena en el violín
0:17:11 que vos sentime en tal cansada de su parez
0:17:16 se ha puesto a suya su harasín.
0:17:20 Tal vez será su voz.
0:17:22 A quien se ha quedado una vez
0:17:27 Tal vez será mi alcohol.
0:17:29 Tal vez su voz no puede ser.
0:17:33 Ser su voz ya se durmió.
0:17:37 Tendrán que ser nomás fantasma del alcohol.
0:17:47 Tendrán que ser nomás fantasma del alcohol.
0:18:03 Libertad la mar que en la venganza será terrible.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown