Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

4 de Noviembre de 2010

Margot de Valois, esposa de Enrique IV

Transcripción automática

0:00:00 Contrimamos la venganza, será terrible, estamos en el multi teatro de Buenos Aires en la calle Corrientes, 1283.
0:00:11 Mañana también estamos acá, pero en jueves...
0:00:14 Ah, en jueves no.
0:00:16 Nos vamos a la plata.
0:00:19 Estaremos hallando el programa desde el teatro Coliseo Podesta.
0:00:22 Esto será el jueves, a la medianoche gratis como siempre.
0:00:26 Hablaremos hoy también de Margo de Valoá, ayer hablamos y hoy volvemos a hacerlo.
0:00:32 Fue esposa de Enrique IV, una chica muy aficionada a los placeres de Venus.
0:00:39 Viguémonos en Francia, ya habían casado con Enrique de Navarra, que fue después de Enrique IV en 1572.
0:00:49 Estaba...
0:00:51 Ella estuvo muy enamorada en su juventud, Enrique de Guiza, que era rival de Enrique IV.
0:00:57 Pero no quiere decir nada, esto porque ella andaba con muchos y el rey Enrique también.
0:01:03 Y el matrimonio no funcionó, en verdad se detestaban, los dos tenían numerosísimos asuntos laterales,
0:01:10 ya ninguno le importaba lo que hacía el otro.
0:01:13 En 1587, bastante después,
0:01:17 después de ser apartada de su marido, Margo se retiró un castillo que tenía, sabe Dios dónde.
0:01:27 Y ahí creó una corte que frequentaban hombres de letras y algunos libertinos,
0:01:34 que a veces eran incluso las mismas personas, que la amaron muchísimo.
0:01:39 Ya hemos hablado más de una vez de los amantes y de las orgías de Margo.
0:01:46 Estuvo alejada de París durante 18 años.
0:01:51 Las tropas del rey las vigilaban con atención.
0:01:56 Se dice que después del divorcio Margo sostuvo con el rey Enrique una correspondencia casi afectuosa,
0:02:05 ya que libres por fin de su relación con Lleugal, Margo y Enrique se empezaron a preocupar,
0:02:13 ni siquiera mundanamente por su salud, por su felicidad.
0:02:17 Él le pasaba una pensión importante, pagaba sus deudas, quería que se las respetara,
0:02:23 Margo por su parte deseaba de buena fe que Enrique fuera feliz con su nueva esposa, que era María de Mélichy.
0:02:31 Margo envió incluso felicitaciones cuando nació el delfín, lo estrese.
0:02:36 La relación epistolar entre el rey y su primera esposera, tan buena que un día Margo tomó coraje
0:02:44 y decidió regresar a París.
0:02:47 Entonces se reescribió Enrique pidiendo permiso, pero no tuvo paciencia para esperar la respuesta
0:02:52 y antes de recibirla salió al galope para París.
0:02:56 En las afueras de la ciudad recibió al ministro Zilli.
0:03:00 Cuando ella lo vio se puso a temblar porque pensó que iba a ser arrestada por imprudente.
0:03:05 Señor Margo el ministro le dijo que toda la corte se disponía a recibirla, que estaba todo fenómeno.
0:03:12 Entonces muy emocionada, Margo continuó el viaje, se instaló ahí en un palacio.
0:03:17 Al descender de su carroza vio un oficial que se inclinaba ante ella con mucha reverencia
0:03:25 y aquel hombre a quien el rey había juzgado el más indicado para recibirla
0:03:30 era el señor de Chambalón, un antiguo amante de Margo.
0:03:35 Pero bueno, este hecho fue muy criticado por el pueblo, como decía, un amante de ella.
0:03:41 Se opinaba que era un recibimiento vergonzoso para una princesa.
0:03:45 El caso es que después de el saludo de aquel viejo amante apareció un niño y le hizo una reverencia.
0:03:50 Margo preguntó quién era y le contestaron que se trataba del joven Duque de Bendón,
0:03:55 hijo que el rey había tenido con su amante Gabriel de Estre.
0:03:59 Entonces juzgó prudente Margo, no preguntar más por nadie,
0:04:03 y entró a la residencia que le había asignado y se quedó peor y impiolita.
0:04:08 Al día siguiente Enrique fue a saludarla y apenas pudo reconocerla.
0:04:13 Margo, que había sido hermosa, se había convertido en una dama enorme.
0:04:19 Por entonces tenía 52 años, nuestro cronista la describió.
0:04:25 Estaba terriblemente gorda, dice nuestro cronista.
0:04:29 Había puertas por las que no pasaba.
0:04:33 Llevaba el cabello rubio pero era falso, porque hacía tiempo que estaba calva.
0:04:39 Para su peluca usaba el pelo de algunos sirvientes,
0:04:43 de pelo rubio que cada tanto eran esquilados.
0:04:47 Enrique la saludó con cortesía, conversó con ella unas horas,
0:04:52 y se retiró asombrado, con la tristeza de no haber encontrado la persona que había conocido.
0:05:00 Al día siguiente Margo salió a pasear por París, aclamada por el pueblo,
0:05:05 pero su nuevo aspecto sorprendió a todos, las personas mayores se lamentaban,
0:05:09 y los jóvenes que tantas historias galantes habían oído de Margo,
0:05:14 que era la más loca de gasinero, miraban con extrañezas aquella señora.
0:05:20 En agosto de 1605 Margo abandonó el palacio de la bien asignado
0:05:25 y se instaló en otro más discreto.
0:05:30 Y vio que no tenía ningún asunto amoroso,
0:05:34 y pensó que su prestigio ha resultado lesionado.
0:05:39 Entonces volvieron a aparecer los amantes.
0:05:42 Empezó a andar con un muchacho de 20 años llamado a Saint Julien,
0:05:46 y cuentan que se quedaban juntos durante 7 o 8 días enteros sin dejarse ver.
0:05:51 Margo adoraba a Saint Julien, pero sucedió algo tremendo,
0:05:57 que hizo que se volviera a hablar de los escándalos amorosos que le habían hecho famosas.
0:06:03 Parece que otro muchacho llamado Bergó de 18 años también deseaba a Margo.
0:06:10 Y un día de abril de 1606 mientras Margo regresaba de Misa en su carroza al lado de Saint Julien,
0:06:18 Bergó saltó al estribo y lo liquidó a Saint Julien de una puñalada.
0:06:24 Bueno, Margo le pidió a Enrique IV que ajusticiara al asesino,
0:06:30 el rey le concedió ese deseo.
0:06:33 Dos días después instaló un cadazzo para matar a Bergó en el lugar de su crimen,
0:06:38 y dice la crónica que Margo quiso ver la ejecución,
0:06:41 pero estaba tan nerviosa que se desmayó y no pudo presenciar la muerte de aquel señor.
0:06:47 Era una justicia con la que muchos sueñan.
0:06:52 Unos días más tarde se mudó otra vez, a otro lugar todavía más discreto,
0:06:58 y se dice que aquellas instalaciones le recordaban al amante muerto,
0:07:04 y se instaló a la orilla del río detrás de la abadía de Saint Germain, esta vez sí,
0:07:10 y ahí empezó a organizar unas extraordinarias fiestas.
0:07:14 Vamos, unas fiestas galantes, tanto como para olvidar al difunto.
0:07:19 Y allí se consiguió otro novio, era un cadete llamado Valle Mont.
0:07:26 Una crónica que este amante poseía una fuerza hercúlea,
0:07:32 que obligaba a Margo a pedir clemencia.
0:07:38 Y se le decía clemencia, clemencia.
0:07:41 No puedo más concierto.
0:07:42 Era inculto y muy bestia si todo esto enciende nuestra lujuria.
0:07:48 Si hubiera sido físico nuclear, ya empezábamos.
0:07:53 Así que ella trataba de instruirlo de modo más eficaz.
0:07:59 Sin embargo, él permanecía totalmente sordo ante los avances de la ilustración.
0:08:08 Entonces, un poco apagullada, Margo quiso demostrar a sus amistades
0:08:13 que el amor no la cegaba y que si Valle Mont no brillaba por inteligencia,
0:08:19 no poseía otras cualidades que Margo quiso que se supiera.
0:08:23 Escribió incluso una pequeña comedia cuyo título era
0:08:26 Diálogo de Amor entre Margarita Balua y su bestia de carga.
0:08:34 Margo tenía también miedo de que Valle Mont lo abandonara.
0:08:38 Dice el cronista que ella sabía que cada vez le era más costoso
0:08:43 conseguir amores nuevos.
0:08:45 Entonces, le prohibía su favorito mirar a otras damas, le pegaba,
0:08:50 lo abrumaba con caricia, se mostraba y se hacía abre.
0:08:53 Decía, hacía todo para que se fuera.
0:08:55 Valle Mont se fue.
0:08:58 Bestia, pero.
0:09:01 Pero para sumar a suerte se murió inmediatamente después,
0:09:04 fulminado por una tuberculosis.
0:09:07 Esto para que aprendan.
0:09:10 Margo tenía entonces 58 años.
0:09:13 No volvería a amar, pero dice la crónica.
0:09:16 Margo continuaba contemplando a los jóvenes con ojos canallas.
0:09:21 Se paseaba con vestidos muy escotados
0:09:25 que dejaban entre ver maravillas al borde de la extinción.
0:09:29 No sé si es un piro.
0:09:34 La extinción por lo terminal, dice el tero.
0:09:38 Se le hizo un cantor que se llamaba Villar y se hicieron amantes.
0:09:43 Como Margo tenía miedo que otras lo sedujeran,
0:09:48 hizo que Villar se transformara en un personaje ridículo
0:09:52 y lo hacía vestir mal, lo vestía a la moda de tiempos del rey Enrique III,
0:09:58 que era su hermano, Enrique Valuá, que andaba,
0:10:02 si señor también un poco ridículo quizá.
0:10:05 Dice aquí, se vestía con calzas cortas, medias largas,
0:10:09 los gorros con plumas, parece que habían pasado de moda para nosotros.
0:10:13 Tal o mismo.
0:10:16 Margo apenas lo dejaba sol, ¿no?
0:10:19 Le pedía que realizara hazañas eróticas
0:10:22 que lo dejaban agotado por tres días. Mara política.
0:10:25 Pero un día de primavera de 1615 Margo se sintió mal y se acostó sola.
0:10:31 Había tomado frío y temblaba de fiebre.
0:10:36 Su confesor le advirtió que estaba perdida,
0:10:40 entonces hizo su amara Villar, lo besó con Ternura y murió.
0:10:45 Ahí termina la historia de Margo de Valuá,
0:10:48 que fue la reina de Francia, hija de rey, pero no madre de rey.
0:10:55 Hija de Enrique II y Catalina de Medici,
0:10:58 y hermana de Reyes, hermana de Carlos IX, de Francisco II,
0:11:03 de Enrique III.
0:11:05 Y mujer de Reyes, reina de Francia, mujer de Enrique IV.
0:11:10 Pero no rey, pero no madre.
0:11:15 Tenía a ella con su madre, con Catalina de Medici,
0:11:20 con una estupenda relación,
0:11:25 hasta que murió Catalina,
0:11:30 y aparte de la estrella Catalina se iba a pagar para siempre
0:11:33 con el advenimiento de Enrique I, el primer borbón,
0:11:36 que ya se tocó a Valuá, salieron de la historia.
0:11:40 Bueno, ¿a quién quiere dedicar esta historia?
0:11:44 Estás pensando, Alejandro, que Margarita se merece una dedicatoria,
0:11:49 porque ya que no le tocó suerte gobernar, como a Elizabeth I,
0:11:52 en Inglaterra, que por lo menos se distrajo de la nomas de hernería gobernando.
0:11:56 Con la conciencia de su propia madre, que fue regente,
0:11:59 y después en la sombra manejó a todos sus hijos.
0:12:02 También por la buena relación con Enrique IV,
0:12:04 digo la que pudo, después de hartarse el marco de Moniz,
0:12:06 escribían cartas y eso no está mal.
0:12:08 Pensando además que Margarita es esa flor
0:12:10 que uno desoja esperando alguna respuesta
0:12:13 como las papadas que hace uno cuando se enamora,
0:12:15 y que es un hombre bien puesto como la Margarita del día que me quieras,
0:12:18 aquella que el regardel le dice, soy hijo de una gran familia,
0:12:21 no, soy hijo de una gran fortuna, y eso no está mal.
0:12:24 O Greta y el amnesty de Ralf, de la Margarita de la Roca,
0:12:27 que creo que es de Júbar, si no me equivoco,
0:12:29 y que tan bella cosa no está en su...
0:12:31 ¿Una traducción tan bella que es Ojo del Día?
0:12:33 Sí, señor, ojo del día efectivamente.
0:12:35 Y un poquitito amargarí de ursenar, que no era bonita,
0:12:37 pero que había escrito alguna cosa simpática y decente.
0:12:40 Y en general, aquella mujer que habiendo sido grandes amantes,
0:12:43 tiene la prudencia de no tener un amante,
0:12:46 no al tiempo, no más joven, que eso está muy bien,
0:12:48 sino cuando consiguen un amante mucho más joven,
0:12:51 se encargan de que no sea demasiado estúpido,
0:12:53 para no por ese riesgo de que una mañana se despierten
0:12:55 en medio de la distracción de la dueble bella,
0:12:57 y al amanecerle, le digan,
0:12:59 Bonjour, mamá.
0:13:01 ¡Jajaja!
0:13:07 Bonjour, mamá, se llama la canción que va a cantar ahora mismo,
0:13:11 y ha venido en la discoteca en tres segundos.
0:13:14 Sí, el mundo rivero, era.
0:13:16 ¡Cubierta con rosas de octubre!
0:13:47 Tal como la de marcha, por un caminito de nube, la veo siempre llegar.
0:14:07 Con veta los blancos de tules, el cielo se cubre y el cielo es mamá.
0:14:20 Con lluv mamá.
0:14:30 De nuevo como hace esto, concioso por contar de hoy las cosas de papá.
0:14:51 Ayer nomás plantó una rosa y un clave.
0:15:02 Y un humo tan particular, que eras tú junto a él.
0:15:12 Después, a la sombra del viejo laurel, se durmió repasando el mano al que escribiras con él.
0:15:38 Y el humo de mamá es la fuera de hoy.
0:15:50 Y la siguiente es de papá.
0:15:55 Maniar te da to.
0:16:01 Maniar te da to.
0:16:11 Con lluv mamá.
0:16:25 Era el mundo rivero, la venganza será terrible.
0:16:29 Bon sur mamá.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown