Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

19 de Noviembre de 2008

Napoleón en Suez

Transcripción automática

0:00:00 Hablaremos hoy en Apolión en Suez, en Suez, ahí donde el canal.
0:00:09 Hemos hablado hace pocos días de la Revelión de los Cagirotas en Egipto.
0:00:13 Recuerda, vino Napoleón haciéndose el islámico, medio lo aceptaron,
0:00:21 pero después, con la llegada de muchos franceses, pusieron unos bailongos,
0:00:28 inauguraron un tibolí ahí, y los islámicos se enojaron
0:00:33 hasta que finalmente apareció una rebelión que fue sofocada de modo sangriento.
0:00:38 Después de eso, buena parte partió, sería mejor todavía, a Suez.
0:00:43 Napoleón tenía por entonces 29 años, y el directorio de quien hablamos a Sercreu
0:00:49 le había confiado una misión precisa.
0:00:52 Y si usted dice, apoder a ese Egipto, echa los ingleses de todas partes,
0:00:57 y sobre todo, corte el ismo de Suez, para asegurar la exclusiva posesión del mar rojo a Francia.
0:01:05 Es decir, habrá un canal. Hacer este corte suponía perforar una lengua de tierra desértica de 160 kilómetros,
0:01:16 que es la que separa el mar rojo del Mediterráneo.
0:01:20 Ahí empieza el mar rojo, empieza en Suez, mejor dicho, a la salida del ismo,
0:01:29 y termina, me parece a mí, el estrecho de Bob Elmandeb.
0:01:37 Bueno, habrá un canal, le dije.
0:01:41 Los dos mares ya habían sido unidos en diversas ocasiones a lo largo de la historia.
0:01:48 Los primeros en hacerlo fueron los faragones de Egipto.
0:01:51 No es que habían cortado el ismo de Suez, sino que lo hacían,
0:01:58 si pasaban navegando del Mediterráneo al rojo, navegando el nilo,
0:02:03 pasando el delta, bastante pasando, había un canal.
0:02:09 Y si usted venía desde el delta, doblaba a la izquierda,
0:02:14 es decir, la margen derecha del río, sería.
0:02:18 Y llegaba hasta el mar rojo, un canal.
0:02:23 He hecho quizás por el mismísimo Rancés II, un amigo de este programa,
0:02:28 aucímare septénere, ese es el nombre secreto de Rancés.
0:02:33 Pero no era un canal muy grande, era un canalcito chiquito que salía del río,
0:02:37 llegaba hasta el mar rojo, permitía la navegación a los sumas de algunas canobas,
0:02:42 pero servía para transportarme al canciller con más rapidez que con camello.
0:02:46 El canal se tapaba cada rato, así que había que andar dragándolo y punteándolo a cada rato.
0:02:54 Por ahí lo abandonaba, y al final se perdió la huella de ese canal,
0:02:58 ya todavía en los tiempos antiguos.
0:03:01 Muchos seguían el trazado del canal, pero a pie.
0:03:06 Ya tapado completamente.
0:03:09 Los persas también cuando llegaron a Egipto hicieron un intento de abrir ese canal,
0:03:13 pero era muy finito, mucho más largo que el de Suez, pero muy finito.
0:03:19 Los musulmanes también hicieron un intento, y los romanos,
0:03:23 que llegaron a perforar lo llamaban el río de Trajano,
0:03:27 y los musulmanes, el canal del Príncipe de los Fieles.
0:03:32 El caso es que, aún sin canal, la ruta se transitaba por el desierto de Suez.
0:03:38 Llegaban las mercancías al Cairo, y desde allí, al Homo del Camello, hasta el Mar Rojo.
0:03:43 A fin de 1798, un apoleón ordenó que sus tropas marcharan hacia Suez
0:03:49 para iniciar las investigaciones para hacer un nuevo canal.
0:03:53 El general Bonn se adueñó de Suez sin disparar un solo tiro,
0:03:58 y el que se llama es que en aquel entonces era un pueblo mar a muerte,
0:04:03 había apenas 30 casas, no había agua potable, los muestres estaban inutilizados.
0:04:09 El general Bonn levantó un campamento y le escribió a Napoleón,
0:04:14 pidiéndole víveres.
0:04:16 Y Napoleón viajó junto con algunos sabios, entre los que figuraba Jacques Marie Leper,
0:04:22 que era ingeniero de puentes y caminos.
0:04:25 El viaje desde el Cairo a Suez fue difícil,
0:04:30 parece que una noche debieron detenarse en una llanura ventosa, que tenía un solo árbol.
0:04:36 Y hacía mucho frío, y les agarró a toda la tentación de cortar el árbol para hacer fuego.
0:04:44 Dicen que el árbol está lindo, para hacer una piola hoguera,
0:04:49 pero tuvieron una especie de culpa ecológica.
0:04:54 Inducidos por los guías que hablaban de maldiciones y anatemas para quienes destruyeran aquel árbol,
0:05:01 resolvieron no prenderle fuego.
0:05:04 Pero Napoleón mandó levantar su carpa debajo del árbol, para que nadie lo tocara,
0:05:09 por si acaso alguno se le ocurría.
0:05:11 Entonces para calentarse quemaron animales muertos,
0:05:15 pero había una olora podrido tan grande que al final tuvieron que irse.
0:05:19 Llegaron a Suez y empezaron los trabajos de investigación.
0:05:22 El equipo del ingeniero Le Per inició la medición del lismo,
0:05:29 y aparecieron algunas complicaciones.
0:05:33 Los instrumentos topográficos se les habían perdido en un naufragio seis meses antes.
0:05:39 Otros se los habían afanado durante la rebelión de los caerotas.
0:05:43 Había fenómenos ópticos que los estorbaban, serían espequismos, cálculo yo, filtraciones de arena,
0:05:50 y por ahí aparecían los beduinos, mientras los tipos estaban midiendo y tenían que salir rajando todo.
0:05:56 El caso es que las terminaron malo bien en 1779, no puede ser,
0:06:05 porque implicaría terminarlas antes de haberlas comenzar.
0:06:14 Le Per publicó sus anotaciones,
0:06:17 y decía a este hombre que el establecimiento de un paso entre el Mar Rojo y el Mediterráneo era posible,
0:06:23 pero presentaba alguna dificultad.
0:06:26 Este hombre había calculado que el Mar Rojo era unos 10 metros más alto que el Mediterráneo,
0:06:32 por lo cual debía pensarse en un complicado sistema de exclusas.
0:06:37 Las exclusas, saben ustedes, son como diques,
0:06:40 en donde explicación de cómo funcionan exclusas.
0:06:44 Viene el barco del mar que está más abajo, ponen.
0:06:48 Entonces le cierran por delante y por detrás,
0:06:52 una puerta de acero, y el barco queda como una caja.
0:06:56 Una vez que se produce la caja,
0:06:59 levantan las cruzas que están delante del mar,
0:07:02 y entra agua procedente del mar que está más alto,
0:07:08 y con el agua sube el barco hasta ponerse al nivel de las aguas más altas.
0:07:13 Claro, el sistema de exclusas.
0:07:16 Lo hacen varias veces, hasta que alcanzan el nivel del otro mar.
0:07:23 El canal de Panamá tiene un complicadísimo sistema de exclusas,
0:07:27 porque además el agua ni siquiera viene siempre del mar más alto que no sé cuál es,
0:07:34 sino que en algún caso viene de un lago complicado.
0:07:41 El directorio del gobierno de Francia tenía la esperanza
0:07:45 de que la obra de Ingeniería no necesitara esas exclusas,
0:07:49 y que, desde luego, exclusas que encarecerían la obra,
0:07:54 dilataban los tiempos, etcétera.
0:07:56 Pero le presentó al informe y Napoleón le creyó,
0:08:00 y el plan fue descartado.
0:08:03 Y Napoleón quedó muy contrariado,
0:08:05 porque uno de los puntos más importantes de su misión no se pudo concretar.
0:08:09 Incluso cuando llegó a emperador,
0:08:11 se lamentaba de no haber podido construir ese canal,
0:08:14 porque él pensaba que podría ser bautizado con su nombre.
0:08:17 Regresó Napoleón a París,
0:08:20 y lo que nunca supo Napoleón,
0:08:22 es que los cálculos de la esperanza estaban mal.
0:08:26 Podía hacerse tranquilamente.
0:08:29 La diferencia no era de 10 metros, sino de 14 centímetros.
0:08:33 He de decir nada.
0:08:36 Después, en 1832 nuestro amigo...
0:08:40 No, 1832 no.
0:08:43 Sí, ah no, está bien.
0:08:45 Nuestro amigo Ferdinand de Lessep llegó a Egipto,
0:08:48 no para construir un canal,
0:08:50 sino para ocupar un puesto de bicecónsul.
0:08:52 Y lo tuvieron unas noches ahí en el azarito de Alejandría,
0:08:55 y para matar el tiempo,
0:08:57 ogeó unos libros entre los que figuraba la publicación del EPER
0:09:01 acerca del delismo.
0:09:03 Y quedó fascinado y comenzó a hacer las investigaciones
0:09:06 acerca del canal,
0:09:08 y vino a enterarse que el nivel de los mares era el mismo,
0:09:11 y que no hacían falta exclusas,
0:09:13 ni diques, ni nada.
0:09:15 22 años más tarde, Lessep presentó un proyecto
0:09:18 que fue aprobado por el edicto...
0:09:21 por el gobierno, era un canal directo de 160 kilómetros,
0:09:25 sin exclusas, entre Suez y Pelucio.
0:09:29 En 10 años lo terminó.
0:09:32 Movilizaron muchísimos campesinos que cavaban con la mano.
0:09:38 La inauguración de aquel canal fue en 1869,
0:09:41 70 años después del episodio de Napoleón.
0:09:44 Y había otro Napoleón en Francia, que era Napoleón III.
0:09:49 Y ahí estaba la emperatriz Eugenia,
0:09:51 la mujer de Napoleón III,
0:09:53 y allí nuestro amigo Lucepe Verdi,
0:09:55 que compuso una ópera para la fiesta de inauguración,
0:09:58 nada menos que Aida.
0:10:00 Aida fue compuesta para la fiesta de inauguración del canal de Suez.
0:10:05 Y así terminó la historia del canal.
0:10:07 Mira usted, ¿no?
0:10:09 En el año 1956, el amigo Gamal Abdel Nasser nacionalizó el canal.
0:10:15 Lessep, en virtud del éxito que tuvo en la construcción de ese canal fácil,
0:10:20 fue llamado para ver si podía hacer otro, el de Panamá, el Dificil,
0:10:25 y no pudo.
0:10:27 El primero o el segundo, quizás que no pudo hacerlo.
0:10:31 Pero esa es otra historia de la del canal de Panamá,
0:10:33 de las que ya hemos hablado y de las que podríamos hablar un día.
0:10:37 Y esta fue la del canal de Suez.
0:10:39 Pudo haber sido realizado antes,
0:10:41 solo que en el ato este se equivocó en los cálculos.
0:10:46 Y me permito un comentario pequeñísimo que tiene que ver
0:10:52 con el canal de Suez, pero también con el amor a primera vista,
0:10:57 con las primeras vistas, con las primeras impresiones.
0:11:01 Esta primera impresión fue engañosa.
0:11:03 Le pareció a Le Parque no se podía, y se podía.
0:11:08 Alguna vez hemos dicho en este programa, hemos señalado,
0:11:15 no una regla, pero sí, algo que sucede con frecuencia en el pensamiento.
0:11:21 Que cuando uno revisa sus cálculos, sus presunciones, sus conjeturas,
0:11:28 especialmente en asuntos tan poco apresencibles como el amor,
0:11:33 y no encuentra error, lo más probable es que el error esté en el primer paso.
0:11:40 Casi siempre los errores de nuestros cálculos están en la primera cuadra,
0:11:48 no después.
0:11:52 Los errores del afecto se cometen enseguida, no después.
0:11:56 Son errores de medición inicial, y no cosas del destino, del tiempo, de la erosión,
0:12:01 son cálculos que estaban mal hechos.
0:12:04 Entonces, cuando uno revisa ese presupuesto inicial,
0:12:08 en el cual está concebida toda una posibilidad o una imposibilidad,
0:12:15 comprende que lo primero que hizo estaba mal,
0:12:21 y sucede que uno es muy superstigioso con lo primero que hizo.
0:12:25 Por ejemplo, una mira lo llama uno por teléfono y lleva en no.
0:12:31 Si me llama por teléfono, algún interés tiene, y sigue razonando, no.
0:12:36 Por ahí es eso lo que está mal.
0:12:38 Partimos de la base en que este fularo es muy inteligente, no.
0:12:43 Por ahí es ahí donde está mal.
0:12:47 Yo digo que esto no tiene un valor epistemológico, ni mucho menos,
0:12:55 pero convido a todos los que hacen cálculos a revisar con mucho cuidado el primero de todo
0:13:00 la suposición inicial que siempre la que está mal,
0:13:04 o es muy frecuentemente la que está mal.
0:13:11 Hay que cuidar a nuestros leperes y con nuestro propio,
0:13:17 tener cuidado a nuestro propio leperismo,
0:13:19 y hacer el primer cálculo mal y después trabajar toda una vida a partir de un cálculo equivocado.
0:13:29 Entonces, a leperle, digamos, se refiere a todos los leperes de nuestras vidas
0:13:33 que nos han hecho creer que el mal rojo está muy por encima de nuestras cabezas,
0:13:37 y no, pero también a todos los Fernando de Les X que han venido a desengañarnos.
0:13:42 El señor del mal rojo es igual que cuando ya es demasiado tarde y ha edificado el chalecito.
0:13:50 ¿De algún modo se emparenta con el funcionamiento del prejuicio y el sentido común también, no?
0:13:57 El sentido común que tanto daño hace, no.
0:14:01 Como decía alguien que ya no está desmodo en estos tiempos, quizá, afortunadamente,
0:14:08 aquel del retorno de los brujos, Berger, ¿y cómo se llama el otro?
0:14:15 Power.
0:14:18 Power, sí.
0:14:20 El sentido común era muy dañino para el pensamiento puro, ¿no?
0:14:29 Para quienes usted mira el sol y dice, no, lo dicho, es una esfera de unos 20 centímetros de diámetro.
0:14:36 Y sobre esa idea se construye todo lo que viene después.
0:14:42 La ballena es un pérdiz, el sentido común.
0:14:46 Dice, Pierre Bourdieu, y creo que lo citamos la otra noche,
0:14:51 y hay este respecto de algunos que me acuerdo,
0:14:54 que por ahí la experiencia diaria,
0:14:59 si uno quiere describir científicamente algo en lo que está inmerso,
0:15:06 por ejemplo, en el caso de la sociología, es mucho más frecuente este caso, ¿no?
0:15:13 Uno quiere describir, que se llama el mundo intelectual en el que vive,
0:15:22 bueno, es que quiere vivir, como está dentro, medio difícil,
0:15:26 que para describirlo se necesita una ruptura,
0:15:30 que necesita un salir de ese mundo,
0:15:34 y no tratar de describirlo desde lo que uno cree que es el conocimiento que tiene de ese medio,
0:15:40 sino salir de él, no describir el mundo de los medios, el mundo radial, como uno,
0:15:47 como un integrante, sino romper como ese científico,
0:15:53 cuando deja atrás toda consideración personal, e incluso moral, etc.
0:16:04 Y sin esa ruptura, por ahí no hay verdadera ciencia.
0:16:07 Si no regodeo, ¿no? Que sucede mucho, ¿no?
0:16:11 De regodiarse de lo que uno pertenece.
0:16:14 Bueno, vamos a escuchar mañana Sarpón Barco,
0:16:18 que es un tango que escuchamos cada vez que hablamos de un canal,
0:16:21 sea el de Suez, sea el de Panamá, o sea el de Corinto.
0:16:26 Lo cantará Carina Biorlegui. Adiós.
0:16:38 Criberas que no cambian, tocamos a la encar.
0:16:46 Si en puertos nos regalan la música del mar,
0:16:52 muchachas de ojos tirices nos vienen a esperar,
0:16:57 y el gusto de la copa parece siempre igual,
0:17:02 tan solo que en tus puertos te alegre el corazón.
0:17:07 Reachuelo donde sangra la voz del bandoneón.
0:17:12 Bailemos a este leco del último compás.
0:17:17 Mañana Sarpón Barco tal vez no vuelva más.
0:17:22 Que bien se baila sobre la tierra firme.
0:17:28 Mañana al alba tendremos que surfar.
0:17:33 Muchachas vamos, no quiero que estés triste.
0:17:38 La noche es larga, no sé por qué lloras.
0:17:43 Y de tu nombre cuando me encuentre en egos
0:17:48 tendré un recuerdo para contarme al mar.
0:17:53 La noche es larga, no quiero que estés triste.
0:17:58 Muchachas vamos, no sé por qué lloras.
0:18:07 Dos meses en un barco mi hijo, mi corazón.
0:18:12 Dos meses añorando la voz del bandoneón.
0:18:18 El tango es puerto amigo donde anclan la ilusión.
0:18:23 Al ritmo de su danza se amaca la emoción.
0:18:28 Me noche con la luna, soniando sobre el mar.
0:18:33 El ritmo de la sola me miente su compás.
0:18:39 Bailemos a este tal o no quiero recordar.
0:18:44 Mañana surfa un barco tal vez no vuelva más.
0:18:49 Que bien se baila sobre la tierra firme.
0:18:55 Mañana al alba tendremos que surfar.
0:19:00 Muchachas vamos, no quiero que estés triste.
0:19:05 La noche es larga, no sé por qué lloras.
0:19:10 Dile tu nombre cuando me encuentre lejos.
0:19:15 Tendré un recuerdo para contarme al mar.
0:19:20 La noche es larga, no quiero que estés triste.
0:19:26 Muchachas vamos, no sé por qué lloras.
0:19:40 La noche es larga, no quiero que estés triste.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown