Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

24 de Marzo de 2016

Algunas cuevas famosas donde sucedieron cosas extrañas

Transcripción automática

0:00:00 Por aquí no hay más mensajes, pero voy a buscar unos que vi en el fondo y enseguida vuelo.
0:00:12 No me dejes solo.
0:00:13 Es solo un momento.
0:00:25 Tengo miedo.
0:00:30 A todo le tengo miedo.
0:00:34 Quizá podría contarles que le tengo mucho miedo a las cuevas, a las grutas, a las cavernas, a los túneles y a los hoyos.
0:00:50 Los lugares donde los pueblos suelen imaginar que ocurren sucesos maravillosos.
0:00:57 Y con frecuencia estas maravillas tienen lugar en sitios más o menos inacpugnables o antiguos o ruinosos y muchas veces en cuevas o cavernas.
0:01:11 Yo citaré ahora sólo para agujentar mi miedo a la soledad algunas cuevas famosas donde se ha dicho que sucedieron cosas extrañas.
0:01:23 Allá en la vieja herin había un lago y en el medio del lago una isla.
0:01:33 Y cuentan que a mediados del siglo V, San Patricio, que en realidad era natural de Escocia, propagó la fe de Cristo.
0:01:43 Muchos eran reacios en Irlanda a esas predicaciones y persistían en el homenaje a las antiguas divinidades.
0:01:52 Y fue necesario un milagro para que aquella gente abrazara las nuevas doctrinas.
0:01:59 Eran mejores tiempos cuando la gente se resistía a creer algo, bueno, se les hacía un milagro y los convencía.
0:02:09 Ahora no basta.
0:02:12 Y gracias a los rezos de Patricio, repentinamente en medio de aquella isla que he citado,
0:02:19 la isla que estaba en medio del lago Derg, se abrió una cueva.
0:02:26 De golpe se abrió una cueva y todos nos convertimos al cristianismo.
0:02:31 Muchos curiosos visitaron aquella cueva y no faltaron los que se metieron cueva adentro en los caminos subterráneos.
0:02:43 Y en una de esas excursiones vinieron a encontrar algo que los espantó.
0:02:51 Encontraron un lugar en donde ardían las llamas de una especie de purgatorio que era en una institución que todavía no se había fundado.
0:03:01 Curioso, estamos hablando del siglo V, no había purgatorio.
0:03:06 Purgatorio es una creación humana.
0:03:09 Bien, en época de San Patricio todavía no la había inaugurado,
0:03:15 pero ya en aquella cueva había algunas amitas que purificaban algunos a los que no les daba la maldad como pa' infierno.
0:03:25 Entonces allí sufrieron hasta merecer el ascenso a la mansión de los bienaventurados.
0:03:34 Y el testimonio de aquellos que visitando la cueva de Derg vieron las llamas y el sufrimiento de aquellos tipos movió a muchos a la conversión lisa y llada.
0:03:46 Oían hablar de aquel purgatorio y se convertían al catolicismo sin más trámites.
0:03:51 Ahora mismo, al escuchar este recuerdo del siglo V, muchas personas que desconocían este milagro acaban de convertirse al budismo.
0:04:06 Otra cueva.
0:04:09 Al lado del célebre templo del oráculo de trofonio en los bosques de Beosia había una cueva.
0:04:17 Estaba hasta la pera de serpientes y los visitantes aplacaban la ferozidad de aquellos retiles arrojándoles tortas de miel para que lo dejaran pasar.
0:04:32 Ya se sabe que el retil al recibir una torta de miel como soborno se hace obsequioso y servil.
0:04:45 Dentro de aquella caverna, además de los reptiles, había una fuente.
0:04:48 Quien bebía de aquella fuente borraba de la memoria los hechos y recuerdos pasados, ni más ni menos que la fuente del olvido.
0:05:00 Timargo refiere lo que vio y escuchó en aquella prueba.
0:05:05 No, cueva.
0:05:07 Pero también prueba, ya que la gente iba a probarse.
0:05:11 Iba a ver si por casualidad se olvidaba de todo o si, por el contrario, lo picaba una serpiente y moría.
0:05:18 En cuyo caso también se olvidaba de todo.
0:05:22 Timargo dice que oyó sonidos melodiosos, voces inarticuladas, torrentes de fuego, abismos profundos, que jumbres de hombres y mujeres, la radio.
0:05:35 Cuenta Timargo que presenció esas cosas sin saber si estaba dormido o despierto, lo he dicho.
0:05:40 Algunos dicen que Timargo había caído en un desmayo, de él que no volvió hasta que lo sacaron de la cueva.
0:05:46 A nadie se le ocurrió pensar que Timargo mentía, que es lo primero que yo supuse.
0:05:53 Pero bueno, algo parecido le pasó al Quijote en la cueva de Montesinos.
0:05:58 Se propuso don Quijote ahí en el corazón mismo de la mancha entrar a la cueva de Montesinos para ver si era cierto lo que se decía, que no sé qué era.
0:06:09 Pero cuando entró cayó en un sueño profundo y se quedó dormido.
0:06:13 En cierto momento, él se tocó, digo para ver si lo que estaba ocurriendo era verdadero o no.
0:06:21 Y lo que veía eran cosas como palacios de muros transparentes, un anciano que era el propio Montesinos,
0:06:30 ollosos, ollosos de don Sejas, ollosos, ollosos de don Sejas.
0:06:36 Escuchó jóvenes llorando y todo esto se lo contó a Sancho.
0:06:49 Y Sancho hizo lo que yo acabo de hacer con el anterior testimoniante.
0:06:55 No le crió nada.
0:06:57 Dijo que don Quijote era víctima de una ilusión o que lo estaba engañando.
0:07:04 En los tiempos de la conquista, los españoles supieron que los indios amaban salamancas algunos lugares y cuevas donde uno podía encontrar maravillas.
0:07:16 Ha escrito un cronista que en las salamancas podían encontrarse espaciosas habitaciones cuyas paredes y techo se enteleaban con el diamante y el oro brunido.
0:07:28 Y así, multitud de jóvenes bellas danzaban al compás de música suavísima.
0:07:38 El caso es que el afortunado que conseguía entrar a una salamanca podía observar a estas hermosas muchachas que, por otra parte, eran custodiadas por serpientes terribles.
0:07:55 Ulricho Schmidl, ya anduvo por aquí. Aquí, ahí donde está sentado ese señor, estuvo alguna vez Ulricho Schmidl.
0:08:06 Y buscó esas cuevas pobladas de mujeres bellas, pero no encontró nada. Schmidl buscaba mujeres bellas por toda América.
0:08:16 Y empezó a tener suerte más o menos por acá.
0:08:23 Y tuvo más suerte más al norte cuando encontró a las guaranillas, que según él mismo cuenta,
0:08:34 él parece que tenía la sensación de que había venido a América a hacer una crónica de cuáles eran las mejores y más bellas mujeres.
0:08:42 Dijo que las guaranillas.
0:08:46 El caso es que decía Schmidl que en la salamanca algunos hombres conseguían el secreto de la riqueza.
0:08:59 Y yo voy a contar algo que pasó aquí, cerca de aquí, en la frontera de la República Oriental y el Brasil.
0:09:11 A mediados del siglo XIX había un general llamado Bentos Manuel Ribeiro, que siempre tenía suerte.
0:09:19 Ya sea en los lances que hacían peligrar su vida o en las empresas que comenzaba, en fin.
0:09:27 Y la gente atribuía esta buena estrella de Ribeiro a las visitas que hacía una salamanca,
0:09:33 que parece que había en uno de los cerros del Yarao, ahí al norte del río Cuarein, cerca de la frontera.
0:09:41 No había en esa cueva rarezas geográficas, simplemente había un aire.
0:09:48 Un aire que impregnaba de buena suerte a quienes conseguían ingresar allí.
0:09:54 Ribeiro se había apropiado de la cueva y había puesto una guardia armada para que nadie más entrara
0:10:02 y le gastara la suerte que la inhalación de aquel aire proporcionaba.
0:10:08 Tenía miedo que le respiraban, que le respirara a otro la suerte que le había tocado.
0:10:15 Mezquino Ribeiro.
0:10:21 Todos hemos habido hablar de la cueva de Macpheila, que es también quizá la más célebre de todas.
0:10:32 Es una cueva donde fueron enterrados a Danieva. Fueron la primera pareja enterrada allí.
0:10:44 Parece que Abran fue a buscar un becerro que escapó y se metió dentro de la cueva.
0:10:52 Y ahí fue Abran a buscar el becerro.
0:10:55 Y cuando entró, vio a Danieva, como si estuvieran durmiendo en medio.
0:11:03 Mientras que las vilas encendidas alrededor de ellos largaban un olor fragante.
0:11:11 Después al propio Abran le tocó estar allí con Sara.
0:11:17 Y después Isaac y Rebeca fueron enterrados allí.
0:11:22 Y después Jacob y Liga.
0:11:26 Después no.
0:11:29 Después empezaron las discusiones.
0:11:31 ¿Dónde queda? ¿Es ésta? ¿No es ésta?
0:11:34 Vio cómo son estas cosas.
0:11:39 En las afueras de Liverpool hablan de la cueva del amor.
0:11:49 Si uno consigue entrar allí en compañía de una dama, es fatal que ella se enamore y usted también.
0:11:58 Se dice que cuanto más se internan los amantes en la cueva, más se enamora.
0:12:05 Y una marca más allá de la cual no hay regreso.
0:12:12 Quedan en un estado tal que la atracción mutua les impide regresar al mundo de todos los días.
0:12:19 En general, sin embargo, ninguna pareja llega muy, muy lejos.
0:12:25 Todas se limitan a adentrarse dos o tres pasos y ahí nomás dan rienda suelta a la lujuria.
0:12:32 Otros dicen que la cueva no es más que un refugio clandestino de amores ilícitos,
0:12:37 que eso lo sirve para esconderse por un rato.
0:12:41 En la puerta hay un letrero que dice,
0:12:47 You got to hide your love away.
0:12:54 Y usted dice, tienes que esconder tu amor.
0:13:25 Everywhere people say, each and every day,
0:13:33 I can see the laugh of me and I hear the same.
0:13:45 Hey, you got to hide your love away.
0:13:53 Hey, you got to hide your love away.
0:14:02 How could I even try?
0:14:08 I can never win.
0:14:13 Hearing them, seeing them,
0:14:18 in the state I am being.
0:14:24 How could she say to me,
0:14:28 Love will find a way.
0:14:33 Around all your clowns,
0:14:37 let me hear you say.
0:14:45 Hey, you got to hide your love away.
0:15:24 Subtítulos por la comunidad de Amara.org

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown