Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

12 de Julio de 2012

Historias de inmortales

Transcripción automática

0:00:00 Continuamos en la venganza, será terrible, estamos en el Multiteatro de la Ciudad de Buenos Aires.
0:00:07 Mañana también estaremos haciendo el programa en vivo aquí y el lunes inauguraremos la venganza.
0:00:13 Matiné a las 20 horas, lo esperamos aquí en el Multiteatro las 8 de la noche y el programa se emitirá luego a la mediano.
0:00:21 Eso es solo los lunes.
0:00:24 Hablaremos de inmortales, ¿no?
0:00:26 De inmortales de toda índole.
0:00:32 En la antigüedad clásica y en los mitos griegos, los inmortales son inmortales con trampa.
0:00:39 Son inmortales que han sido timados por los dioses.
0:00:44 Inmortales cuya inmortalidad depende de una circunstancia que no es permanente.
0:00:50 Tal por ejemplo el caso de Terelao, que tenía entre todos sus pelos,
0:00:55 disculpe, uno de oro, y el tipo iba a permanecer vivo siempre,
0:01:02 siempre que no le cortaran ese pelo, y cual cree que le cortaban.
0:01:06 ¿Ve que es Terelao?
0:01:08 Estaba también aquello alcioneo y porfirión, dos señores, que eran inmortales pero en su tierra.
0:01:18 O aquel novio de Selene que pidió por su inmortalidad,
0:01:23 no me acuerdo ahora cómo se llamaba, y le fue concedida la inmortalidad.
0:01:28 Pero ella se olvidó, qué terrible, se olvidó de pedirle eterna juventud.
0:01:34 Entonces el tipo envejecía y se fue secando y achicando hasta que al final
0:01:41 parecía un arangoste y gritaba que lo matara.
0:01:44 Es el mismo caso de la civila de Cuma, ¿no?
0:01:46 El caso de la civila de Cuma, ¿es qué no era Selene?
0:01:49 Estoy contando el caso de la civila de Cuma, en Mitorpeza.
0:01:54 Ixión se afanó la ambrosía de los dioses.
0:01:58 La ambrosía te hacía inmortal, pero no del todo ni para siempre.
0:02:04 Vídese qué raro.
0:02:05 Claro, porque tenías que seguirla tomando.
0:02:09 Pasaba lo mismo con las manzanas que comean los dioses de Lázgar.
0:02:16 Los hacían eternamente jóvenes e inmortales, pero tenían que seguirla
0:02:21 morfando todos los días.
0:02:23 Se dejaba de comerla a las manzanas chavos.
0:02:28 Entonces es una inmortalidad en cuotas.
0:02:33 En el momento de la pasión de Cristo, mientras el hombre recorre el camino
0:02:41 del monte Calvario, hay un zapatero guartezano que se haya en su tienda
0:02:49 y viene ahí el Cristo, recibe la befa de la multitud.
0:02:55 Está incluso Simón Sireneo que le ayuda por un rato a cargar la cruz.
0:03:03 Llegan a la casa de este niato y el soldado que viene vigilando el asunto le dice
0:03:08 ¿Por qué no le das un poco de agua con unas gotas de vinagre a este?
0:03:12 Y el zapatero guartezano le niega el agua y le dice al lado de ese tomatezano.
0:03:19 Y el hombre de la cruz le dice yo ando porque debo morir
0:03:27 y tú hasta mi vuelta andarás sin morir.
0:03:31 Lo maldice y lo condena a no morir nunca hasta la vuelta del Cristo.
0:03:36 Este hombre es el judío herrano.
0:03:40 Se supone que todavía hoy anda este hombre sin morirse
0:03:46 y se interpreta también esto como una duda filosófica.
0:03:52 A ver hasta qué punto nuestras vidas no están movidas únicamente por la certeza
0:03:59 que haremos de morir.
0:04:04 La historia de esta noche es menos noble pero más pintoresca
0:04:09 y contiene novísimas noticias acerca de un viejo amigo de este programa,
0:04:16 el conde Saint Germain,
0:04:20 quien también parecía sobreponerse a la muerte.
0:04:23 Pero bueno, esta vez no en virtud de cumplimiento de una maldición
0:04:27 ni por un don de los dioses,
0:04:30 sino por haber descubierto una ciencia que le permitía perpetuarse.
0:04:38 Textos de distintas índoles
0:04:42 han hablado el conde Saint Germain.
0:04:46 Aparece su nombre en archivos oficiales,
0:04:49 papeles de Estado, informes confidenciales de algunos países de Europa.
0:04:55 Aparece en la literatura,
0:04:59 a veces con su propio nombre.
0:05:03 Oculto bajo la apariencia de un personaje de ficción,
0:05:07 lamentablemente también se han interesado en el conde toda clase de aficionados,
0:05:16 editores de revistas, de misterios, esoteristas, esa clase de gente.
0:05:23 La interacción de estas tres fuentes a saber los papeles,
0:05:27 la literatura y los aficionados
0:05:30 produjeron como resultado panorama biográfico del conde Saint Germain,
0:05:37 bastante inseguro y aburrido.
0:05:42 Las historias del conde Saint Germain son antes que nada aburridas,
0:05:46 siempre igual.
0:05:49 Según se dice, nació hacia adelante y hacia atrás, como veremos.
0:05:56 El 26 de mayo de 1696 era hijo del último soberano de Transilvania,
0:06:01 Ferenc II, se sabe poco de su vida en esos años.
0:06:06 Su padre murió en 1735 y un año después se murió él,
0:06:11 o al menos se produjo su muerte oficial.
0:06:16 Pero como veremos enseguida, lo más interesante le sucedió Saint Germain,
0:06:19 después de muerto, como a mucho.
0:06:22 Estuvo en Escocia en 1745, estudió alquimia en Alemania y en Austria,
0:06:29 y tuvo muchos nombres, como ya hemos dicho.
0:06:32 Marqués de Montferrat, conde de Belamare, caballero Shannon,
0:06:36 caballero Beldon, messier de Sigmund, conde Soltikov.
0:06:42 En el año 1758 se hizo amigo del mariscal Belisle,
0:06:47 que lo presentó a la Pompadour y luego al Rey de Francia en persona.
0:06:52 En ese momento Saint Germain tenía 62 años, pero representaba 30.
0:07:00 Era delgado, le medián estatura, cabellos curos, tipo como cualquiera.
0:07:06 Algunos dicen que tenía crédito ilimitado en todos los bancos del mundo,
0:07:12 y otros sostienen que no utilizaban ni bancos ni banqueros.
0:07:16 En realidad nunca pudo conocerse la verdadera fuente de sus recursos,
0:07:21 pero yo le puedo decir que vendía a precio de oro un elixir que rejuvenecía,
0:07:27 lo vendía entre la nobleza de Francia, por ejemplo,
0:07:33 las marquesitas que empezaban a envejecer, eran sus mejores clientes.
0:07:39 Pero también vendía o decía que era capaz de convertir en diamantes las piedras del Camino.
0:07:48 Y esto lo había convencido al mismísimo Rey, Luke 15.
0:07:52 Muchas veces fue perseguido por la policía, siempre pudo rasgarse,
0:07:57 y en realidad ante la menor dificultad desaparecía misteriosamente.
0:08:04 Siendo amigo de Belisle, que era ministro de guerra,
0:08:08 lo mandaron una mamisión secreta de la que ni siquiera estaba enterado del Rey.
0:08:14 Iban a negociar con el Conde Brunswick a la Asa, en Holanda, una paz sináustria con Alemania.
0:08:23 En una misión audaz lo descubrieron, cuando el Conde iba a ir en Cana,
0:08:31 Saint Germain se escapó a Londres.
0:08:35 Daba la impresión de haber viajado mucho, ostentaba un cierto lujo,
0:08:40 lo rodeaba un grupo de fieles vivientes, nadie fue recibido jamás en su casa,
0:08:45 nunca lo vieron comer ni lastrar.
0:08:49 Decía haber sido enquilino de 40 cuerpos en forma sucesiva.
0:08:54 Con lo que nació en 1665, que por otra parte nunca nació en 1665,
0:09:05 sino en 1696.
0:09:11 No entonces se derrumba.
0:09:16 Bueno, había sido San José, Cristóbal Colón,
0:09:20 Rosa de Becom, Francis Becom, con prolícidad, y el Papa Bonifacio V.
0:09:27 No era el Dalai Lama, de un señor curioso.
0:09:35 No, porque el Dalai Lama siempre es el mismo.
0:09:38 Claro, es un avalukitesvara en persona.
0:09:42 Relataba su amistad con Cleopatra, con Jesucristo, con la reina de Saba,
0:09:48 con Santa Isabel y con Luis XIV.
0:09:52 Veía, por ejemplo, un cuadro y preguntaba en forma casual,
0:09:55 ¿Si quién es este el cuadro?
0:09:58 Y alguien le decía, por cierto, es Jesucristo.
0:10:02 Y él replicaba, vamos, de este hombre no se parece nada,
0:10:06 al Jesús de Nazaret, que yo conocí en las bodas de Cana.
0:10:12 Muy bien, eso.
0:10:14 Bueno, a veces confesaba que un líquido especial lo había mantenido vivo mil años,
0:10:22 y ese era precisamente el líquido que vendía a la gilada.
0:10:26 Era músico y compositor, tocaba el piano, el violín,
0:10:30 cantaba con registro de barito, ¿no?
0:10:32 Si le atribuye un área, bastante mediocre, llamada la pérfida inconstancia.
0:10:37 También pintaba y esculpía.
0:10:40 Era ambidiestro y hasta podía escribir con ambas manos a la vez.
0:10:45 Hablaba sin acento, el inglés, el italiano, el portugués,
0:10:48 el español, el francés, el griego, el latín, el árabe, el hebreo, el chino, el caldeo,
0:10:53 el sirio y el sánscrito.
0:10:56 Leía de corrido la escritura cuneiforme, babilónica, y los jeroglíficos egipcios.
0:11:04 Es raro, no se leían de corrido.
0:11:08 A veces entraba entrance profundo y se quedaba duro como una estaca durante varias horas.
0:11:16 Conoció a cagliostro, pero no simpatizar.
0:11:21 Cierta vez conoció en la Corte de Francia una condesa,
0:11:28 probablemente de Mar, se llamaba, no me acuerdo el nombre.
0:11:32 Y le dijo, usted no me recuerda la condesa.
0:11:36 Y ella le respondió, no, pero creo haber conocido a su señor padre,
0:11:41 todo esto dijo la mina, ¿no?
0:11:43 Hace 50 años dijo la vieja.
0:11:46 No, dijo este hombre, San Germán, mi padre murió hace mucho más tiempo que eso.
0:11:53 En realidad usted me conoció a mí.
0:11:55 Si más no recuerdo, tuve el honor de haceros la corte.
0:12:00 Además creo que en Venezuela le compuse una barcarola que fue muy desohagrado.
0:12:06 Y a la noche la condesa recibió una copia de la partitura de aquella barcarola
0:12:12 con una inscripción que decía por siempre fiel.
0:12:15 Esto lo cuenta la condesa en un libro que se llama Recuerdos de María Antonieta.
0:12:22 Con respecto a María Antonieta, San Germán la conoció 10 años antes de la Revolución Francesa
0:12:29 y la previno acerca de este hecho.
0:12:33 El rey Luis XVI no lo quiso recibir.
0:12:36 Luego se fue a Suecia y se murió otra vez, San Germán.
0:12:41 Un 27 de febrero de 1784, pero no está enterrado en ninguna parte.
0:12:47 La condesa de Ademar dice haber recibido carta del conde unos cinco años después en 1789.
0:12:54 Una carta en donde le dice, mire, se abesina en tiempos tremendos.
0:12:59 Ya nada será como antes.
0:13:01 Le pido por favor que vaya mañana a las 8 de la Iglesia a los recoletos.
0:13:05 Y la condesa fue y se lo encontró ahí al San Germán,
0:13:10 lo más borondo, arrodillado entre las sombras.
0:13:14 Al mirarlo descubrió que tenía el mismo rostro de 1760.
0:13:21 Él le dijo, nos veremos cinco veces con esa,
0:13:26 pero por favor no desee un sector encuentro.
0:13:29 Van a ocurrir en estos días cambios tremendos.
0:13:32 No voy a poder protegerla.
0:13:34 El rey no me ha querido escuchar.
0:13:36 Blah, blah, blah, blah, blah, blah, y volvió a anticiparle la revolución.
0:13:42 Y esta es la dienda que yo mismo dije.
0:13:45 La condesa cuenta en su libro que lo dio cinco veces
0:13:50 y la última vez que fue la secta fue la víspera de la muerte de la condesa.
0:13:55 Esto no lo cuenta la condesa, sin embargo.
0:13:59 Lo cuento yo.
0:14:01 La muerte de la condesa fue el 11 de mayo de 1821.
0:14:05 Todo esto consta en los recuerdos de María Antonieta.
0:14:08 Dice aquí, calculo menos la muerte de la condesa,
0:14:12 ya que los recuerdos de María Antonieta es una obra de la condesa de Alemán.
0:14:18 Pero mucha gente lo vio después, al San Germán.
0:14:22 Fue visto en 1835 por un historiador alemán.
0:14:28 En 1845 lo vieron en la Corte de Luis Felipe
0:14:33 y también hay testimonios de gente que lo vio en el tíbet.
0:14:37 Ahí tiene usted que decía de la islamá.
0:14:41 A fin de siglo XIX.
0:14:43 Y en Roma en 1926.
0:14:48 Hay un detalle intrinquilizador.
0:14:51 Resulta ser que este libro, el Recuerdo de María Antonieta,
0:14:54 supuestamente de la Condesa de Alemán,
0:14:57 no fue escrito nunca, tal cual sospechaba yo,
0:15:00 por la Condesa de Alemán,
0:15:03 sino por un famoso falsificador.
0:15:05 Yo me di cuenta cuando figuraba la muerte de la autora.
0:15:08 Fue escrito por un famoso falsificador,
0:15:13 que era un tipo que falsificaba texto de toda índole.
0:15:17 Entre ellos estos recuerdos de María Antonieta
0:15:21 escrito, supuestamente, por la Condesa de Alemán,
0:15:24 que, digamos, escribió una línea.
0:15:26 Así que cabe desconfiar absolutamente
0:15:29 si es que la desconfianza puede ser absoluta.
0:15:32 Sin embargo, hay más todavía.
0:15:35 Los seguidores de Cencermen siguen editando folletos
0:15:39 y opúsculos que atribuyen la invención del tren
0:15:43 y del barco a vapor.
0:15:45 Dos vagatelas realmente para alguien
0:15:48 que ya se ha habido completar a sañas mucho mayor.
0:15:51 Y más si las hizo después de que se hubiese inventado la máquina de vapor de WhatsApp,
0:15:54 si cualquiera.
0:15:56 Acá el oyente razonable era bien en desconfiar de todos estos datos,
0:16:01 pero no podrá evitar como escrito,
0:16:07 yo alguna vez, un deseo de que todo se ha dado.
0:16:13 Eso me calienta buena parte de las religiones,
0:16:16 pero no se ha dado desde afuera.
0:16:19 Qué más quisiera yo que ser quien se ente.
0:16:22 Si quiere dismortar, sino que se ente.
0:16:24 Esto lo decimos a cada momento.
0:16:26 Nos hemos convertido a varias religiones durante algunos días,
0:16:31 pero después apareció algún hecho de la prosaica realidad
0:16:35 que vino a desengañar.
0:16:37 Es más, alejando que parezca una broma más...
0:16:40 Hemos seguido la pista de algunas promesas extrañas
0:16:44 de contacto con el más allá, con enorme decepción,
0:16:47 sin ningún sarcasmos previamente,
0:16:49 rogando que algo de eso fuera cierto.
0:16:51 Y nunca funcionó.
0:16:53 Nunca funcionó.
0:16:55 No me invitaron a eso.
0:16:57 Hemos dejado pasar a los mormones.
0:16:59 Y todo lo que creyó.
0:17:01 Y ahora, cada vez que toca en el timbre,
0:17:05 me fijo primero.
0:17:08 Si son los mormones, no les abro.
0:17:11 Aunque últimamente casi siempre son los testigos de Ceoval.
0:17:17 Están sacando clientes a los mormones.
0:17:19 O los recolectores de Basu.
0:17:24 Yo voy a decir algo tan inconveniente que recordo.
0:17:26 Dicirle que...
0:17:27 ¿Sabe que hay dos datos curiosos también en medio de esto?
0:17:30 Por siempre fiel, esto que en latín se dice,
0:17:33 es siempre el Fidelis,
0:17:34 es el de la Infantería de Marín,
0:17:36 en varios cuerpos militares,
0:17:37 que juran ser siempre fieles y fieles hasta la muerte.
0:17:40 Es raro para alguien que se pretende inmortal.
0:17:42 La otra cosa que pensaba Alejandro,
0:17:44 es que los inmortales son parecidos a las bestias,
0:17:46 a los animales, porque carecen de la noción del tiempo.
0:17:49 Así decía Borges.
0:17:51 Ser inmortal es Baladín.
0:17:53 Todos los animales los juran.
0:17:55 Claro, aunque no pueden demostrar otra cosa.
0:17:59 Pero además hay muchas formas de inmortalidad
0:18:02 que están marcadas por la sospecha
0:18:04 y que haya algo raro.
0:18:05 No volveremos a Gilgamesh,
0:18:06 que vino tantas veces en este programa,
0:18:08 que envidia a su amigo, no el suyo sino el del enquíduo,
0:18:11 que muere con el toro ese sagrado.
0:18:13 Pero fíjese, los muertos vivos, por ejemplo.
0:18:15 Nadie quiere ser un muerto vivo
0:18:17 por más que esa condición el garantice de la inmortalidad.
0:18:19 Muerto vivo, en su humano, se dice,
0:18:21 no feratu, o sea, no muerto.
0:18:23 Y no feratu nosotros,
0:18:25 que la condición que tienen los vampiros,
0:18:27 que logra la inmortalidad,
0:18:28 no es ser a la ingesta de sangre.
0:18:30 Sí, como Elizabeth Batorri.
0:18:33 Esa es la condición de Batorri,
0:18:35 una honga aparente, sin ninguna duda.
0:18:37 Había otros llamados inmortales,
0:18:39 que eran los soldados persas,
0:18:41 los 10.000 inmortales.
0:18:43 No eran inmortales, sino que se iban suplantando
0:18:45 uno a cada uno que moría.
0:18:47 Esa forma de inmortalidad de los filósofos
0:18:51 y de los que se conforman con vagatellas.
0:18:54 Está también la prueba que citamos antes,
0:18:56 el Dalai Lama, que siempre es el mismo.
0:18:58 Y que puede dudarlo si el bebé
0:19:00 que está encarnado de Dalai anterior
0:19:02 elige los mismos juguetes que el otro tenía.
0:19:04 Así, es fácil.
0:19:06 No trompe que algunos se aficharon que era inmortal,
0:19:09 pero duró 6 horas, nada más que era rasputir.
0:19:12 No se moría ni a padre.
0:19:14 No, lo que hicieron matar unos bollardos,
0:19:19 unos nobles rusos que lo invitaron a beber
0:19:23 y a tocar la guitarra en la casa
0:19:26 y lo envenenaron primero,
0:19:29 le pegaron un tiro después,
0:19:31 lo tiraron a un río helado más tarde
0:19:34 y se murió hasta que a final.
0:19:36 Los asesinos, en determinado momento,
0:19:40 empezaron a creer que el tipo era inmortal.
0:19:43 Y finalmente estaba pensando, Alejandro,
0:19:46 que todos los dones divinos tienen condiciones
0:19:49 como hemos dicho con la civil de Cuba
0:19:51 o la cuestión de la ambrosía
0:19:53 y que finalmente el rey de qué forma de inmortalidad uno conoce.
0:19:56 Por ejemplo, esta relación con la joven,
0:19:58 todos ustedes lo ha dicho más de una vez.
0:20:00 Cuando se dice joven uno tiene la extraña
0:20:02 o se haría de creerse inmortal
0:20:04 frente al peligro, frente a las penas,
0:20:06 frente a todo lo que sucede.
0:20:08 En el momento culmine del amor, tío, yo también.
0:20:10 Ahí está, de eso le quería hablar, justamente.
0:20:12 Sí, qué tal, como le puse.
0:20:14 Perdón, se molesta.
0:20:16 En ese momento es un cariño.
0:20:18 No puede concebir la muerte en ese momento.
0:20:24 Pero duras tampoco.
0:20:26 Bueno, es que justamente los franceses
0:20:28 llaman, éxtasis amoroso, el petit morte,
0:20:31 y esto también te viene de encerrar algún secreto
0:20:34 allá a los franceses con él.
0:20:36 Pero finalmente, tan cierto es esto,
0:20:38 que si uno, incluso siendo inmortal,
0:20:41 como le ha pasado a tantos amantes clásicos,
0:20:43 pierden la gracia de la mujer
0:20:45 que ama no del hombre, que ama no del animal,
0:20:47 que ama, y inmediatamente
0:20:49 lamentarán su condición.
0:20:51 ¿Por qué? ¿Qué me sirve ser inmortal
0:20:53 cuando tú no estás?
0:20:55 Y cuando tú no estás es la canción,
0:20:58 la bella canción que va a cantar para nosotros,
0:21:00 Carlos Jardelo.
0:21:30 Cuando tú no estás,
0:21:32 la flor no perjuva.
0:21:35 Si tú te vas,
0:21:38 me le vuelve la bruma.
0:21:42 Nuestra sorpresa en la fuerte
0:21:44 y las de la gente.
0:21:46 No te vas a dejar de ir,
0:21:48 no te vas a dejar de ir,
0:21:50 no te vas a dejar de ir,
0:21:52 no te vas a dejar de ir,
0:21:58 no te vas a dejar en la fuerte
0:22:00 y las de la gente.
0:22:04 Pierden, le porobis,
0:22:06 sus seducción.
0:22:12 Cuando tú no estás,
0:22:14 mueren mi esperanza.
0:22:20 Si tú te vas,
0:22:22 se va mi luz y acta.
0:22:28 Me la mé,
0:22:30 me la mé,
0:22:32 me to,
0:22:34 o qué cojo
0:22:36 de guardia.
0:22:42 Dado el amor,
0:22:44 guardo tu nueza.
0:22:58 No sé la aurora,
0:23:00 resplande siernes,
0:23:04 que la anamañana
0:23:06 me sorrosa.
0:23:10 Brilla de estrella,
0:23:12 cante la puerta.
0:23:18 Ríe la vida,
0:23:20 un por qué tú estás.
0:23:28 Cuando tú no estás,
0:23:30 la flor no perfuma.
0:23:34 Si tú te vas,
0:23:38 me envuelve la bruma.
0:23:42 Puedes sonzar la puerta
0:23:46 y acta estrella.
0:23:50 Pienes por mi
0:23:54 y sus seducción.
0:24:02 mueren mi esperanza.
0:24:10 se va mi luz y acta.
0:24:18 Me la mé,
0:24:20 me to,
0:24:22 o qué cojo
0:24:24 de guardia.
0:24:28 Dado el dolor,
0:24:32 guardo tu nueza.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown