Comentario #57592

carracho
carracho el 17 de julio de 2013 10:59 en La venganza será terrible del 15/07/2013 dijo:

...Insistamos en que la presencia de lo "apolítico" en cualquier discurso es la presencia de una figura vacía. Sólo se comprende en la medida que niega algo, y que a la vez lo resignifica. Pero en este caso, no lo hace más que basado en un supuesto, en un tópico. Y es el tópico, lo que se supone que es, cuando se habla de un tema "politizándolo", lo que surge y se resignifica, se banaliza y pierde finalmente su sentido original. Hay que desconfiar, con algunas exigencias, de aquellas personas que se declaran "abiertamente apolíticas".....en todo caso, exigirles una breve explicación de lo que entienden por "abiertamente políticas"....allí sí aparecerán los problemas.

Parece que politizar algo es llevarlo a los intereses indivuduales y partidistas, y no entenderlo como un discurso emancipante de un nivel exigente tan ontológico como las metafísicas del ser, cuando no, necesariamente enlazado con estos ámbitos del espítiru.

Lo que deberíamos de exigirnos es que cuando se nos cruce por la mente la palabra "político" al menos hagamos el esfuerzo de no añadirle ni encadenerle una ristra de tópicos visuales que supuestamente lo definen.

Por otra parte, el proceso histórico que vivimos, necesario e inevitable por la dialética de estado colonizadores-colonia, nos lleva a un punto de la definición de lo "político" en la que no caben nociones históricas del pensamiento occidental, del pensamiento etnocéntrico-centroeuropeo- (más que extraído de especulaciónes), del cual evidentemente somos un subproducto, y allí buscamos buena parte de lo que nos define como "lo otro", justamente porque es necesario buscarlo allí.
Y esta definición de lo "político", condicionada por el proceso que vivimos, abre cauces nuevos precisamente porque pone en jaque las viejas arterias conservadoras, al invertir y llevar el capitalismo al pueblo (cosa trasnochada, necesaria, ineludible, llena de matices de los que cabe diferir) lo cual también revierte sobre la condicion y su discurso del sujeto político previamente condicionado por las mismas arterias de las que no sólo circulan mercancías sino pensamientos....

En definitiva, este proceso histórico, pese a las confusiónes que genera, tiene su peso en la posibilidad de revertir la definición de lo "político", y extraer de ese modelo un programa existencial conforme a una ética que lo articule, de sujeto político que queremos ser en nuestro hábitat, teniendo la posibilidad, al menos, de cuestionarlo; lo "político" también es lenguaje y pensamiento.