Comentarios (26)

viyi.v.pelayo
viyi.v.pelayo el 21 de octubre de 2013 21:04 en La venganza será terrible del 18/10/2013 dijo:

Curioso el video de Lanata y Caseros ... Humana la postura de Caseros, pero equivocada en el contexto.
Tiene derecho al dolor radical, pero no a falsear su naturaleza; es raro en un tipo inteligente como él ese error de fundamentación.
Toda la vida hubieron padres que criaron hijos de otros, como parte normal de las conductas humanas.
Creo que no es lo mismo que hijos de padres asesinados, mucho menos de la monstruosa desnaturalización que implica desaparecidos.
Me extraña que Caseros confundiera lo inconfundible, no en el hecho de confundirlo, sino de exponerlo en ese contexto de teatralidad (¿hiperrealista?) cuando no es lo que estaba en tela de juicio.
Cabandié no es un símbolo que se atribuye la cosa.
Cabandié es la cosa misma.
Dijo Lanata que Cabandié afirma haberse bancado la dictadura, cuando entonces tenía en realidad un año de edad y no "la vivió", que es hablar de lo que "no sabe" : ... Cabandié, ES la dictadura.
La dictadura lo convirtió en su prueba y su amenaza, lo tomó, "lo aspiró" del vientre de su madre y lo trasplantó a un abominable laboratorio de destinos : lo anormal, lo innominable es el modo. Y no puede compararse a engaños o abandonos o deslealtades amorosas.
Hay niños siempre en contacto con el cuerpo de sus madres y para siempre privados del cuerpo de sus padres.
Los hay que jamás serán tocados por sus madres, sostenidos por el contacto de sus padres.
Pero los que son como Cabandié, ni siquiera pueden reconstruirlo en la memoria : ¿cómo se hace con un cadáver, cómo incluso con quien borró el contacto inicial e inconsciente, con el terrible, absoluto, permanente y consciente, contacto de lo muerto, de lo fantasmal?
Hasta ahora Lanata me había parecido un hombre enfermo y desesperado, que para salvar su vida vendió lo que cree que vale menos, a un comprador cuyo poder racionaliza "desdramatizándolo", creyendo que a él ( su íntimo él) no lo puede "tocar".
Desde ese lugar, sentí piedad, piedad por lo que el miedo a la miseria humana que puede causar una enfermedad, le permite admitir como defensa a él o a cualquiera.
Pero al escucharlo decir en el video "él no conoció la dictadura, no se la bancó, tenía apenas un año", entendí que estaba vacío, que ya no es el límite jugando con un límite.
Que ha perdido su control, que se desprende de él el patético resabio de dignidad del cinismo venido a menos; nada más.

Sacarías
Sacarías el 21 de octubre de 2013 23:15 en La venganza será terrible del 18/10/2013 dijo:

Me encantó la escena en que el actor que interpreta a Lanata, ayuno de toda afectación, enciende un pucho; entonces, el director, también desafectadamente, lo toma de contraplano. Ahí, en esa cosa tan simple, hay semanas de filmación, como la escena de la ducha en Psicosis.

Lanata, nuestro Capote, pero en versión más jaula de las locas.