Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

17 de Marzo de 2016

María Luisa Gabriela de Saboya y Felipe V de España

Transcripción automática

0:00:00 Muy bien, nos sorprende trabajando. Estamos comiendo el chocolate, les avisó a los ocientes.
0:00:08 Muy bien, continuamos en la venganza Serat de Arribles, estamos hoy en nuestro local Poncito,
0:00:12 aquí en el Gallo de Gorríti 5963 de la ciudad de Buenos Aires, atención, que muy pronto estaremos en paisandú
0:00:19 cuando los días 23 y 24 de marzo en el Teatro Florencio Sanches.
0:00:26 Y las entradas están disponibles en los locales de hábitat y en ningún otro lado.
0:00:31 De ninguna rica sinmitación.
0:00:33 No, bueno, solamente en los locales de hábitat.
0:00:36 Hablaremos esta noche de María Luisa Gabriela de Sabolla y Felipe Quinto de España.
0:00:44 Como sabemos, el rey de España, Carlos II, el hechizado, murió en el año 1700 sin descendencia.
0:00:54 Y así terminó la dinastía de los Áustrias, la de los Afurgos en España, sin ningún inconveniente.
0:01:04 Se detonó una guerra de sucesión que tomó a casi todo el continente.
0:01:11 Es que el rey de Francia, Luis XIV, el más poderoso por esos tiempos, envió a su nieto, Felipe, el Ducat de Anjou,
0:01:19 para que ocupara el trono español.
0:01:22 Y fue así el primer rey Borbón en España.
0:01:27 Y son lo que están ahora los Borbón.
0:01:30 La guerra que se detonó fue entre Francia y España contra Austria, Inglaterra, Holanda y Portugal.
0:01:37 Y ganó Felipe, ayudado por Luis XIV.
0:01:42 Y Merced, al Tratado de Utrecht, fue más tarde reconocido por todos como el rey español y fue Felipe Quinto.
0:01:51 Pero lo que nos interesa ahora es una historia de amor que tuvo consecuencias trágicas.
0:01:57 Allá por el año 1688 había nacido en el reinado de Sicilia y Sardegna, una princesa llamada María Luisa de Sabolla.
0:02:08 En el año 1700, cuando Felipe Quinto fue enviado a España, Luis XIV decidió casar a su nieto con esa muchacha que tenía entonces 12 años.
0:02:19 Dicen las crónicas acerca de María Luisa.
0:02:22 Era caprichosa, antojadiza, impertinente y algo obstinado.
0:02:29 Creo que la conozco.
0:02:31 Pero hermoso.
0:02:34 Su tez era de notable blancura, su talle airoso y sus manos encantadoras.
0:02:43 Su figura agradaba siempre a cualquier hombre de gusto delicado.
0:02:49 Que no soy yo, por cierto.
0:02:52 Parece que la mina estaba muy angustiada por tener que alejarse de su familia.
0:02:58 Había sido destinada, como solía ocurrir en estos casos, a ser rey de algún país desconocido, conocido para ella.
0:03:05 Y de un rey que no había visto jamás.
0:03:08 Desespirada, María Luisa enfrentó a su padre, el Duque de Sabolla, y se negó redondamente a ser esposa de nadie.
0:03:17 El padre le dio dos posibilidades.
0:03:21 O la obediencia o el encierro en un convento sin ver a nadie jamás.
0:03:26 Bueno, María Luisa prefirió a España.
0:03:29 En Gerona, Felipe V, estaba esperando a su nueva esposa.
0:03:35 En lugar de encuentro, había sido determinado en Gerona.
0:03:42 El cortejo siciliano la venía acompañando, ¿no?
0:03:47 Hasta Niza.
0:03:50 ¿Por qué hasta Niza?
0:03:53 Me pongo en esta situación.
0:03:57 Estamos en París.
0:04:01 ¿Y no habría una ruta que conectara directamente?
0:04:05 Francia. París está en el centro, pero muy arriba.
0:04:10 Sí, al norte y más bien.
0:04:12 Niza está en el sur, pero en el extremo este de la costa mediterránea francesa.
0:04:18 Mientras que Gerona está en el extremo, no al este de la costa.
0:04:24 No, pero no de Niza.
0:04:26 Pero está pasando, digamos.
0:04:28 No, no. Escúcheme.
0:04:30 Usted tiene a Niza que está al sur este de Francia.
0:04:35 España está en el centro, pero en el centro, en el centro.
0:04:41 España, naturalmente, tiene su costa mediterránea al oeste de Francia.
0:04:49 Quiere decir que si usted quiere conectar Francia con Gerona,
0:04:52 más bien tiene que ir hacia el oeste que no hacia el este.
0:04:56 Niza está a 30 km de la frontera italiana, ¿no?
0:05:00 De la frontera.
0:05:01 Espanión.
0:05:02 Sí, o catalán.
0:05:03 Quiere decir que agarraron pan de los tomates con luchate.
0:05:07 Bueno, no me importa, díselo.
0:05:10 Querían conocer Gerona.
0:05:12 No, por eso, sí. Querían conocer Gerona, pero no Niza.
0:05:16 ¿Para qué fueron a Niza?
0:05:19 El caso es que la acompañaron con los isilianos hasta Niza.
0:05:29 Lo que pasa es que esta chica no venía de París,
0:05:33 sino que venía de Sicilia, venía del sur de Italia.
0:05:36 Ahora sí.
0:05:37 Entonces sí.
0:05:38 Entonces sí.
0:05:39 Vino con un cortejo italiano,
0:05:42 pordeando la costa.
0:05:44 ¿Y por qué no fue en Barca?
0:05:45 En la costa Tirrena, no sé por qué.
0:05:48 Y hasta Niza.
0:05:50 Después de Niza, el cortejo isiliano se la tomó
0:05:54 y la dejaron a cargo de una dama,
0:05:57 llamada Maria Anna de la Tremual,
0:05:59 como camarera mayor de la Nueva Soberada.
0:06:02 Bueno, despedida de los familiares italianos,
0:06:05 un escándalo, la tipa lloraba,
0:06:08 lo que sea.
0:06:09 A partir de ese momento, María Luisa
0:06:12 juró quejarse ante su prometido en cuanto pudiera hablar.
0:06:16 Describamos un poco a quien la esperaba,
0:06:19 Felipe Quinto en aquel entonces.
0:06:21 Era un muchacho atractivo, de mediana estatura,
0:06:23 rubio, ojos azules, muy serio.
0:06:26 Y hasta ese momento lo habían visto sonreír cuatro veces.
0:06:29 Felipe estaba desesperado por saber cómo era María Luisa
0:06:34 y decidió observarlas en que ella lo reconociera.
0:06:37 Se vistió de campesino, pero le dijeron que de esa forma
0:06:40 no iba a poder acercarse a una regna.
0:06:43 Entonces se disfrazó de paje,
0:06:45 pero le dijeron que no podría mirarla a los ojos.
0:06:48 Y finalmente se disfrazó de primera escolta real
0:06:51 y se adelantó a su propia llegada.
0:06:54 La vio y quedó impresionada.
0:06:58 Incluso la camarera de la Tremual
0:07:03 le facilitó una breve conversación.
0:07:06 Felipe se enamoró de su mujer.
0:07:09 Y María Luisa, que no sabía quién era,
0:07:12 le confesó a su camarera que el joven soldado era muy apuesto.
0:07:16 Finalmente llegó a Jerona María Luisa,
0:07:21 vio que el monarca era precisamente el joven caballero
0:07:24 que había visto antes.
0:07:26 Entonces se olvidó de todo reproche.
0:07:28 Festejaron el casamiento profundo y desastre.
0:07:31 Se pelearon los franceses, con los españoles, con los italianos.
0:07:35 A los franceses no le gustaba la comida española.
0:07:38 Bueno, y el rey Felipe aprovechó el príncipe.
0:07:46 Aprovechó devorado por la impaciencia y el deseo.
0:07:53 En realidad lo único que quería es llevarse a su novia a la posencia.
0:07:59 Ahí terminó la fiesta y listo.
0:08:04 Felipe se despidió cortesmente de los invitados y se fue con María Luisa.
0:08:09 En cuanto cruzó la puerta, Delco Torro, Felipe se bajó los pantalones.
0:08:17 Se empezó a sacarse la ropa.
0:08:19 Y María Luisa comenzó a los gritos.
0:08:22 Ay, ay, que se yo.
0:08:24 Llamó a su camarera y le ordenó que la llevara inmediatamente de vuelta a su patria.
0:08:31 Felipe, desesperado, comenzó entonces a ofrecerme cosas.
0:08:35 María Luisa lo obligó a prometerle, con toda su alemidad,
0:08:39 que no consentieran el futuro que dama alguna leí ese ordenes, ni tratara de humillarla,
0:08:45 y lo más importante que se actuvieran en lo sucesivo, de recibir órdenes de Luis XIV.
0:08:50 Y Felipe aceptó todo rápido.
0:08:54 Aquí la noche la reina consintió, según los historiadores, a unos breve juegos y primeros escarceos.
0:09:02 Pero nada más.
0:09:04 El rey parece que no era muy delicado.
0:09:09 Pero una semana después tuvo lugar la verdadera noche de bodas
0:09:15 y sucedió algo que nadie había sospechado.
0:09:18 A María Luisa le gustó.
0:09:20 Y le gustó hasta el extremo de que su camarera, la madame de la Tremorario, escribió a París e informó lo siguiente.
0:09:28 No hay manera alguna de que el rey abandone la alcova y por su gusto estaría en la cama todo el día con la reina.
0:09:34 María Luisa, por su parte, escribió a una de sus antiguas damas de honor.
0:09:38 Al rey le encanta y le divierte en grado sumo jugar al cucú y al escondite para ser posteriormente más apetecible el encuentro.
0:09:49 Parece que tuvieron un junto 150 jornadas consecutivas sin salir de los aposentos.
0:09:55 Y no, no.
0:09:56 Y parece demasiado.
0:09:57 Y con el cucú me parece casi imposible.
0:09:59 No hay manera de jugar al pipí cucú.
0:10:01 A los seis años de matrimonio y 18 de edad María Luisa quedó embarazada.
0:10:07 La dinastía borbónica estaba asegurada.
0:10:11 Bueno, después nació un segundo hijo.
0:10:17 Pero después del tercer nacimiento María Luisa empezó a tener los primeros síntomas de una extraña enfermedad.
0:10:26 Tenía fiebres constantes, ningún médico acertaba en decir qué es lo que la producía.
0:10:33 Y algunos llegaron a decir que el origen de aquel misterioso mal estaba en el cuero cabelludo.
0:10:39 Entonces la pelaron y la estudiaron durante un largo tiempo su cabeza sin ningún resultado.
0:10:49 Y María Luisa temió que por su aspecto del rey la abandonaría.
0:10:55 Pero bueno, mandó a romper todos los espejos del palacio.
0:10:59 Felipe Quinto, que preocupado por el estado de su esposa, procedió como si nada ocurriera.
0:11:05 El pan tenía en sus encuentros amorosos, bla bla bla.
0:11:10 Y nació un nuevo hijo, Fernando, que fue luego Fernando VI de España.
0:11:17 Cinco meses después María Luisa murió. Tenía 26 años, 1714.
0:11:24 Y Felipe Quinto quedó destrozado.
0:11:27 Un aval llamado Julio Alberoni le presentó a una nueva candidata, hija de los soberanos de Parma,
0:11:33 de un cabello de farnecio. Pero eso es esta historia.
0:11:37 El rey tras la muerte María Luisa fue en lo que sí.
0:11:41 Se negaba a dejarse afeitar, cortar los cabellos, las uñas.
0:11:46 El pelo le sobresalía de la peluca.
0:11:49 La suña de las patas la tenía tan larga que no podía caminar.
0:11:53 Vivía en un estado de ansiedad horrible.
0:11:56 Se mordía los brazos. Se creía muerto.
0:11:59 Preguntaban por qué no lo enterraban o bien afirmaba que no tenía piernas.
0:12:04 Cuando no se creía muerto se creía envenenado o transformado en rana.
0:12:08 Y entonces soltaba unos alaridos horrorosos que de noche despertaban a todos los habitantes del palacio.
0:12:16 Iba deplorablemente vestido.
0:12:20 Un documento de 1720 dice que no se cambió la ropa por un año.
0:12:26 Y de ese día se había trabado a los habitantes,
0:12:29 como mandar abrir las ventanas los días en que helaba y envolverse en mantas durante el verano.
0:12:34 Durante los calores obligaba a mantener todo herméticamente cerrado.
0:12:39 El calor abogaba en el interior de las habitaciones,
0:12:43 pero eso no parecía molestarle, al menos no más que la horrible suciedad que lo rodeaba.
0:12:49 Imaginaba que querían envenenarlo con las camisas que le ponían.
0:12:54 Y no solo accedía a ponerse las que le daba Isabel de Farnesio después de haberla llevado a ella misma.
0:13:01 Quería escaparse del palacio, salía desnudo a los jardines,
0:13:06 pusieron sentinelas en su cuarto que tenían la orden de impedir que saliera.
0:13:13 San Simón lo visitó.
0:13:17 Al hablar arrastraba las palabras y adoptaba una expresión tarnesia que querés perplejo.
0:13:23 Tuve que apelar a toda mi sangre fría para reponerme.
0:13:27 Estaba encorvado y empequeñecido y con la barulla salió.
0:13:32 El 17 de enero de 1724,
0:13:36 Felipe V, abdicó o lo hicieron abdicar, ¿no?
0:13:39 En su hijo Luis I, casado con Luis Isabel de Francia, hija de Felipe de Orleans.
0:13:47 Luis gobernó solamente un año pues se murió de Viruela.
0:13:51 Felipe V, entonces retomó el reino,
0:13:55 aunque en realidad lo manejaba su nueva esposa, Isabel de Farnesio,
0:13:59 y el propio abad al Verón.
0:14:02 Murió en julio de 1746 a los 62 años de una apoplejía.
0:14:09 Y así, allá mucho tiempo que vivía solo en Simón.
0:14:13 Es la historia del pobre Felipe V,
0:14:16 y de la pobre María Luisa de Sabosa,
0:14:21 que era hermosa, enamorada, obstinada, antojadiza, caprichosa e impertinente,
0:14:30 y se murió a los 26 años.
0:14:34 Y eso lo que volvió loco al pobre Felipe.
0:14:38 Acá hemos tenido muchos reyes locos,
0:14:42 porque un loco simple y gratuito no hace mucho daño,
0:14:49 pero cuando el loco es el príncipe, ahí es cuando empiezan los incomodidades.
0:14:56 Hemos ido a la discoteca,
0:14:59 y el discotecario nos dijo que él tenía un cuneado que estaba loco,
0:15:04 pero no es ni príncipe ni reina.
0:15:07 No me importa, pero él dijo que estaba mucho más loco que Felipe V.
0:15:11 Y desde luego, me ofreció una versión de Valada para un Loco,
0:15:18 que es el tango y la canción que se estila en estos casos.
0:15:23 Hemos elegido la versión de José Ángel Treyes,
0:15:28 un creido amigo de este programa.
0:15:31 Valada para un loco dedicado, que fue compuesto,
0:15:35 esto me lo ha confesado a mí el propio Ferrer en su momento,
0:15:38 que Valada para un loco la compuso pensando en Felipe V.
0:15:43 y en la locura que le sobrevino al morir María Luis Aizado.
0:15:47 ¿Y la luna y casado rodando por casado?
0:15:49 Me dijo Alejandro, eso es para engañar al comisario.
0:15:54 ¿Tá bien? Se lo dice así.
0:15:58 Vamos a oír cantar a nuestro José Ángel Treyes.
0:16:38 La luna y casado rodando por casado
0:16:40 y en el barrio de la luna y casado rodando por casado
0:16:43 y en el barrio de la luna y casado rodando por casado
0:16:46 y en el barrio de la luna y casado rodando por casado
0:17:19 rodando por casado rodando por casado
0:17:22 rodando por casado rodando por casado
0:17:25 rodando por casado rodando por casado
0:17:34 que tengo para vos
0:17:38 loco, loco, loco
0:17:43 cuando anochezca en tu porteña soledad
0:17:48 por la ribera de tu sábana pendele
0:17:52 con un poema y un trombo
0:17:55 a desvelarte el corazón
0:17:59 loco, loco, loco
0:18:04 como una coroba tabemete
0:18:07 saltaré sobre el abismo
0:18:11 de tu escote
0:18:13 estás sentí
0:18:15 en lo que si tu corazón
0:18:17 de libertad
0:18:19 ya vas a ver
0:18:22 salgamos a volar
0:18:24 querida mía
0:18:26 subiste a mi ilusión súper espor
0:18:29 íbamos a correr por las cordillas
0:18:32 con una golondrina en el motor
0:18:35 de viejos nos aplauden
0:18:38 viva, viva, los locos que inventaron el amor
0:18:42 y un ángel y un soldado y una niña
0:18:45 nos dan un balsecito bailador
0:18:48 nos sale a saludar la gente linda
0:18:51 y nojo, pero tusos
0:18:54 que se yo
0:18:56 provoco campanarios con la risa y al fin
0:18:59 se miro y canto
0:19:02 a media voz
0:19:07 quererme así
0:19:09 pianta, pianta, pianta
0:19:14 te repate a esta cernula de locos
0:19:18 que hay en mí
0:19:20 conetes la peluca de alondras
0:19:23 y vola
0:19:25 vola conmigo ya
0:19:28 vení, volá, vení
0:19:31 ee, así, pianta, pianta, pianta
0:19:37 háblite los amores
0:19:40 que vamos a intentar
0:19:42 la marca lo cura total
0:19:44 de revivir
0:19:46 hay la pelicola
0:19:48 la la la la la la
0:19:51 viva, viva, viva
0:19:54 loca ella, loco yo
0:19:57 loco, loco, loco
0:20:03 loca ella, loco yo
0:20:13 era José Ángel 13 en la venganza
0:20:15 será terrible, balada para un loco

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown