Encontrá todos los archivos de audio en MP3 del programa de radio La Venganza Será Terrible de Alejandro Dolina

6 de Marzo de 2014

El trágico destino de las mujeres de Pedro de Alvarado

Transcripción automática

0:00:00 Continuamos en la venganza Serata Arriba, estamos en el auditorio de Radio del Plata,
0:00:07 mañana insistiremos aquí en vivo a la media noche, es gratis, hay que venir y listo nada más, no hay ningún trámite para hacer.
0:00:15 Vamos a hablar esta noche del trágico destino de las mujeres de Pedro de Alvarado.
0:00:27 Pedro de Alvarado fue un conquistador, un conquistador cruel.
0:00:33 Llegó a América allá en 1510, más precisamente a Cuba, y de allí partió para unirse a la hueste de Hernán Cortés,
0:00:45 que preparaba, como sabemos, la expedición que destruiría el Imperio de Montesuma.
0:00:52 Por la capacidad militar demostrada, Hernán Cortés confió al Alvarado y a sus hermanos la conquista de Guatemala.
0:01:04 Les dijo, bueno, ya que están, vayan y conquistenme en Guatemala. Alvarado logró rápidamente esa conquista.
0:01:13 Fundó la que se conoció como Ciudad Vieja, que fue la primera capital de Guatemala allá por 1523.
0:01:22 Llegó de Cebuá. Está bien, en este lugar vamos a poner aquí la Ciudad Vieja.
0:01:30 Los indios le decían al Alvarado, Donatiu, que como todos sabemos, quiere decir Hijo del Sol.
0:01:40 Es muy, muy fácil el idioma Naguatl, si es que se habla en Naguatl ahí.
0:01:48 Donatiu quiere decir Hijo del Sol y todo por el estilo.
0:01:52 Parece que, además, le decían Hijo del Sol porque era rubio al Alvarado.
0:01:57 Era muy cruel, como hemos dicho, además de rubio.
0:02:00 Hacía colocar, por ejemplo, a ZTINBI, Irbiendo o Alquitrán, Irbiendo,
0:02:06 en el vientre de sus prisioneros para obligarlos a confesar dónde estaba el oro.
0:02:12 Aunque el prisionero no tuviera nada que ver con el oro, pero eso hacía.
0:02:16 Había convertido en esclavos a más de mil indios, contrariamente a la ley.
0:02:22 Todo esto era para obligarlos a lavar arena de los ríos, siempre en busca de oro,
0:02:28 siendo que no había oro, como si usted lavara arena del Paraná.
0:02:32 Y bueno, tenlaba durante 500 años y no sale...
0:02:35 ...salvo que pegue un reloj de casualidad, no hay oro así.
0:02:39 Bueno, los soldados de él tampoco lo querían mucho.
0:02:43 Él consideraba propiedad personal todos los botines de sus hombres.
0:02:48 Alberto aquí a los graciosos, a los zapatos.
0:02:51 No, se refiere a lo que conseguían por saqueo y por el robo, ¿no?
0:02:56 Esa clase de botín.
0:02:58 Dicen que Alvarado era un excelente orador y tras una serie de denuncias por parte de nobles y prelados,
0:03:06 se vio obligado a regresar a España para enfrentarse a un proceso y lo ganó.
0:03:11 Porque demostró en aquel juicio que los horrores de los cuales se le acusaban,
0:03:18 o eran falsos, o no eran tan horrorosos, habían sido útiles y necesarios.
0:03:25 En caso de que en España Alvarado conquistó la protección de un personaje muy poderoso,
0:03:31 que era el Duque de Alburquerque.
0:03:33 Además de la protección, consiguió casarse con la sobrina del Duque.
0:03:37 Y atención, porque aquí venimos a lo que nos interesa.
0:03:40 Francisca de la cueva, si llamaba la amena.
0:03:44 No le decían.
0:03:46 No era un apodo como fue.
0:03:49 Mira, ¿sabe cómo le dicen a Esra?
0:03:52 No, se llamaba así Francisca de la cueva.
0:03:55 Luego del casamiento, Alvarado partió solo hacia Guatemala.
0:04:01 Le dijo, ¿cómo quedate acá en España?
0:04:04 Yo voy hasta acá, hasta Guatemala, y vengo.
0:04:08 Y la dejó en España.
0:04:10 La verdad, cuando llegó a Guatemala no cumplió ni por un solo estante con el deber de fidelidad.
0:04:15 El puerto amó a tres damas, una detrás de la otra, o quizá simultáneamente.
0:04:20 Cuando llegó a Ciudad Viejas se entreveró con otras dos, total cinco.
0:04:27 Francisca de la cueva, decir, la esposa abandonada en España, no soportó la soledad y quiso seguir a su esposo.
0:04:34 Se le vino.
0:04:36 A peor idea.
0:04:37 O la peor idea que pudo tener.
0:04:39 Bueno, viajó a América, no le fue bien.
0:04:42 Pero le dio una peste.
0:04:44 Apenas desembarcó en Veracruz.
0:04:46 Desembarcó y dijo, ¿qué puerto es este?
0:04:48 Y fueron sus últimas palabras.
0:04:50 Bueno, Alvarado no sintió mucha pena, porque ya hemos dicho que era malo.
0:04:56 Se casó con una princesia india, hija del rey de Tlaxcala, y le dio un hombre cristiano.
0:05:05 La llamó Luisa, incluso, para mayor comodidad.
0:05:08 Y tuvo con ella dos hijas, que son las que reconoció, se llamaron Leonora y Anica.
0:05:13 Bueno, los hermanos de Alvarado también eligieron esposas indias, se proveyeron de una enorme cantidad de concubinas.
0:05:21 Cuentan las crónicas que en 20 años la familia Alvarado dio al mundo 800 hijos.
0:05:29 Son muchos realmente.
0:05:32 En el curso de otro proceso que Pedro tuvo en su contra por sus excesos,
0:05:37 utilizó esas cifras como dato a su favor.
0:05:40 No se sabe bien a favor de qué.
0:05:42 ¿Qué clase de inocencia puede alegar uno, ante un crimen de lo que se le ha acusado?
0:05:49 Uno digo que venga a demostrarse cómo que ha tenido 800 hijos.
0:05:53 Repuesta.
0:05:55 Él no haber tenido tiempo para actividades criminales.
0:06:00 Bueno, no pude haber sido, señor juez, tengo 800 hijos.
0:06:05 Bueno, es verdad, digo, que el tipo había dado centenares de súbditos fieles en un mundo de traidores.
0:06:13 Dijo también que esa era la hora de un conquistador, es decir, dar hijos fieles.
0:06:18 La indiesita Luisa tampoco tuvo suerte, con Alvarado murió de fatiga.
0:06:23 Durante una trágica aventura en el Perú, Alvarado había ido al Perú a luchar contra Pizarro.
0:06:29 Murieron 3.000 personas durante la travesía por los anes.
0:06:33 3.000 personas.
0:06:36 Bueno, otra vez viudo, Pedro de Alvarado volvió a Ciudad Vieja antes de partir para España y se casó otra vez.
0:06:44 Y se casó con la hermana menor de su primera mujer.
0:06:48 Es decir, se casó con la cuñada, con la hermana de aquella que le decían de la cueva.
0:06:54 No le decían, se llamaban Francisco de la Cueva, ésta era la hermana.
0:06:59 Cacerse uno con la cuñada, ese pantoso.
0:07:03 Bueno, se llamaba Beatriz de la Mesma.
0:07:06 De la cueva, sí, el mismo apellido.
0:07:09 Y bueno, era el año 1539.
0:07:14 Alvarado todavía tenía ganas de aventurarse.
0:07:19 Y se había de hacer una empresa, había de conquistar las islas Molucas, de las que había habido a hablar, pero no se había ni donde queraba.
0:07:26 Partió hacia México y le paso y se buscaba las 7 ciudades de Sívola, que me parece que andan por ahí.
0:07:39 Alvarado aceptó, pero un estúpido accidente no le permitió seguir con la expedición.
0:07:45 Parece que un caballo le encajó una patada en la cabeza y lo mató.
0:07:48 Qué rápido que terminó la historia.
0:07:51 No, no terminó porque todavía falta lo peor.
0:07:54 4 de julio 1541, Beatriz de la Cueva había quedado viuda y empezó a gritar con desesperación.
0:08:00 ¡Eh! Veo cómo era.
0:08:04 Gritaba peor que esto, ¿no?
0:08:07 Hizo pintar de negro su paladar, y me dijeron que era un caballo.
0:08:13 Gritaba peor que esto, ¿no?
0:08:16 Hizo pintar de negro su palacio, ordenó que todos los cortesanos enlutaran de por vida.
0:08:23 Tenía un primo que se llamaba Francisco de la Cueva,
0:08:29 y obtuvo el nombramiento, por medio de ese primo, la mina,
0:08:34 como gobernadora y capitana general de Guatemala. Toma.
0:08:37 Pero igual firmaba la sinventura, porque ella se pasaba gritando que no tenía suerte.
0:08:43 Mira lo que le había pasado al marido, ¿cómo va a firmar la sinventura?
0:08:48 Firmaba los decretos la sinventura.
0:08:51 Como si usted firmara los pagaré, es loco.
0:08:56 Es loco de la trompeta.
0:08:59 Bueno, el caso es que Beatriz todo el tiempo se pasaba gritando,
0:09:05 menos cuando se encontraba con su amante, que sabe quién era el primo,
0:09:10 este Francisco de la Merma.
0:09:13 Así que los cura de ciudad vieja estaban muy escandalizados.
0:09:18 Primero porque todas las mañanas Beatriz vio de Alvarado,
0:09:23 y yo ahí se quejaba a Cristo por la muerte de su marido,
0:09:27 que como se ha dicho había ligado una pata en la cabeza.
0:09:30 Y a la tarde, Sicta se encontraba con el primo, que era su amante.
0:09:34 Así que los cura no sabían se escandalizarse.
0:09:37 ¿Por cómo le reclamaba a Cristo?
0:09:40 O por cómo le surtía amores a su primo.
0:09:47 Y dijeron los cura,
0:09:50 si siguen ofendiendo a Dios de esta manera va a ocurrir una tragedia.
0:09:54 Y parece mentira, era gana de convertirse.
0:09:57 ¿Por qué ocurrió?
0:09:58 La tragedia ocurrió.
0:09:59 Vino el famoso terremoto del volcán del agua,
0:10:06 que se resquebrajó todo.
0:10:12 La ciudad fue sepultada por agua, por barro y por fuego.
0:10:17 Y Beatriz de la cueva murió.
0:10:22 Los sobrevivientes, mientras estaban con el barro hasta acá, gritaban,
0:10:25 esto es culpa de las inventuras.
0:10:30 La única que se salvó fue una de las hijas de ella,
0:10:33 que estaba en la bañadera.
0:10:35 Y la bañadera sirve para sobrevivir en caso de la clase de accidentes.
0:10:44 Que hace una recomendación para los oyentes,
0:10:46 cuando ven que hay un terremoto.
0:10:48 Agua, lo barro, balladera.
0:10:50 Y la balladera es flotosa sobre los escombros.
0:10:54 Y esta chica sobrevió Leonora.
0:10:59 Y se fue a España, y llegaba toda la guita que tenía en Lucos y en Placer.
0:11:05 Y la moral es que conviene meterse en una bañera y no salir de allí,
0:11:12 porque es un lugar muy seguro ante cualquier desastre.
0:11:17 De todos modos,
0:11:21 yo creo que acá hay algo que decir.
0:11:26 Los dioses se enojan cuando una se comporta de esta manera.
0:11:31 Y la otra cosa que hay que decir es que la ciudad de Guatemala tuvo varios traslados.
0:11:36 Porque vino primero ese terremoto,
0:11:41 la ciudad quedó completamente destruida,
0:11:43 y empezaron a reconstruir un calchito más para acá,
0:11:46 más al norte, diría yo, un poquito más al norte.
0:11:51 Una ciudad que después empezó a llamar
0:11:56 ciudad de los caballeros de Santiago.
0:12:01 ¿Es la nombra?
0:12:02 Ciudad de los caballeros de Santiago de Guatemala.
0:12:05 Hasta que hubo otro terremoto también,
0:12:08 y ordenaron el traslado de la capital de Guatemala.
0:12:16 Esta vez bastante más al norte.
0:12:18 Y ahí se mandaron otra ciudad.
0:12:23 Y se dieron, vamos a hacer otra acá.
0:12:26 ¿Qué es la actual ciudad de Guatemala?
0:12:29 ¿Este es Guzigalpa o es otro?
0:12:31 No, esa es la capital de Honduras.
0:12:33 No, Guatemala es el más Guatemala.
0:12:35 Así que, sosteba a Guatemala,
0:12:38 dígale al tipo al coletivero.
0:12:42 ¿A la nueva?
0:12:44 ¿La vieja de los caballeros de Santiago o Guatemala?
0:12:50 Yo no soy alivino.
0:12:53 Los coletiveros de Guatemala te dicen que te atienden muy mal ahora.
0:12:56 Sí, si tienen tres destinos distintos.
0:12:59 Entonces vos le dices no, señor, a la nueva,
0:13:02 a la actual capital de la...
0:13:05 ¿Y lo llevan los tipos?
0:13:06 No, no lo llevan.
0:13:07 Ah, este no va.
0:13:09 No sé para qué hace todo ese...
0:13:11 Pero yo quiero decir que esto tiene una...
0:13:14 enseñar y que es un poco supersticioso,
0:13:17 pero creer que los pecados de Alvarado...
0:13:19 Anote, pecados de Alvarado.
0:13:22 Sí, estoy anotando.
0:13:23 Pecados de Alvarado.
0:13:24 Muy malo con la gente.
0:13:27 La Drongo, uno.
0:13:29 Lujuria de Alvarado pisó el cuerpo de Veracruz
0:13:34 y ya tenía tres amantes, señor.
0:13:36 Ahí ya Dios se volvió loco.
0:13:38 Se volvió loco.
0:13:39 La otra, que también se asamante del primo.
0:13:43 Ese fue el vaso que colmó la gota.
0:13:46 La gota que rebolseó el vaso.
0:13:48 Bueno, todo eso, la maldad provoca terremotos.
0:13:53 No, bueno, no, no, no hay una relación de causa de terremotos.
0:13:57 Está demostrado porque no hay...
0:13:58 ¿Por qué ocurren los terremotos?
0:14:00 Porque son impredecibles.
0:14:01 Las placas tectónicas.
0:14:02 Porque la ciencia no puede decir probablemente terremotos.
0:14:06 Bueno, pero no hay manera tan poco de ser de ciencia.
0:14:08 No, porque es la maldad de los hombres que provoca terremotos.
0:14:12 Está demostrado.
0:14:13 No, no está demostrado.
0:14:14 Porque es que en un lugar donde hay gente buena no hay terremotos.
0:14:17 ¿Cómo que no hay terremotos en el lugar donde hay gente buena?
0:14:19 No hay terremotos.
0:14:20 ¿Donde hay gente buena?
0:14:22 No lo vi nunca que no.
0:14:24 Bueno, no, no, no, disculpe, me.
0:14:25 O sea, hay terremotos donde hay gente mala, ¿de eso usted?
0:14:27 Solamente.
0:14:29 Porque no se sepa.
0:14:30 Alguna maldad, etcétera.
0:14:32 Todos tenemos alguna maldad, señor.
0:14:34 Y el otro consejo es que no hay que venirse a Guatemala para buscar al marido.
0:14:42 Marido se fue, se fue.
0:14:46 Usted lo dice en tanto marido.
0:14:48 No, no, yo lo digo en tanto comentarista en esta específicosa misora.
0:14:52 Vamos a escuchar un tango que tiene que ver con la Guatemala vieja.
0:14:58 Porque se me imagino que en la Guatemala nueva todos estarán añorando
0:15:03 la vieja y antigua Guatemala y ya sido reemplazada por esta nueva.
0:15:08 ¿Dónde estarán aquellos y hay línea de puntos?
0:15:11 Intrecciones para componer una canción guatemalteca.
0:15:15 ¿Dónde estarán aquellas?
0:15:17 Y en acá.
0:15:18 Todo empieza, sí.
0:15:19 Ponga lo que quieras.
0:15:20 Esquinas, calles.
0:15:21 Sí, árboles, aquellos árboles, punto.
0:15:24 ¿Dónde estarán aquellos?
0:15:26 Carroajes.
0:15:29 Carroajes, muy bien.
0:15:31 Y aquellas...
0:15:33 Golondrillas.
0:15:35 Sí, aquellas golondrillas.
0:15:36 Y ya está, ya lo terminó.
0:15:40 Bueno, vamos a escuchar un tango que es así.
0:15:42 ¿Empieza así?
0:15:43 No, no empieza así, pero es así.
0:15:46 Se llama Barrio Viejo.
0:15:48 Y es tan lindo que aunque sea así, a uno le gusta.
0:15:52 Barrio Viejo canta ahora mismo un tango compuesto en 1929
0:15:57 en ocasión de un viaje a la ciudad de Guatemala seguramente.
0:16:00 Que habrá tenido su autor.
0:16:02 Canta Gardel.
0:16:30 Canta Gardel.
0:17:00 Canta Gardel.
0:18:00 Era Carlos Gardel en la venganza Serata Rible. Barrio Viejo.

Comentarios (0)

No hay comentarios. ¡Podés ser el primero en comentar!


Tenés que Iniciar sesión para comentar.
Podés darle estilo y formato al texto utilizando Markdown