Comentarios (8)

Adolfo
Adolfo el 11 de diciembre de 2008 19:01 en La venganza será terrible del 10/12/2008 dijo:

Para los que dicen que Barton es un boludo, chúpense esa mandarina. Entre el Negro y el Coco se lo ponen muy difícil. Y miren cómo resuelve.
Un muy buen programa y otra genialidad de Barton, comparable a la de los menudos de pollo o a la del brindis.
Saluditos

Gis
Gis el 12 de diciembre de 2008 14:46 en La venganza será terrible del 10/12/2008 dijo:

Jua tampoco me acurdo de la de menudo de pollo......cuenten!

Estuvo muy bien el programa, a mi me parece que por ahi a Barton le falta soltarse porque Dolina lo frena o lo trata mal, pero es la mejor incorporación del programa!

Adolfo
Adolfo el 13 de diciembre de 2008 10:28 en La venganza será terrible del 10/12/2008 dijo:

El chiste de los menudos está en el programa del 28/11/2008, hacia el minuto 40... contado no tiene gracia y al escucharlo otra vez va perdiendo.
El episodio del brindis y los cinco sentidos es increíble. Está en el programa de 07/11/2008, hacia la hora y 21 minutos.
Salud!

Adolfo
Adolfo el 19 de diciembre de 2008 18:13 en La venganza será terrible del 10/12/2008 dijo:

Hola Glaciar.
Me refiero a que en general (y en este programa en particular), la estructura de la dramatización consiste en dos personajes que antagonizan con un tercero: Barton. Guile y el Coco son, casi siempre, el hijo, la esposa, el amigo, de Dolina. Y en el caso del Coco es más flagrante el entusiasmo con que le festeja las bromas al Negro. En eso Gillespie es menos complaciente, pero convengamos que casi siempre Patricio es el contrapeso, el que opina diferente, el que no se da cuenta... el que tiene que ofrecer y satisfacer los requerimientos y caprichos de los otros dos. Es la estructura, es el reparto de papeles y es justo que así sea. Es decir: Barton no me da pena.
Y no me da pena porque cuando se suelta, como en el caso de este programa en el que al fácil y previsible "qué pistolón!" de Sily sale con una genialidad que nadie se esperaba y sigue y sigue, gracias a que Dolina no lo interrumpe, aperece el brillo y el por qué está en el sitio en el que está.
Es mi opinión, y entiendo que por la superficie a más de uno Barton le parezca un boludo. Yo, que he conocido a mucho vivo y a mucho boludo en mi vida, a Patricio ni en pedo lo pongo en la segunda categoría.
Abrazos