16 de Marzo de 2016

La venganza será terrible del 15/03/2016

Auditorio de Radio del Plata, Ciudad de Buenos Aires.

Alejandro Dolina, Patricio Barton

Segmento Inicial

  • ¿Cuánto cuesta un auto descapotable?

Segmento Dispositivo

  • Maria Luisa de Saboya y Felipe V
  • "Balada para un loco" por José Ángel Trelles

Segmento Humorístico

  • "Mamá, tengo pelos en mi ropa íntima": Pelos de animales domésticos
  • Tintorería

Sordo Gancé / Manuel Moreira

  • "Sueño querido"
  • "Chiclete Com Banana" (Gilberto Gil)
  • "La fulana"
  • "La juventud se va"
  • "Parlez-Moi D’Amour"
  • "En estos días" (Silvio Rodríguez)
  • "Mañanita de campo"

Comentarios (5)

Mariano C.
Mariano C. el 16 de marzo de 2016 22:07 en La venganza será terrible del 15/03/2016 dijo:

Concuerdo en que el programa sin tercer integrante está rengo. Y que se extraña el vuelo que se podía alcanzar con Dorio. Mi opinión - tal vez equivocada - es que a Dorio lo echó la gente. Una que en la época de los 90' era bastante mejor, no sólo Dorio, todo el programa. Otra que si hubiera habido gente que odiase a Dorio como la que lo hizo en su regreso, ni nos habríamos enterado. No había internec. Todos sabemos que los mensajes que se mandaban en contra de Dorio en la nueva etapa 2010 al 2015 no los leían al aire. Pero nadie ignoraba las redes sociales. Me acuerdo que en época de Rolón, se leía algún mensaje para criticarlo y tratarlo de obsecuente y ortiva, pero porque sólo era uno entre 1000. Dolina se veía visiblemente molesto por ese tipo de críticas. Pero en el caso del último Dorio, no sólo un enorme número de oyentes lo criticaban, ¡también Dolina!.
Hoy clamo por el tercer integrante. Esto no pasó nunca antes. Es necesario en orden a su dinámica. Un tercero, que generalmente es el que está con Dolina, y Barton queda como el alcahuete frente a los malandras, en el segmento de humor, papel que antes durante 12 años había desempeñado Rolón. Algo así como el juego de Carrizo y el Contra o Riverito y Minguito. Y que a su vez pueda acompañar y estimular a Dolina en sus vuelos eruditos y en su bohemia.
Lo que lo terminó de rematar a Dorio fue su adhesión a un gobierno repudiado por millones. El hecho de Dorio haberse convertido en la cara principal de 678, y de querer bajar línea constantemente. Creo que todo lo obscuro, lo repulsivo y siniestro que rodeaba y acompañaba al gobierno que se fue, dañó colateralmente al programa (la grieta, etc.), como a tantas otras cosas en este país. No sólo lo dañó en la enorme pérdida de oyentes, lo cual afecta directamente el ánimo y creatividad de Dolina, sino también en la pérdida de una persona valiosa e histórica del programa. Los insultos no eran tanto contra la persona de Dorio, sino contra lo que esa persona representaba. Dolina siempre supo esto, por eso siempre esquivó la historia y la política argentina y prefirió hablar de los incendios en Hang Cheu o de Teseo y el Minotauro.