11 de Marzo de 2016

La venganza será terrible del 10/03/2016

Auditorio de Radio del Plata, Ciudad de Buenos Aires.

Alejandro Dolina, Patricio Barton

Segmento Inicial

  • Recuerdo de Perfumo
  • Barton: "Quiero retomar mis clases de tenis"
  • "¿Dónde se aprende a lanzar la jabalina?"

Segmento Dispositivo

  • Destino de cabezas famosas: Oliver Cromwell, Descartes, Walter Raleigh
  • "Caserón de tejas" Libertad Lamarque

Segmento Humorístico

  • Bajate de ahí o te rompo la trompa

Sordo Gancé / Trío Sin Nombre

  • "Fat bottomed girls"
  • "Por una cabeza"
  • "Muchacha ojos de papel"
  • "Arrabal amargo"
  • "This boy"
  • "Que te parece Cholito"

Comentarios (10)

Daniel Franz
Daniel Franz el 12 de marzo de 2016 17:06 en La venganza será terrible del 10/03/2016 dijo:

Me parece que en este programa mejoró todavía más la normalización del audio, quedó bárbaro.
Creo que incluso esto puede redundar en que la radio, al tener una competencia mejorada (que ya tenía la ventaja adicional de que uno podía escuchar el programa salteándose las tandas), se ponga las pilas para corregir el problema. Ojalá sea así para que todos salgan beneficiados.

Daniel Franz
Daniel Franz el 12 de marzo de 2016 17:46 en La venganza será terrible del 10/03/2016 dijo:

Con las disculpas del caso, permítanme unas breves líneas sobre el concierto homenaje "Zitarrosa 80 años" de ayer en el estadio.
Todo muy correcto, Drexler prolijo con "Stefanie", Serrat simpático y muy gestual con "Milonga de Ojos Dorados", Liliana Herrero hizo lo mejor que pudo con el difícil "Violín de Becho". Fernando Cabrera al final no cantó (era el director musical del espectáculo), solamente acompañó con su guitarra en algunos temas.
Y muchos otros, Larbanois, Carrero, Pepe Guerra, Braulio López, Daniel Viglietti, etc, todos muy correctos.
Todo bien, aplauso medalla y beso, pero me faltó Zitarrosa, con lo cual quiero decir: nadie "se metió a Zitarrosa en las venas" que es la única manera de homenajearlo como se merece, con esa mezcla inefable de fuerza y ternura, con esa cuerda sensitiva en carne viva forjada en el abandono y la pobreza, con esa esperanza inexplicable a la vez que con una melancolía profunda, insondable, abismal, inconfundiblemente pisciana.
Fue muy adecuado, comprendo ahora, que el cielo se pusiera a llorar el día de su cumpleaños, y se suspendiera para el día siguiente.
El cielo lo entendió mejor que nadie.
Zitarrosa se entiende desde la emoción, de lo contrario no se entiende en absoluto.