Perfil del Usuario
inmundo

inmundo

En Venganzas del Pasado desde el 24 de agosto de 2009 10:50

Perfil en Facebook
Ezequiel
Ezequiel el 14 de agosto de 2010 23:07 en La venganza será terrible del 12/08/2010 dijo:

El triángulo... por favor, no caigamos en ideas perimidas, supersticiones del pasado que no nos dejan ver el futuro... claro, el triángulo fue una linda idea, ¿quién no militó por el reconocimiento del triángulo en su juventud? Pero hay que ser realista, es decir pensar como pienso yo, y almitirc que el mundo siempre ha tenido y siempre tendrá sólo cuatro lados, como si fueran su Este, Oeste, Norte, y el otro, ese morochito...
¡Por favor, vamos hacia adelante, viva la geometría euclidiana, que es la que podemos ver con los dos ojos, esos que tenemos bajo las dos cejas!

A usted Angie, ni le contesto, porque se ve que no tiene esperanza, mire que un ovoide... ¿cuántos lados tiene un ovoide, eh? ¿eh? ¿Ahá, vió? Esta juventú...

Ezequiel
Ezequiel el 14 de agosto de 2010 00:44 en La venganza será terrible del 12/08/2010 dijo:

Acabo de leer un artículo en Wikipedia sobre los fractales, así que estoy listo para opinar:
Yo no le confío en ningún objeto que sea semigeométrico, a mí dame cuadrados que son formas serias, señor, y a lo sumo un cubo, pero porque me levanté generoso y le concedo pa´ no pelearme, que existe la tercera dimensión. En definitiva, ¡vigila mujer, vigila!
Cosas que hay que ver hoy en día...

Ezequiel
Ezequiel el 5 de agosto de 2010 12:02 en La venganza será terrible del 03/08/2010 dijo:

Otra que merece ser spoileada es "El cartero llama dos veces, llama", digo, llegando un poco tarde.
Resulta que cuando todos los problemas se resuelven, la peli tiene que escapar del descubrimiento de que la trama no tuvo gracia, y entonces la mina se muere en un accidente de tránsito, y aparece el cartelito The End (o no) con Jack Nicholson llorando.

Ezequiel
Ezequiel el 28 de julio de 2010 19:01 en La venganza será terrible del 27/07/2010 dijo:

No escuché el programa, pero ha sido muy gracioso todo lo que surgió del mentado "Trampoleón", al que Adolfo taimadamente quiere borrar de la historia, sustituyéndolo por una persona cuya única ventaja comparativa es ser real.