31 de Marzo de 2017

La venganza será terrible del 30/03/2017

Teatro Caras y Caretas, Ciudad de Buenos Aires

Alejandro Dolina, Patricio Barton

Segmento Inicial

  • Barton: "Como me gusta contratar servicios que veo en los postes de luz"

Segmento Dispositivo

  • Aguas milagrosas
  • "Agüita del querer" ♫ (Miguel de Molina)

Segmento Humorístico

  • "Como inventarse un novio ficticio"

Sordo Gancé, Trío Sin Nombre

  • "All my loving" ♫ (The Beatles)
  • "Muchacha ojos de papel" ♫ (Almendra)
  • "Milonga sentimental" ♫ (Carlos Gardel)
  • "Cotton fields" ♫ (Creedence Clearwater Revival)
  • "Baby on board" ♫ (The B-Sharps)
  • "Al ritmo del pan dulce de Rolón" ♫ (Esteban Eseverri)

Comentarios (5)

Norberto Loza
Norberto Loza el 31 de marzo de 2017 14:25 en La venganza será terrible del 30/03/2017 dijo:

A propósito del Bunge y el psicoanálisis, cito el inciso "c" del artículo 7° del capítulo IV de la Ley Nacional 26.657 (Ley Nacional de Salud Mental), sancionada y promulgada en diciembre de 2010:

"ARTICULO 7° — El Estado reconoce a las personas con padecimiento mental los siguientes derechos:

[...]

c) Derecho a recibir una atención basada en fundamentos científicos ajustados a principios éticos".

¿También aquí se aplicará esa interpretación caprichosa y criminal del concepto "fundamento científico" tan conveniente a los intereses económicos de Marita Herlein, Alejandra Casado, Nadia Giraudo, Fabián Garella y de tantos otros santones cuánticos?

Dawkins, Degrasse Tyson, Randi, etcétera, son absurdamente optimistas respecto al retroceso y eventual desaparición de la superstición; hasta donde podemos ver, el pensamiento mágico (ya elevado a la dignidad de dogma obligatorio por causa de la pseudociencia y la corrección política) nunca gozó de mejor salud que ahora. Dolina (que debería leer a Bunge) comprendió que la derrota del pensamiento racional es irreversible y que solo queda el consuelo de ironizar de vez en cuando sobre el tema.

Dicho sea de paso, si alguien desea divertirse un rato, dejo aquí el último grito cuántico: el desdoblamiento del tiempo, mamotreto pseudocientífico que parte de la falsa presunción de que la regla empírica de Bode es una ley física propiamente dicha.

http://www.doublecause.net/The_doubling_theory.pdf

Daniel Franz
Daniel Franz el 1 de abril de 2017 23:49 en La venganza será terrible del 30/03/2017 dijo:

Einstein era un gran científico, qué duda cabe. Como tal, podía penetrar con su mente poderosa en la rama de estudio que había elegido con la precisión concentrada de un láser. Pero (para nuestro beneficio) también sabía sacarse el overol del científico metódico y esforzado, aflojar la tensión y reflexionar sobre las conclusiones a las que había arribado. El láser se abría y le permitía una visión periférica, ir de lo micro a lo macro, de lo puntual a lo global.
Claramente no estaba haciendo ciencia cuando intuía la presencia de una inteligencia superior, no personal. En todo caso, hacía filosofía, cuando no directamente tenía atisbos de intuición mística.
Preguntado si creía en Dios, contestaba:

"Tu pregunta es la más difícil del mundo. No es algo que pueda responder con un simple sí o no. No soy ateo. No sé si pueda definirme como un panteísta. El problema en cuestión es demasiado vasto para nuestras mentes limitadas. ¿Puedo contestar con una parábola? La mente humana, no importa cuán entrenada esté, no puede abarcar el universo. Estamos en la posición del niño pequeño que entra a una inmensa biblioteca con cientos de libros de diferentes lenguas. El niño sabe que alguien debe de haber escrito esos libros. No sabe cómo o quién. No entiende los idiomas en los que esos libros fueron escritos. El niño percibe un plan definido en el arreglo de los libros, un orden misterioso, el cual no comprende, sólo sospecha. Esa, me parece, es la actitud de la mente humana, incluso la más grande y culta, en torno a Dios. Vemos un universo maravillosamente arreglado, que obedece ciertas leyes, pero apenas entendemos esas leyes. Nuestras mentes limitadas no pueden aprehender la fuerza misteriosa que mueve a las constelaciones".

Quiero decir: que un cierto conocimiento no sea científico, es decir, que no pueda ser demostrado con arreglo a métodos científicos, no quiere decir de forma alguna que sea falso. Hay infinitamente más conocimiento que el que la ciencia ha demostrado; apenas si hemos analizado más o menos bien una gota del océano. Einstein sabía eso, pero de su respuesta se puede ver claramente que intuía algo más: hay un conocimiento al que la ciencia NUNCA podrá acceder, por sus propias limitaciones inherentes, que hereda de la limitada mente humana que la creó. La ciencia, como la mente humana, sólo pueden operar en la dualidad, pero hete aquí: la dualidad es una ilusión!, la "Gran Ilusión" (la "Maha Maya" del Hinduísmo). Es la ilusión de la que debemos despertar. No podremos despertar conservando la mente ni la ciencia, ellas son parte de la ilusión. El bote es una buena compañia hasta llegar a la orilla; una vez en tierra firme no podemos seguir usándolo, debemos dejarlo ir, agradeciéndole los servicios prestados...

La humildad y la reverencia ante los infinitos misterios del universo, presentes en la visión cósmica de Einstein, siempre son buenos consejeros.