31 de Marzo de 2016

La venganza será terrible del 30/03/2016

Auditorio de Radio del Plata, Ciudad de Buenos Aires

Alejandro Dolina, Patricio Barton

Segmento Inicial

  • Barton: "No consigo que un médico me toque"

Segmento Dispositivo

  • Pedro el Cruel
  • "Mano cruel" ♫ (Jorge Vidal)

Segmento Humorístico

  • "Mamá, comprame un cacho de pizza": Pizza concepto y objeto

Sordo Gancé / Manuel Moreira

  • "Cuando tu no estás"
  • "Sueño de barrilete"
  • "Óleo de una mujer con sombrero"
  • "Mañanita de campo"
  • "Desafinado"
  • "Insensatez"
  • "Ritmo del pan dulce de Rolón"

Comentarios (7)

Viyi
Viyi el 31 de marzo de 2016 15:24 en La venganza será terrible del 30/03/2016 dijo:

En un momento de la entrevista con Caballero, Dolina expresa el estupor de lo incomprensible y no asimilable : cómo el kirchnerismo se dejó arrebatar el poder.
No se lo dejó arrebatar : lo entregó.
La entrega vino de adentro hacia afuera.
Lo hicieron los varones de pobre hombría. Y lo entregaron a otro de ninguna.
La causa : ese poder lo había creado una mujer a la manera en que las mujeres paren hijos e instalan tradición y dinastías en el mundo, con una fuerza y autoridad que el varón siente como afrenta y una trascendencia que vivencia humillante, ya que no se limita a reproducir biología... ni negocia belleza ni es impostora de sí misma.
Transgredió el patriarcado, usurpó el podio masculino, coqueteó con el más alto laurel del macho... y lo rechazó, invistiendo el de la propia naturaleza femenina con todo su potencial en acción. Y sin ninguna sumisión ni subordinación, lo superó. Y nunca intentó ni aceptó parecer ni proyectar otra cosa que lo que era : la mujer.
Debió ser aislada, inhabilitada. Ya que no igualada su autoridad o su poder : traicionada.
Perdura en el adn del argentino, el latino, incluso de los pueblos aborígenes americanos, un conflicto con la Creación y con la Evolución : el femicidio instalado, no recesivo, aferrándose con ferocidad, negándose a desaparecer mediante el feminicidio fríamente y racionalmente elegido y organizado.
Por algo tan naturalizado, que ha perdido evidencia : la misoginia.
El varón tiene una enorme deuda pendiente, "una grieta" auténtica ontológica, ontogénica, cultural y... amorosa.

Daniel Centrone
Daniel Centrone el 1 de abril de 2016 03:11 en La venganza será terrible del 30/03/2016 dijo:

Gracias Viyi por agregar otro ángulo al porqué de la derrota del kirchnerismo. Aqui en Australia sucedió algo similar, pero esta vez dentro del mismo partido gobernante, el partido Laborista. La primer mujer en la historia de este país en acceder al puesto de Primer Ministro, Julia Gillard, dejó de serlo a expensas del anterior Kevin Rudd en el año 2013. La misoginia tuvo mucho que ver en ese asunto.

Daniel Franz
Daniel Franz el 1 de abril de 2016 12:05 en La venganza será terrible del 30/03/2016 dijo:

Con todo respeto y sin pretender inmiscuirme en la política argentina, me parece que debe haber muchas razones mucho más importantes para la caída de un gobierno, que el hecho de que la presidenta sea una mujer.
Me parece que ese tipo de discusiones, al menos en el mundo occidental más o menos civilizado, ya fueron.
Sería como si los norteamericanos quisieran explicar un eventual triunfo del Partido Republicano (espero que no, al menos no Trump) por el hecho de que Obama es negro. ¿Por qué fue votado entonces? ¿Por qué fue reelecto? Y hablamos de un país que hasta hace muy pocas décadas tuvo severos problemas de discriminación racial.
Creo que la gente vota de acuerdo con el grado de satisfacción (por la economía, por la seguridad, por la educación, etc) que le da un gobierno, y no creo que entren en consideración cuestiones tan menores. Habrá trogloditas como en todos lados, pero no me parecen que tengan un peso importante en el electorado.
Si hubiera tanta misogina en la sociedad, nunca hubiera sido votada una presidenta, ni reelecta. Es más, nunca hubiera llegado a ser candidata, su propio partido no la hubiera propuesto.
Creo que un gobierno que es derrotado en las urnas debería antes que nada hacer una profunda autocrítica, considerar que tal vez haya cometido errores, encontrarlos, aprender de ellos con humildad (palabra clave para todas las cosas de la vida), y desarrollar una labor como oposición tal, que le permita presentarse a las próximas elecciones con una mejor imagen antes los electores.