Perfil del Usuario
Daniel Franz

Daniel Franz

En Venganzas del Pasado desde el 19 de noviembre de 2015 12:47

Perfil en Facebook
Daniel Franz
Daniel Franz el 26 de diciembre de 2016 11:38 en La venganza será terrible del 23/12/2016 dijo:

¿¡Prießnitz!? Pica Norberto detrás del purismo germánico. Aprovecho para presentarle una queja futbolístico-munícipe: ¿cómo que el himno de Liverpool es de autor anónimo? Por más que algunos han querido tendenciosamente atribuírselo a Michael Jackson, la verdad es que es de Johann Strauß, gran hincha de Liverpool, como lo atestigua su muy conocido vals “Danubio Negriazul”.

Daniel Franz
Daniel Franz el 26 de diciembre de 2016 10:39 en La venganza será terrible del 23/12/2016 dijo:

Tomado del prefacio de “El Libro del Tabú” de Alan Watts:

“Este libro explora un tabú no reconocido pero poderoso: nuestra tácita conspiración para ignorar quién, o qué, somos realmente. La sensación prevalente que somos egos separados encerrados en una bolsa de piel es una alucinación que no concuerda ni con la ciencia occidental ni con las filosofías y religiones de Oriente – en particular con la central y germinal filosofía Vedanta del Hinduísmo. Esta alucinación está en la base del mal uso de la tecnología para el dominio violento del medio ambiente natural humano y consecuentemente, su eventual destrucción.
Tenemos entonces la urgente necesidad de alcanzar un sentido de nuestra propia existencia que esté en armonía con los hechos físicos y que supere nuestro sentido de alienación respecto del universo.
Para este propósito he recurrido a la visión penetrante del Vedanta, presentándolo, sin embargo, en un estilo moderno y occidental. De tal modo que este libro no intenta ser un libro de texto o una introducción al Vedanta en el sentido ordinario, sino más bien una fertilización cruzada entre la ciencia occidental y la intuición oriental.”

Más que curioso y más que interesante. Promete mucho el amigo Alan.

Daniel Franz
Daniel Franz el 26 de diciembre de 2016 07:12 en La venganza será terrible del 23/12/2016 dijo:

Hornets: no, no lo he leído. Le agradezco mucho la sugerencia, por lo pronto ya me ha permitido ver, por su perfil en wikipedia, que es un tipo curioso e interesante. A primera vista me recuerda un poco a Huston Smith o a Anthony de Mello (y hay muchos otros); gente que a partir de raíces cristianas se fue fascinando por la infinita sabiduría de los grandes maestros orientales (no uruguayos en este caso), para -quizás- terminar en la visión global y unificadora de "la filosofía perenne" (al decir de Aldous Huxley).
Ya me lo anoté para leerlo en algún momento, gracias de nuevo!

Daniel Franz
Daniel Franz el 24 de diciembre de 2016 07:18 en La venganza será terrible del 23/12/2016 dijo:

En medio de todo el ruido y la agitación de estas fechas, del consumismo frenético y compulsivo (esté o no dentro de las posibilidades económicas de cada uno, que para eso se inventaron las cuotas, las tarjetas de crédito y los prestamistas).
En medio de tanta vanidad y banalidad que degradan vergonzosamente el carácter sagrado de la celebración original, no está de más (en realidad, sería imprescindible) tratar de encontrar algún alimento verdadero para el hambre de profundidad que anida en el fondo del alma humana. Hambre que la sociedad que hemos construido trata de aplacar con las cáscaras vacías del consumo y la sensualidad, sólo para comprobar finalmente que el hambre es aun mayor que antes.

Un bocado de ese alimento verdadero podrían ser por ejemplo las palabras que uno de los más grandes místicos cristianos pronunció en un día de Navidad:
“Celebramos hoy el nacimiento eterno que Dios ha realizado y realiza sin cesar en la naturaleza humana. Pero si ese nacimiento no se produce en mí, ¿de qué me aprovecha? Eso es lo que verdaderamente importa: que el nacimiento ocurra en mí” (Meister Eckhart – Tratados y Sermones).

La alegoría del nacimiento de Jesús es perfecta, sublime. El niño del amor sólo puede nacer de un corazón puro y virgen, y sólo en un ámbito de extrema sencillez, humildad y pobreza de espíritu.

No voy a decir que "si todas las personas del mundo nos diéramos la mano..." etc. Basta con que hagamos nacer el amor en nuestros corazones, o lo que es lo mismo decir: que hagamos aflorar nuestra naturaleza original, antes de que fuera (en apariencia) deformada por la ilusión de la separación. Todos los problemas y angustias del ser humano encuentran su origen allí, en la nostalgia de nuestro verdadero hogar. En la “nostalgia del infinito”, como diría De Chirico.

Daniel Franz
Daniel Franz el 20 de diciembre de 2016 12:51 en La venganza será terrible del 19/12/2016 dijo:

(Trasládese el siguiente comentario para cuando pasen el programa de ayer en el Auditorio del Sodre):

Noche cargada de intensas emociones. No sé si fue de los mejores programas, pero no importaba. El programa fue una excusa, una anécdota: los automatismos, las distintas versiones de la historia de Caín y Abel, los seudónimos artísticos, el segmento musical (Every Breath you Take, el Indio Solari, Also Sprach Turuhlecka, etc).

Todo bien, pero aunque hubieron momentos muy altos, sentí que nada de eso importaba demasiado. Todo fue una excusa para homenajear a Dolina por todo lo que nos ha dado en buen humor y reflexión en todos estos años.

Los aplausos conmovían. Había gente con los ojos empañados (no los vi muy bien en realidad, quizás los míos también lo estaban).

Luego del programa, estuve un rato observando a Dolina y a Barton en el gran hall del Auditorio, rodeados de muchísimas personas de toda edad, saludando, sacándose fotos, firmando autógrafos, etc.
Saludé brevemente a Barton, pero desistí de saludar a Dolina, rodeado como estaba de un enjambre tan denso de hombres, mujeres y niños que no parecía que fuera a dispersarse nunca.

Barton es el típico porteño (dicho esto con todo cariño): extrovertido, energético, luminoso, pródigo en gestualidad y palabras.
Dolina en cambio tiene esa cosa como más uruguaya, que tal vez es uno de los secretos del inmenso cariño que le tenemos en esta margen del río: más contenido, más austero, más formal, más introspectivo, más sombrío, más melancólico. Entrecerrando los ojos y haciendo volar la imaginación podría decirse que tiene un cierto porte y aire que recuerda a don Alfredo Zitarrosa.

Otra noche mágica. Otra oportunidad para decirle una vez más: “gracias, Maestro”.

Daniel Franz
Daniel Franz el 20 de diciembre de 2016 09:55 en La venganza será terrible del 16/12/2016 dijo:

Les aclaro Barton y Geveneva: no es que a los nomenclatores montevideanos se les acabaron los nombres y empezaron a homenajear a las distintas profesiones en los diferentes estadios de la vida: hay una calle “Policía Vieja”, pero no hay por ejemplo “Bombero Joven”, o “Carpintero de Mediana Edad”, etc. Ocurre que en ese callejón de la Ciudad Vieja, que nace en Sarandí y muere en Bartolomé Mitre (o bien podría nacer en la 2da y morir en la 1era; obsérvese cómo ya en nuestro lenguaje citadino intuimos el carácter relativo e ilusorio de ambos conceptos) estaba ubicado el viejo edificio de la Policía en la época colonial.
Hace unos años era un oscuro callejón poco recomendable de transitar, particularmente en horas de la noche, pero en los últimos tiempos (a partir de la peatonalización de la calle Sarandí) ha pasado a tener un aspecto muy renovado y colorido, con puestos de ventas de artesanías, libros, etc, muy concurrido por los turistas. El "Espacio Libre Diversidad Sexual" definido allí también contribuye a ese perfil de modernidad.

Daniel Franz
Daniel Franz el 19 de diciembre de 2016 10:29 en La venganza será terrible del 15/12/2016 dijo:

¿Alguien me podría explicar cómo hay que hacer para colaborar con el resumen del programa? ¡Gracias!
(Si la respuesta es: "ud no está autorizado, señor, retírese y no me moleste", desde ya que lo comprendería perfectamente y no me ofendería para nada).

Daniel Franz
Daniel Franz el 17 de diciembre de 2016 16:16 en La venganza será terrible del 16/12/2016 dijo:

Sí, Dolina, recuerdo cuando venía a Montevideo (generalmente a “El Galpón”) con entrada gratuita: nunca pude asistir a ninguna de esas funciones. Los organizadores decían: las entradas se darán por orden de llegada tal día a tal hora en la boletería del teatro. La cola daba vuelta a la manzana desde varias horas antes; comenzaba a formarse desde el día anterior (la cola, no la manzana) y la gente acampaba en la calle (a favor de que generalmente era cerca de fin de año y las noches no eran muy frías). Yo llegaba lo antes que podía, que era aproximadamente una hora antes de la hora fijada. Como en toda cola en que se prevé que la capacidad locativa se verá desbordada por la demanda, eran observables todas las miserias humanas imaginables: estaban los clásicos colados, estaban los que, ocupando un lugar singular en la cola hasta pocos minutos antes de la hora, ese lugar se convertía en plural con la afluencia de amigos y conocidos que se incorporaban a la cola mediante el simple expediente de saludar y ponerse a conversar con el ocupante original de la misma (de la cola), etc. No recuerdo bien, pero creo que se daban 2 entradas por persona, y obviamente todos tomaban el máximo posible, aunque fuera “por las dudas” (la famosa angurria) o para hacer su negocio, como explicaré.
Y al llegar la hora fijada, la cola comenzaba a moverse pesadamente, hasta que cuando uno ya estaba por alcanzar la ansiada boletería, llegaba el anuncio que todos esperábamos en algún momento: “se acabaron las entradas”.
Entonces, el plan “B” para muchos (nunca lo intenté, pero sé que se hacía) era entrar en Mercadolibre y ver las ofertas de la gente que tenía su entrada y la revendía (en realidad las vendía, el “re” no es aplicable en este caso) a los precios más variados. Personalmente, siempre resistí la tentación de fomentar a estos mercenarios.

Mi conclusión: Dolina: siga cobrando la entrada (a un precio razonable), lo cual por otra parte tiene todo el derecho de hacer. Es mucho mejor.
Y la verdad, preferiría que dejara de despotricar contra el neoliberalismo o la sociedad de consumo: así funciona la sociedad, en el estado espiritual actual del ser humano (individualista, egoísta, ambicioso), y no funcionará de otra manera hasta que ese estado cambie. Detesto el neoliberalismo y la sociedad de consumo tanto como ud (o tal vez más), pero éstas no fueron plagas que cayeron del cielo: las creamos y las mantenemos ud, yo y todos, todos los días, nos guste o no nos guste.
Si queremos realmente cambiar este estado de cosas, creo que tenemos que ir más atrás, a las causas primeras, y ver qué debemos cambiar en nosotros para dejar de pensar, hablar y actuar de forma neoliberal y consumista (o egoísta, sería mejor decir).

Daniel Franz
Daniel Franz el 14 de diciembre de 2016 15:07 en La venganza será terrible del 12/12/2016 dijo:

“La paradoja suele servir a ciertos espíritus pasionales para tener una cierta desconfianza de la razón, para ver que la razón es falible, que la razón tiene trampas, y para darse cuenta de que en algunos momentos de la vida, no en todos (desde luego no a la hora de resolver el teorema de Pitágoras), conviene dejar la razón de lado, y ceñirse a las “raisons du coeur”, que decía Pascal, y toda vez que no hay solución para este tema de los catálogos, resolverlo pasionalmente, por ejemplo decir ‘¡ma qué catálogos!’…”.

Más allá de la muy buena humorada final, acá sí que casi coincido con Dolina, si acordamos en que las famosas “raisons du coeur” de Pascal (“el corazón tiene razones que la razón no conoce”) no es lo emocional y pasional (que no deja de ser intelecto exacerbado y nublado por la sensualidad), sino algo más profundo, más esencial, más allá de (y antes de) lo emocional y lo intelectual…

Daniel Franz
Daniel Franz el 14 de diciembre de 2016 10:48 en La venganza será terrible del 12/12/2016 dijo:

Gracias Eduardo, impresionante lo suyo.

Lo escuché, muy bueno. Menciona la paradoja de Bertrand Russell, efectivamente.
¡Oh la paradoja de Zenón de Elea! , que la matemática resolvió muy fácilmente inventando las Series Geométricas, pero que a la inteligencia le sigue rechinando como uno de los muchos “agujeros de la red” del universo “material” a los que se refieren los místicos. En el capítulo de “Series e Integrales” del notable “Calculus” de Tom Apóstol se discute esta paradoja en profundidad.

“Eso de encontrar la solución a los problemas es de burgueses. La inteligencia se complace en encontrar el problema, no la solución”. No encuentro forma de coincidir con Dolina en este caso. La inteligencia se complace en encontrar el problema, y aun más en encontrar la solución al problema. Claro, hay problemas para los cuales la inteligencia es insuficiente. O tal vez, hay casos en los que la inteligencia (o la mente, más en general) ES el problema, y hay que hacerla a un lado para encontrar la solución…

“…el finado Hawking, que se está muriendo y aun insiste en pensar...” (Dorio en 1994 ya hacía gala de ese don de profecía que lo caracteriza).

Daniel Franz
Daniel Franz el 13 de diciembre de 2016 13:43 en La venganza será terrible del 12/12/2016 dijo:

Antes de que me salte Norberto con los tapones en punta (y con toda razón) quiero decir que lo de la "Paradoja de Russell" lo dije en broma y no se aplica para nada al caso que estaba planteando.
Creo que hay varias versiones de la paradoja, pero la que recuerdo es aquella que decía: en una gran biblioteca hay catálogos (listas de los libros que hay sobre los distintos temas: biología, historia, etc). Algunos de esos catálogos se incluyen a sí mismos en su lista de libros, y otros no.
Ahora, supongamos que queremos hacer un "catálogo de TODOS los catálogos que NO se incluyen a sí mismos". Entonces surge la duda (y la paradoja): este catálogo que queremos hacer, ¿debe o no incluirse a sí mismo? Cualquier cosa que haga, es incorrecta. O sea, es un catálogo que nunca se podría hacer.

Dolina es muy aficionado a las paradojas ¿Algún memorioso sabe si ésta la mencionó alguna vez?

Daniel Franz
Daniel Franz el 13 de diciembre de 2016 11:48 en La venganza será terrible del 12/12/2016 dijo:

¿5 comentarios en los últimos 3 días? ¿1.666666… comentarios por día? ¿Qué le está pasando a este foro? Bueno, en la estadística no estoy teniendo en cuenta este comentario que estoy escribiendo; si lo incluyera (¿debería incluirlo?; paradoja de Russell en puerta) saltaríamos a la friolera de 2.0 comentarios por día!

Es 0.5 (medio) poco…

Daniel Franz
Daniel Franz el 12 de diciembre de 2016 05:54 en La venganza será terrible del 09/12/2016 dijo:

Es asombroso Mariano lo parecido que queda a Platón con ese corte de pelo…

Coincido con ud: No sé si será el cambio de radio o la proximidad de su viaje a Uruguay (perdón, es un chiste), pero Dolina está renovado, con más energía y alegría.

Y creo que es justo decir también que Barton no se queda atrás. Van varias veces en los últimos tiempos en que se gana estruendosos aplausos del público con sus ocurrencias finas, justas, precisas, agudas. Creo que hasta Dolina está un poco asombrado de su crecimiento humorístico y artístico.

Es una dupla que está en simbiosis perfecta.

Daniel Franz
Daniel Franz el 9 de diciembre de 2016 09:21 en La venganza será terrible del 07/12/2016 dijo:

Espero que el escribano Testa haga constar en actas que desde VdP se ha hecho por más de una vez promoción gratuita del Sitio Oficial de La Venganza. Digo, para que alguna a favor se nos anote…

Notas al pie y Fe de erratas:
1) Entre línas, vale.
2) Donde digo “gratuita” debo decir “a voluntad”.
3) Donde digo “Digo”, no digo nada.

Daniel Franz
Daniel Franz el 9 de diciembre de 2016 06:12 en La venganza será terrible del 07/12/2016 dijo:

Mariapas: No, éste como mucho se parece a veces al Muro de los Lamentos.
Tienes que ir al Sitio Oficial del programa:
https://www.facebook.com/La-Venganza-Ser%C3%A1-Terrible-Sitio-Oficial-157870680940016/
Una vez allí, parece que hay que cliquear en un buzón rojo que aparece debajo de la foto principal.

También me encanta el programa y también me río solo (en otro orden de cosas). Y también me gusta (en un 3er orden de cosas).

Suerte con el muro.

Daniel Franz
Daniel Franz el 8 de diciembre de 2016 23:09 en La venganza será terrible del 07/12/2016 dijo:

No sé de qué se extraña Hornets, “Jesús” es un nombre muy común en España.

Es cierto lo que ud dice, las palabras de Jesús bien pueden sonar a “Un imperio caerá”. Con la siguiente diferencia: Jesús podría agregar algo que Nostradamus nunca podría: “He aquí el camino que les he señalado. Síganlo con sinceridad e integridad, y hagan caer el imperio uds mismos. De hecho, sólo uds pueden hacerlo”.