Perfil del Usuario
Daniel Franz

Daniel Franz

En Venganzas del Pasado desde el 19 de noviembre de 2015 12:47

Perfil en Facebook
Daniel Franz
Daniel Franz el 26 de febrero de 2017 23:23 en La venganza será terrible del 22/02/2017 dijo:

En este tema de si las expresiones de Dolina "las dice el personaje" o "las dice Dolina" muchas veces hay que hilar fino. Me queda claro que Dolina no es una señora que no sabe dónde comprar las entradas, y también que cuando hace chistes sobre el neoliberalismo, está dando su propia opinión, aunque de una forma humorística. Nadie puede llamarse a engaño en estos casos, pero hay otros que son más difíciles de determinar.

Hace poco un oyente le escribía, bastante enojado al parecer, porque Dolina -interpretando un personaje- había hablado del "sentido de superioridad moral que siempre tiene el vegetariano". El que contestó primero fue Barton, que tomó la expresión de Dolina simplemente como algo que había "dicho el personaje", y le dijo a Dolina: "bueno, ud tampoco es una señora, ni tampoco vende huevos,...", etc. Dolina, agarrándose de esa cuerda que le tiraba su compañero, continuó por esa línea: "no, ni tampoco tengo una empresa de transporte...", etc, para terminar diciendo algo así como: "lo que pasa es que hay que entender lo que es la ficción, si no, es todo muy difícil" (ninguneo innecesario en mi opinión).

Yo creo que el oyente entendió perfectamente, aunque no creo que haya que enojarse: es la opinión de Dolina, una opinión tan válida como cualquier otra, en este tema como en cualquier otro. Pero lo cierto es que no sólo en esa oportunidad, sino en muchas otras, Dolina se burla de los vegetarianos, de los que "no comen nada que tenga cara", incluyéndolos dentro de un "paquete mental", digamos, donde también está Greenpeace y otros movimientos a favor de la ecología y los derechos de los animales, adjudicándoles siempre una cierta afectación y un sentido de superioridad moral.

Y como vegetariano le digo, Dolina: creo que tiene buena parte de razón. Hay vegetarianos "militantes", los que siempre están tratando de hacerle ver al carnívoro lo mala persona que es por comer carne, que encuadran perfectamente en su expresión. El que cree ser mejor que otros por el hecho de no comer carne, ciertamente está muy extraviado. El ego es muy hábil y siempre busca sentirse mejor o superior a los demás de mil maneras, y el "ego de santidad" es tan malo y negativo como cualquier otro.
De cualquier manera no creo que ese sea el común denominador, al menos de los vegetarianos que conozco (que no son muchos, en verdad), aunque entiendo que la imagen estereotipada es la que habitualmente critica y ridiculiza Dolina, y con buena parte de razón, en la medida que se corresponda con la realidad en muchos casos.
No sé si es su caso, pero el autoexamen de conciencia siempre es un buen ejercicio, amigo oyente. Un ejercicio para hacer 24 x 365 horas al año (24 x 366 los bisiestos).

Daniel Franz
Daniel Franz el 22 de febrero de 2017 17:51 en La venganza será terrible del 21/02/2017 dijo:

Viyi: me encantó lo del pintor impresionista Monete, dejalo así, no lo corrijas.

De acuerdo contigo, lo del televisor en los programas en vivo sería demasiado raro, a los sumo para hacerlo alguna vez como cosa experimental. En particular, para ver todos los chistes nuevos que podrían surgir de la extraña situación, como por ejemplo: “sí, claro, eso me lo dice ud porque está detrás de un televisor, ¿por qué no me lo dice personalmente?”, y otros seguramente mejores.

Pero para los programas desde estudios no veo ningún problema; ellos sí estarían viendo un televisor, mirándose a la cara y hablando como si estuvieran alrededor de una mesa, y para el que escucha sería transparente.
Me acordaba del caso de Piedrahita, pero Gillespie que tal vez –no lo sé- no puede participar del programa por sus compromisos musicales, con un notebook y una conexión a internet podría participar aun estando de gira por el interior o exterior.

Y ya que estoy tiro otro nombre (que ya mencioné antes): el (notable) músico Leo Maslíah, que tiene un humor fino e irónico muy en línea con el de Dolina, podría participar desde Montevideo, configurando así (creo) la primera participación uruguaya en el programa. El problema con Maslíah es que si se pone a hablar en serio (además es un peso pesado culturalmente hablando) puede hacer dormir a todo el mundo (ver el auto-reportaje que anda por ahí, que muestra tanto su humor como su densidad). Además nunca hizo radio, es una idea medio loca, pero se podría probar… Está bien, está bien, me retracto, retiro a Maslíah.

Daniel Franz
Daniel Franz el 22 de febrero de 2017 08:13 en La venganza será terrible del 21/02/2017 dijo:

Es interesante lo que propone hoy un oyente: el 3er integrante podría participar del programa sin estar presente, echando mano a las posibilidades técnicas modernas, que ya son bastante confiables y económicas. De esta manera, se abriría un gran abanico para el 3er integrante, que por ejemplo podría ser el mismo Luis Piedrahita. Es cuestión de que Piedrahita se pueda levantar a las 4 o 5 de la mañana, al menos algunos días.

Luego el mismo oyente se desdice y retira lo dicho, aduciendo que de esta manera se perdería teatralidad. Bueno, eso es cierto si el programa es con público presente; si no es así, el oyente no se entera.

Incluso creo que también tendría lo suyo una presentación en vivo con Dolina, Barton y un 3er integrante que estaría en la pantalla de un gran televisor, ¿por qué no? Se podría probar.

Daniel Franz
Daniel Franz el 18 de febrero de 2017 15:36 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

"La trascendencia del ego y la elevación espiritual pasan más bien por un retorno a nuestros orígenes...".
Es correctísima esa afirmación, que nace de su intuición. "Yo soy el Alfa y el Omega", decía Jesús. La primera y la última letra del alfabeto, el principio y el fin son uno y lo mismo. Pero el camino espiritual es aun más que retornar al origen: es hacernos conscientes de que nunca hemos salido del origen! Hemos tenido un largo sueño, a veces grato, a veces pesadillesco. En el sueño hemos tenido miedo, hambre, frío, calor, hemos disfrutado placeres y sufrido dolores, hemos muerto y hemos vuelto a nacer mil veces... pero hemos despertado, y todo era un sueño, nunca hemos dejado de estar en el mismo sitio.

Cuando a Sri Nisargadatta le preguntaban por su fecha de nacimiento, respondía simplemente: "Yo nunca nací". Es la afirmación de alguien que ha despertado del sueño.

El sueño ha terminado. Somos lo que siempre hemos sido, y nunca podríamos dejar de ser.

Daniel Franz
Daniel Franz el 18 de febrero de 2017 13:06 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

No Hornets, déjeme, yo que ni prendo la tv para no ver las noticias policiales…

Trato de encontrar algún costado humorístico a la siniestra estadística con que nos impactó Mariano.
Es claro que la violencia no es patrimonio exclusivo masculino, ¿quién tenía alguna duda de eso? También es indudable, creo yo, que el hombre está más condicionado natural y culturalmente hacia comportamientos agresivos directos, lo cual se podría comprobar fácilmente si alguien se tomara el mismo trabajo que Mariano para hacer la lista de crímenes masculinos contra mujeres (yo preferiría que nadie se tomara ese trabajo, creo que ya está claro el concepto).

Digo "directos" porque hay una agresividad que no es directa ni física, que tiene que ver con pensamientos, palabras y actitudes agresivas, con faltas de respeto, expresiones de odio, actitudes soberbias y prepotentes, discriminaciones por raza, género, religión, opción sexual, opción política, etc, que todos vemos y asimilamos en nuestro entorno, en la calle, en la cancha, en la política, en diarios y revistas, en la radio o la tv, en la multitud de influencia que recibimos hoy (foros, redes sociales, mails, whatsapps, etc), que no aparecen en las estadísticas pero que están latentes y que crean el clima propicio para que una chispa pueda desencadenar la violencia directa en aquellos individuos más predispuestos a ella.

La cuestión de quién es más víctima que quién creo que es una cuestión mal planteada.
Como dije antes, no creo que sea válido el esquema simplista de víctima/victimario, más bien creo que ambos, hombres y mujeres, somos víctimas de nuestro común condicionamiento animal, el gran obstáculo a superar por la humanidad para alcanzar la plena realización de sus potencialidades (y necesidades) espirituales.

Aunque no parezca (música de violines por favor), por la misma fuente de la cual proviene, en el fondo de su corazón la humanidad tiene hambre de amor, y de amor infinito. Por ahora tiene que alimentarse con cáscaras vacías, pero (aunque tampoco parezca) eso va cambiar, el ser humano, hombres y mujeres, van a tender, por imperativo evolutivo, hacia la trascendencia de su herencia animal, o lo que es lo mismo decir, de su egoísmo, o mejor aun, de su ego-centrismo. No va a ser cuestión, claro está, de un año o dos, ni de una década o dos. Es un largo camino de regreso a casa.

Para acelerar este proceso, yo creo que sería más positivo, en vez de elaborar estadísticas criminales, tratar de hacer algo por superar la violencia en el mundo.
Por ejemplo (y eso es lo único que realmente depende de nosotros) tratar de superar la violencia en nosotros mismos, en nuestros corazones.

Daniel Franz
Daniel Franz el 18 de febrero de 2017 06:21 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

"El cuerpo del hombre dejó ver mortales heridas producidas con un elemento punzo cortante". ¿El cuerpo dejó ver? ¿Cómo podría hacer para impedirlo? Aunque la expresión habitual "El cuerpo presentó heridas..." no es mucho mejor.
Además, creo que debería ser "un elemento punzo-cortante", porque "elemento punzo cortante" parece que fuera un elemento cortante de color rojo (que perdió el tilde). ¿O eso es lo que quiso decir?

No, un maestro.

Me trajo a la memoria un libro de comics, "Idées Noires" de André Franquin, genio belga del humor negro, que leí hace un tiempo (aclaro que no leo francés, pero se entendía bastante bien). No apto para personas muy sensibles.

Daniel Franz
Daniel Franz el 17 de febrero de 2017 18:42 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

Amplío y redondeo: el amor y la compasión son “antinaturales” en todo el sentido de la palabra.
¿Puede haber algo más antinatural que amar al otro como a uno mismo? ¿O hacer el bien a quienes nos hacen mal? ¿O poner la otra mejilla cuando nos han herido u ofendido? ¿O perdonar siempre e incondicionalmente? ¿O no juzgar?
Todas estas cosas son absurdas e incomprensibles para el “orden natural”, que sólo entiende de afirmación, de dominio, de expansión de “nosotros” sobre “los otros”.

Admito que el ser humano actual ha suavizado los aspectos más crueles del orden natural, pero aun está lejos de trascenderlo.

Los maestros espirituales son radicales (en el sentido de que van a la raíz del problema). No suavizan nada, no negocian con el ego, no dicen como diría quizás un psicólogo: “trate de ser un poco menos egoísta, trate de pensar un poco más en los demás”. No hay medias tintas para los grandes maestros. Ellos dicen (con variadas formas y palabras): termine de una vez y para siempre su identificación falsa e ilusoria con el ego, haga todo lo contrario de lo que éste quiere, de lo que éste le ordena, de lo que a éste lo gratifica. Mátelo de hambre y sed. En una palabra: mátelo, y asegúrese de que esté bien muerto. Entonces, recién entonces, paradójicamente, comenzará a vivir”.

Los maestros espirituales son los más grandes revolucionarios que ha conocido la humanidad.

Daniel Franz
Daniel Franz el 17 de febrero de 2017 12:33 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

El “orden natural” puede ser muy cruel.
En muchas especies, cuando un macho conquista (peleando con otros machos) a una hembra, empieza por matar las crías que ésta tuviera con machos anteriores, para asegurarse de que los genes que sobrevivan sean los suyos.
La madres pueden dejar morir sin hacer nada, o incluso matar, a sus crías más débiles, sabiendo que si las deja vivir serían un problema para las posibilidades de supervivencia del resto.
Como vimos hace un tiempo, cuando los lobos se desplazan en manada por largas distancias, los más viejos y débiles van a la cabeza, para usarlos como carne de cañon en caso de ser atacados.

En el orden natural todo es egoísmo (individual o colectivo del grupo o especie), tratando de asegurar y expandir la supremacía propia (nuevamente, individual o colectiva). Observando el mundo actual, vemos que el ser humano y sus actividades derivadas (políticas, económicas, sociales), están fuertemente influidas o determinadas por el “orden natural”. Lo cual es equivalente a decir que su evolución espiritual es, en general, pobre. Las enseñanzas del conjunto reducido de grandes maestros espirituales que han pasado por el mundo no han tenido aun un impacto masivo sobre esa evolución. Miles de millones de personas declaran seguir sus ejemplos y enseñanzas, pero en general se quedan en eso: declaraciones y aspiraciones.

El amor y la compasión universales no vienen del orden natural. Sólo pueden venir de su trascendencia, de la superación del condicionamiento animal, de la realización de quiénes somos en realidad.

Daniel Franz
Daniel Franz el 16 de febrero de 2017 11:22 en La venganza será terrible del 10/02/2017 dijo:

Éste es un link que va DIRECTO al buzón de mensajes del Sitio Oficial:
https://www.facebook.com/157870680940016/photos/rpp.157870680940016/1327070164020056/?type=3&theater
Al entrar se ve una gran imagen de un buzón rojo. Desplazándose a la DERECHA de esa imagen está la parte donde se ven los últimos mensajes de los oyentes, y debajo de esos mensajes hay un lugar que dice "Escribe un comentario...". Hay que cliquear allí, digitar el mensaje, y dar Enter, y listo.
Suerte!

Daniel Franz
Daniel Franz el 16 de febrero de 2017 10:18 en La venganza será terrible del 10/02/2017 dijo:

Sí, coincido en que es un poco extraño el caso de Mariapas. Cada tanto se repite el mismo ciclo:
- Aparece un mensaje de Mariapas diciendo que no sabe cómo mandar mensajes al programa.
- Siempre hay alguien que le responde “no es por acá”, e incluso le dice “es por allá”.
- Pasa un tiempo de silencio total, durante el cual no hay ningún indicio de que Mariapas haya recibido, o entendido, o agradecido la respuesta del forista. Tampoco en el programa, aparentemente, se lee ningún mensaje enviado por ella.
Luego de cierto tiempo, reaparece y vuelve a preguntar lo mismo, como si fuera la primera vez.

Movido por la curiosidad, hice una rápida compulsa entre distintos foristas, bajo el título “Qué piensa ud de Mariapas, ¿eh?” (investigación a fascículo cerrado). He aquí algunas de las opiniones recibidas:

Mariano: “Mariapas claramente es una agente de la izquierda internacional, con su táctica habitual aparentar inocencia, pero son lobos con piel de cordero. Hoy preguntan dónde dejan los mensajes, mañana aparecerán en tetas en cualquier playa, y cuando queramos acordar, tendremos los tanques rusos rodeando Buenos Aires. Hay que frenar de raíz a estas espías infiltradas. A mí no me engañan. ¡No pasarán! Estaré alerta y en vigilia permanente.”, me dijo mientras se bajaba un termo de café.

Genaro: “Mariapas sin dudas es una agente norteamericana enviada por Trump para ir viendo la posibilidad de invadir Argentina, ¿qué duda cabe? ¿No vieron que los mensajes se dejan en un “muro”? Qué casualidad, ¿no? ¿Quieren una alusión más clara que esa a la nefasta figura del nuevo presidente yanqui? Estaremos atentos”. Tras lo cual volvió a enfrascarse en la lectura de “Das Kapital”.

Chancho al Trote: “Si Mariapas quiere andar preguntando dónde deja o donde no deja los mensajes está en todo su derecho, y nadie tiene que incomodarse. Acá en Madrís es lo más normal”, me comentó, sin dejar de podar un árbol. "Juntos podamos, ja, ja", me dijo a modo de chiste de despedida (perdón).

Finalmente, no he podido resistir la tentación de dar mi propia opinión: “Mariapas es una joven borrega que escucha el programa, que anda más perdida que el polaco que hizo Dolina el otro día, que quería ver a “Boco” en un partido Racing-Lanús. Vamos, Mariapas, a ponerse las pilas que se puede. ¡A ver si un día de estos escuchamos a Dolina o Barton diciendo: ‘María de Longchamps nos dice que…’!”.

Ampliaremos.

Daniel Franz
Daniel Franz el 14 de febrero de 2017 11:40 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

Creo que no Daril, en la mayor parte del reino animal el macho tiene que ser fuerte para luchar contra otros machos por la hembra codiciada. La hembra espera pasivamente el resultado de esa lucha y deberá aceptar el resultado de la misma sin chistar.
También aquí creo que la hembra necesita de un macho al lado para su supervivencia. Hay leones o lobos solitarios que pueden sobrevivir, pero no leonas o lobas, al menos no me parece que ocurra con frecuencia.

Eso creo, pero tal vez tengo que releer a Darwin.

Por lo demás, no tengo en tal alto pedestal a "lo cultural" en oposición a "lo natural", más bien me parece que lo cultural humano no es mucho más que un revestimiento más o menos refinado (según las distintas culturas) de su condicionamiento natural animal.

Daniel Franz
Daniel Franz el 14 de febrero de 2017 10:49 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

Daril: de acuerdo, pero yo no soy partidario de manejar una lógica víctima/victimario, más bien creo que ambos son víctimas de su condicionamiento animal.

El hombre impone todas esas presiones a la mujer, pero por otro lado también se impone otras a sí mismo: tiene que ser exitoso, tiene que ganar dinero, tiene que tener una buena casa, un buen auto, etc, para estar en condiciones de tener éxito con esas mujeres que se pusieron lindas para atraerlo. En esta lógica, las mujeres que tienen mayor éxito en su rol (de verse atractivas y sexys), es más probable que atraigan a una mayor cantidad de hombres que tuvieron éxito en el suyo (lograr una buena posición socioeconómica), y viceversa.

Tanto unos como otros tienen que esforzarse para luchar contra la competencia: las mujeres contra otras mujeres para tratar de ser más atractivas que ellas, y los hombres contra otros hombres para tratar de conseguir puestos mejor pagados, o de hacer negocios o empresas más exitosas.

En definitiva es la misma lógica que impera en todo el mundo animal. A decir verdad, el ser humano en su estado espiritual actual no es muy diferente de sus hermanos menos racionales. Los “mejores machos”, según ciertos criterios (fuerza física, capacidad para rechazar o escapar a los depredadores, habilidad para cazar y proveer alimento, etc) van a tener mejores posibilidades de conseguir a las “mejores hembras”, según otros criterios (atractivo físico y aspecto más saludable a los ojos del macho de la especie de que se trate). Con ese mecanismo que ya conocía Darwin, se logra que las siguientes generaciones sean cada vez “mejores” según esos criterios. Con lo cual se mantiene funcionando la famosa evolución de las mismas.

Se podría decir “así es la vida”. Es verdad, así es… en el plano material, dual, relativo, animal, ilusorio. Hay otro plano, el plano real, pero ya no quiero cansarlos más con los grandes maestros, capaz que luego la sigo.

Daniel Franz
Daniel Franz el 13 de febrero de 2017 21:48 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

Mariela: el machismo y el patriarcalismo de nuestra cultura es un hecho, y cualquier movimiento hacia el fin de esta lamentable forma de dominación cuenta con mi total apoyo.
Ahora, ¿mostrar los pechos en una playa es una forma de lucha contra esa dominación? Bueno, puede ser una forma de lucha… más bien tonta, en mi opinión.
Yo arrancaría por otros lados, mucho más humillantes y sacrificados para la mujer que ponerse la parte superior del bikini en una playa.

Por ejemplo, ¿por qué la mayoría de las mujeres en nuestra cultura aceptan caminar en forma totalmente antinatural, con el talón a varios centímetros del piso, haciendo equilibrio entre las baldosas, con riesgo de caerse, no pudiendo acelerar el paso, exponiéndose a problemas en las articulaciones y tendones en el mediano o largo plazo? Ni hablar de esos zapatos (por no decir zancos) con plataformas altísimas, que obligan a la mujer a caminar haciendo un equilibrio casi circense? ¿Por qué no hay un “taconazo” o un “plataformazo” en el obelisco, donde se tiren para siempre esos horribles zapatos, inventados por los hombres para poder ver más atractivas a las mujeres, para que parezcan más altas, se le marquen mejor las curvas de las piernas y se les levante la cola?

¿Por qué muchas mujeres se sienten en la obligación de dejarse crecer las uñas mucho más allá de lo razonable, al extremo de que las tareas diarias de manipulación de cualquier objeto (sea un teclado de computadora o una franela) se tiene que ver seriamente dificultada (la verdad, no sé cómo hacen)? ¿Por qué no hay un “uñazo”?

¿Por qué aceptan dedicar gran cantidad de tiempo a pintarse las uñas (de las manos y pies), los párpados, las pestañas, la boca, etc, etc?
¿Por qué ya es moneda corriente, incluso a partir de la adolescencia, que se hagan (y continúen haciéndose regularmente por el resto de su vida) operaciones estéticas para agrandarse o hacer más atractivas aquellas partes de su cuerpo que saben son las más codiciadas por las miradas de los hombres? Gastando gran cantidad de dinero, soportando dolores, exponiéndose a infecciones hospitalarias… ¿Por qué no un “bisturazo” (o algo así)?

La lista sigue y sería interminable. Lo cierto es que las mujeres hacen enormes sacrificios y dedican muchísimo tiempo de su vida a hacerse atractivas (según el criterio masculino de lo atractivo). Si uno le pregunta a una mujer por qué hace todos estos sacrificios (yo lo hice), la respuesta es simple: porque a los hombres les gusta, y van a mirar antes a una mujer con tacos altos o plataformas, con uñas largas y felinas, pintada y maquillada y con senos o cola prominentes, y ya que estamos con una minifalda y un escote pronunciado, antes que a una mujer que no tenga esos “atributos” digamos.

Y si vamos al fondo de la cuestión de por qué la mujer acepta someterse a toda esta serie de horribles imposiciones sociales masculinas para verse bella y atractiva a la vista de los hombres, la respuesta es aun más simple: porque en este mundo competitivo, la mujer tiene apurarse, en su cuarto de hora más favorable, a tratar de encontrar en el “mercado” masculino al mejor individuo posible (según ciertos criterios) que le permita alcanzar los objetivos de “realización” que también le marca la sociedad patriarcal: casarse, tener hijos, formar una familia, y lograr una “posición social” lo más alta posible. Ese mercado masculino es limitado y la competencia de las otras mujeres es feroz, así que hay que luchar con todas las armas posibles. No hay fair-play aquí.

Por su parte, en este esquema los hombres tampoco se la llevan de arriba (aunque claramente la tienen mucho más fácil). También tienen su presión social para verse más atractivos ante las mujeres, pero va en otro sentido. Si bien no tienen la presión por verse tan atractivos físicamente, sí la tienen por alcanzar una posición socioeconómica destacada.

La mentalidad competitiva y neoliberal tan criticada (con toda razón) está en la política porque está en nuestra composición mental, en nuestra herencia animal ancestral.

Ese es el mundo actual (mayormente): el mundo del ego, el mundo de la competencia, donde “el otro” es un rival a derrotar para que nosotros podamos ganar. Es un mundo muy parecido al infierno.

Hay otro mundo posible, del cual he hablado aquí de vez en cuando, citando a los grandes maestros. Es el mundo de las trascendencia y la superación del ego. Es un mundo muy parecido al paraíso.

Daniel Franz
Daniel Franz el 13 de febrero de 2017 11:32 en La venganza será terrible del 08/02/2017 dijo:

Hay una elección mucho mejor Daril: no prender el televisor.
Entiendo que no es fácil, pero es posible. Conozco gente (no sólo mis amigos monjes budistas), que han tomado la (sabia) decisión de no tener televisor en la casa. Y algunos tienen hijos chicos.
La postura “es mi cuerpo y hago lo que quiero” (falsedad absoluta por todos lados, pero no es lo que me interesa decir ahora) es válida si estamos solos en una isla desierta, pero si vivimos en sociedad hay que tener en cuenta que nuestras decisiones pueden causar molestias o ser chocantes o agresivas para otras personas. En el estado actual de las costumbres, una mujer o un hombre caminando desnudos por el centro sería molesto u ofensivo para la mayoría de las personas, y creo que está bien que HOY no se permita. Tal vez como dice Daril, dentro de 20 años las costumbres evolucionen hacia la aceptación social de la exhibición del cuerpo desnudo, y no habrá ningún problema. De hecho, ya hay ámbitos nudistas (playas, campings, hoteles) donde ésto es una realidad desde hace tiempo.

Creo que ninguna de las costumbres es moralmente superior a la otra, es sólo un tema de convenciones sociales acerca de la vestimenta. En definitiva, nada por lo que preocuparse demasiado, salvo para tratar de evitar ofender a otras personas.