Perfil del Usuario
Daniel Franz

Daniel Franz

En Venganzas del Pasado desde el 19 de noviembre de 2015 12:47

Perfil en Facebook
Daniel Franz
Daniel Franz el 9 de noviembre de 2016 06:50 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Genaro: no, no he leído nada de Atisha. A decir verdad de Budismo no he leído mucho, sólo el “Dhammapada” y el clásico “Evangelio de Buda” de Paul Carus (este Carus es una figura interesante en sí misma, un filósofo alemán que se autodefinía como “un ateo que ama a Dios” y que estudió el budismo con mucha profundidad).
Así que tengo a Atisha en el “debe”, como a muchos otros, pero no dudo que en algún momento le llegará el turno.
El mundo de la espiritualidad es un verdadero bosque inagotable, donde es fácil perderse en las diferencias superficiales de las enseñanzas de los distintos maestros. Lo que he tratado de hacer para no perderme (y ya lo ve, me perdí igual) es tomar unos cuantos árboles grandes (Jesús, Buda, Ramakrishna, Ramana Maharshi) y tratar de captar su esencia, ver cómo sus enseñanzas, en apariencia muy distintas, armonizan perfectamente entre sí, y cómo en definitiva apuntan a lo mismo: “disminuye, debilita, (y si puedes matar, mejor) al ego, es decir, a tu falsa identificación con un cuerpo y una mente limitados, y en última instancia ilusorios. Tú no eres un cuerpo y una mente, tú eres ESO (indefinible, inexpresable) que sólo puedes descubrir por realización directa (porque es antes de la mente y su capacidad de análisis), que descubrirás cuando el ego desaparezca. Tú eres ESO, siempre lo has sido, y siempre lo serás.”.
“Realización Directa”, quiere decir que no es posible “conocer” la Realidad en la forma tradicional dual en que conoceríamos un objeto (“yo” sujeto conociendo “algo” fuera de mí), sino que sólo es posible “ser” (porque “yo” y la Realidad somos uno).

Perder la esperanza en la iluminación espiritual es como el viejo cuento del pez que luego de buscar el agua toda su vida, cansado, abandona la búsqueda.

Daniel Franz
Daniel Franz el 8 de noviembre de 2016 11:22 en La venganza será terrible del 07/11/2016 dijo:

Amigo Humberto: Barton es un tipo extremadamente inteligente que sabe reírse de sí mismo, y en el caso poco probable de que lea mi comentario, estoy seguro de que se lo tomaría con mucho humor. Si ud escucha el programa, sabrá que muchas veces él se toma el pelo a sí mismo sobre su propia ignorancia acerca de muchos temas, e incluso con gran maestría integra esas carencias a los mecanismos humorísticos del programa.
Seguramente si el diálogo de Dolina hubiera sido con un Doctor en Física, tendríamos una idea muy precisa (hasta donde pudiéramos captar) de los descubrimientos de Newton, a la vez que el efecto humorístico habría sido nulo.

Si ud sigue regularmente los comentarios de este foro, sabrá que tengo un altísimo concepto de Barton, creo que (hasta donde he escuchado) ha sido el mejor partenaire que ha tenido Dolina, y muchas veces he salido en su defensa ante críticas que se basaban justamente en su supuesta falta de profundidad intelectual y/o cultural.

Daniel Franz
Daniel Franz el 8 de noviembre de 2016 07:18 en La venganza será terrible del 07/11/2016 dijo:

Soy un gaucho, güenas tardes.
A la verdá que no me siento identificáu con el gaucho de Dolina, canejo.
Tengo pa mí que el que le sale bien es el uruguayo. Aaahaah, sí…

Del programa de hoy:

Barton: Se despierta la intuición por algo…a Newton se le cayó…¿qué se le cayó a Newton?
Dolina: Eeeeh… no sé. Un huevo, creo.
Barton: Y dijo: “bueno voy a estudiar la fuerza de…”
Dolina: Sí, la ley de gravedad.
Barton: Sí, la inercia, la fuerza constante y sonante, y todo eso…
(Ay Barton querido, creo que te voy a pasar el libro que me regaló Norberto (cuando termine de leerlo). Vos lo precisás más que yo, y ya es decir…).

El baño cuántico de Morgan Freeman, que puede estar libre y ocupado a la vez, una genialidad de Dolina. Cómo se le ocurren esas cosas, qué HDP.
(HDP: Highly-Developed Person).
Y el comentario de Barton (vamos a reivindicarlo): “Difícil de usar ese baño”, muy bueno también.

Daniel Franz
Daniel Franz el 7 de noviembre de 2016 13:37 en La venganza será terrible del 04/11/2016 dijo:

Viyi: el término “bo” (o también “vo”, pero prefiero la primera forma que es como se pronuncia) es de uso coloquial en Uruguay y no tiene un significado propio, solamente se usa para enfatizar a nuestro interlocutor que estamos hablándole a él (como si fuera necesario), y por lo general se utiliza en asociación con otra palabra con la cual resumimos brevemente la opinión que nos merece la otra persona, como por ejemplo “bo, loco”, o “bo, nabo”, y cosas por el estilo (así de cariñosos somos acá).
Me queda claro que es un término que está muy lejos de tus formas de expresión, tan lejos que pensé que podía lograrse, por contraste, un efecto humorístico.

PD: No debe confundirse el “bo” con el “po”. El “po” no se usa acá; me parece que es un término exclusivo del interior argentino equivalente a “pues”, “por lo tanto”, etc.
A propósito, hace tiempo que quería decir esto: el “uruguayo” que quiere hacer Dolina, mmmmmm. La verdá, ah, que yo no me identifico, ah.

Daniel Franz
Daniel Franz el 6 de noviembre de 2016 21:08 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Yo no veo ninguna incompatibilidad, Daril, con sostener (a falta de una explicación mejor) una visión atea y materialista del universo y la vida, y a la vez sentir en lo profundo la insuficiencia de esa visión para saciar el hambre de respuestas del ser humano sobre las grandes preguntas existenciales, y con sentir un fuerte impulso hacia la búsqueda de la Verdad. De hecho, era mi propia situación hace no muchos años atrás.

Creo que el ateo que no tiene ese espíritu de búsqueda no es muy distinto de otro creyente cuya religiosidad se reduce a ir a la Iglesia los domingos y tener una vaga creencia en un cierto Dios y un cierto sistema de premios y castigos después de la muerte, porque así se lo dijeron cuando era chico, pero cuyas creencias no tienen ninguna influencia sobre su pensamiento y conducta.

Dentro de esa búsqueda, es razonable que esa persona se detenga a escuchar lo que tienen para decir ciertos seres que han declarado o declaran estar en posesión de un conocimiento directo de la Verdad, en especial aquellos cuyas enseñanzas han tenido un impacto sobre la humanidad tal, que millones de personas los reconocen como dueños de un conocimiento y una ética superiores, y que tienen sus enseñanzas (al menos en el plano de la aspiración) como guías para sus vidas.

Dicen los maestros (sobre todo los orientales) que muchos caminos pueden seguirse hacia la Verdad, todos ellos válidos, cada uno más o menos apropiado para los distintos individuos según sus tendencias inherentes. Por supuesto que alguien que pueda tener de forma natural una fe absoluta en un camino válido, se podría decir que tiene parte del camino allanado (aunque mucho es el trabajo interior que lo aguarda).
Pero para el que no tenga esa fe natural, siempre puede asumir la ya mencionada actitud de Narendra: “No creo en nada, pero me siento atraído por este camino, me suena auténtico y le daré una oportunidad. Lo seguiré con firmeza y sinceridad. No será una visita turística; pondré todo mi corazón y toda mi voluntad en la búsqueda. Pero quiero ver resultados, no daré nada por cierto hasta que no lo vea por mí mismo. Si no llego a la Verdad por este camino, mi búsqueda continuará por otros. Mi único compromiso, en tanto humano, es con la búsqueda de la Verdad”.

Daniel Franz
Daniel Franz el 6 de noviembre de 2016 02:01 en La venganza será terrible del 04/11/2016 dijo:

Queridos amigos foristas:
Permítanme que haga una referencia estrictamente personal: se está cumpliendo en estos días el 1er aniversario de mi ingreso a este foro, y quería agradecer las múltiples muestras de afecto recibidas. Entre ellas, quisiera destacar los siguientes telegramas que me han llegado:

“Para un forista del car*jo, un saludo de mi*rda” enviado por Mariela.
“¡Al camarada DF, salud! ¡HLVS!” enviado por Enoch.
“Fèlìcìdààààdèèès azul llama violeta amor reiki tomàpàvosNorbèrt vèlàs penes rigati verde magenta y sàlùd!!!!” enviado por Patricia.
“Hay oxímorons luminosos, y hay otros que discretamente discurren en los lóbregos laberintos del espíritu, mientras el Nazareno y el Tathāgata derraman sus almas en los arcanos del tiempo. ¡Felicidades, bo!” enviado por Viyi.
“Hoy como siempre, dedito pa’arriba” enviado por Bonzo.
“Discrepo totalmente con este aniversario, y no le mando ningún saludo” enviado por Mariano desde el exilio.

Luego, el mismo Mariano me hizo llegar una extensa carta en la que se disculpaba por el telegrama enviado anteriormente (“fue un momento de calentura”, me explicó) y como forma de reconciliación adjuntó con la carta el CD “Sueño Contigo” del Puma Rodríguez. ¡Todo bien, Marian!

Además, acuso recibo del libro “Science for Dummies” (incluyendo una amable dedicatoria ) que me hizo llegar Norberto.

Por otra parte, Genaro me ha hecho llegar el CD “Grandes Éxitos del Trío sin Nombre”.

Finalmente, he recibido un regalo colectivo de todos los foristas (incluyendo a Juan), consistente en un pasaje de ida a Bután (casualmente he averiguado que éste es el único país adonde no llega internet).

Muy emocionante, gracias a todos.

...

PD: Ahora hablando en serio, agradezco a los compañeros foristas (a quienes siento verdaderamente como amigos aunque no los conozca personalmente, o tal vez sí) por la infinita paciencia que me han tenido en todo este tiempo, y por la posibilidad que me han dado de enriquecerme en el contacto de las tan diversas e interesantes visiones del mundo y de la vida que conviven en este foro.

Daniel Franz
Daniel Franz el 5 de noviembre de 2016 09:43 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Amigo Daril: no, sabe que las cosas de las que estoy hablando no son una cuestión de fe.
Yo estoy hablando de realización directa de la Verdad Absoluta, nada más y nada menos.
La fe, o diría mejor, cierto llamado cósmico del alma para retornar al hogar de origen (ud perdone, pero es imprescindible cierta poética en estos temas, ante la imposibilidad de un abordaje científico) puede ser útil al principio del camino espiritual, pero la consumación de la fe debe ser el conocimiento directo de la Realidad Última, de lo contrario serviría de muy poco.
Algunos maestros espirituales, incluso, desalientan totalmente la fe, y (con estricto espíritu científico) alientan a sus seguidores a que no crean en nada de lo que él les diga hasta que no puedan comprobarlo por sí mismos.
Narendra (futuro Swami Vivekananda) era uno de ellos: cuando se presentó ante el maestro Sri Ramakrishna como un simple aspirante, le dijo directamente: “¿Quién es ese Dios del que ud habla? Yo no lo veo ¿Puede ud mostrármelo? Estoy dispuesto a realizar cualquier esfuerzo que me pida, pero le advierto que no creeré una palabra de lo que ud me diga hasta que no pueda comprobarlo por mí mismo”.
“Ah, macho”, calculo yo que habrá pensado Ramakrishna, tal vez cansado de devotos excesivamente sumisos y creyentes. Ni qué decir que fue el discípulo del que siempre se sintió más próximo afectivamente, y el que avanzó más rápido hacia la realización espiritual.

Daniel Franz
Daniel Franz el 4 de noviembre de 2016 15:23 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Amigo Norberto, con todo respeto:
la referencia de Einstein al universo como ilusión está más que documentada, ya que lo expresó varias veces en distintas formas, más allá de la famosa frase que ud cita. Y no es nada extraño que así sea, por cuanto si se analizan un poco las consecuencias de la Teoría de la Relatividad (sobre todo si se analizan con una mente brillante e inquisidora como la de Einstein), hay mucho margen para dudar de la solidez y realidad de este universo en el que estamos insertos.

Pero hay otra frase famosa de Einstein que es aun más clara:

“Un ser humano es una parte de la totalidad que llamamos Universo, una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Sin embargo, se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sus sentimientos, como algo separado del resto; una forma de ILUSIÓN ÓPTICA DE LA CONCIENCIA. (El resaltado es mío)
Esta ilusión es una forma de prisión que limita nuestros deseos personales y nuestra preocupación por unas pocas personas que están cerca de nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esa prisión, extendiendo nuestro círculo de compasión hasta abrazar la totalidad de las criaturas vivientes y la totalidad de la naturaleza en la plenitud de su belleza.”

Yo siento que aquí Einstein prácticamente se está fundiendo en un gran abrazo con Jesús y con Buda. Tal vez Einstein no era un místico, pero le faltaban 2 materias…

Por último quiero decir, una vez más, que lejos de despreciar el conocimiento científico, siento un inmenso aprecio y respeto por él, y me parece la más grande de las creaciones humanas. La ciencia es un instrumento notable para estudiar este universo ilusorio y dual, en el que existe (o parece existir) la dualidad sujeto/objeto, pero el problema es que resulta un instrumento totalmente insuficiente cuando queremos acceder al conocimiento de la Verdad Absoluta y no-dual. Cuando queremos, para usar las palabras de Einstein, liberarnos de la "ilusión óptica de la conciencia".
Esta Verdad Absoluta es la que los grandes místicos SABEN (y yo creo) que es fuente y sostén de este universo “material”, aunque entiendo que para la ciencia sea una entidad extraña cuya existencia le resulte imposible demostrar, y aunque también entiendo (y por supuesto respeto) que para ud, por el momento, le resulte absolutamente imposible de concebir.

PD: Me sumo al pedido de Daril de que no se enoje, y de que siga compartiendo lo mucho que ud sabe con nosotros.

Daniel Franz
Daniel Franz el 4 de noviembre de 2016 10:53 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Me queda una duda, Hornets: cuando ud dice: “No se tocó más el tema, chau”, ¿estaba saludando a algún amigo?

Siento un inmenso respeto por la ciencia y también me he dado más que una zambullida en ella, que no viene al caso detallar. Por supuesto que hay chantas en el mundo científico, hay todo tipo de intereses, hay mercantilización, etc, como los hay en el mundo de la espiritualidad, en el mundo de la mecánica automotriz y en cualquier otra actividad humana. También hay gente seria en todos esos ámbitos. Pero la ciencia como tal es quizás el más importante invento humano, motor del progreso material y del mejoramiento de la calidad de vida de la humanidad, eso está totalmente fuera de discusión.

Lo que intentaré decir una vez más, es que la ciencia tiene limitaciones inherentes a su pertenencia inescapable a este universo aparentemente material que percibimos con nuestos limitados sentidos (aun aumentados y afinados con toda la tecnología que se quiera) y que razonamos con nuestro limitado intelecto. Este universo es, en última instancia (lo diré con confianza, ya que me avala una autoridad científica como Einstein) una ILUSIÓN.
(Al respecto sería útil leer “La Gran Ilusión: las grandes obras de Albert Einstein” por Stephen Hawking).
De hecho, hace mucho tiempo que la comunidad científica seria, en especial los físicos, saben que el universo es pura ilusión. El tiempo es una ilusión, el espacio es una ilusión, la materia es una ilusión…

(Sí, señora, sí, ILUSIÓN, ¿cómo quiere que se lo diga? No señora, no, no vaya al Abitab que no le van a saber decir nada).

Entonces, la ciencia, inevitablemente, trabaja con ilusiones, y por lo tanto llega a conclusiones válidas…válidas dentro de la ilusión, lógicamente.
Lo que aun no pueden entender los científicos, y no podrán nunca en tanto se mantengan dentro de los estrechos límites materiales de la ciencia, es el ORIGEN (si tiene alguno) y el SENTIDO (si tiene alguno) de esa ilusión. Y entonces los científicos comienzan a mirar de reojo a los místicos (que hace miles de años que saben todo esto), a los que tantas veces denostaron y descalificaron porque no podían demostrar sus afirmaciones en términos que ellos pudieran entender, y empiezan a pensar si no habrá algo que trascienda a este universo material, y si finalmente esta gente estaba tan errada como parecía…

Incluso creo que alguno ya se está poniendo el short y la gorra de baño pensando en darse alguna zambullida (Stephen Hawking y Rolón, por ejemplo).

Daniel Franz
Daniel Franz el 3 de noviembre de 2016 14:05 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Ja, ja, muy bueno Norberto, el humor siempre es bienvenido.
No, yo creo que Nisargadatta no tomaba nada y se aguantaba el dolor, lo cual podría explicar por qué su paciencia no era mucha, y a veces se calentaba y rajaba a alguno de sus visitantes, generalmente a gente que sólo iba allí para hacer alarde de sus supuestos conocimientos, quizás buscando fines subalternos (levantarse a alguna devota que estuviera buena, por ejemplo).

Me ha apabullado con sus conocimientos científicos, no sabía que teníamos al hijo no reconocido de Stephen Hawking en el foro.

Pero sobre los dichos de los místicos le diré que es un tema complejo: aquí hay varias cuestiones a considerar, que tienen que ver con entender qué es y qué busca un místico, en razón de lo cual un místico no puede ser medido con los mismos parámetros con que mediríamos a un científico.

Usted está en todo su derecho de creerlo o no (me queda claro que en este momento no) pero un místico verdadero (hablamos de Jesús, Buda, Ramakrishna, Ramana Maharshi, cosas serias, ¿verdad? No estoy hablando de un Osho, un Sai Baba, un Ramesh Balsekar o una Gangaji) es alguien que tiene un conocimiento directo de la, llamémosle, “Verdad Absoluta”, o también podríamos decir “el backstage de la vida”. El místico por propia definición no duda, porque SABE. Ud no dice: “yo creo que 2 + 2 tal vez sea 4, pero tal vez esté equivocado”. Ud SABE que es 4, y no tiene ninguna duda de ello. Del mismo modo, el místico es alguien que SABE, por realización directa, cuál es la realidad profunda y causal de todo este andamiaje que llamamos “Universo”, y el fenómeno de la vida dentro de él, del cual las personas comunes sólo podemos percibir apenas la superficie consecuencial. Su camino para llegar a esa Verdad no fue, por cierto, la experimentación y la deducción científica. No podría serlo, porque la ciencia (reconociendo y reverenciando lo importante que ha sido y es para el desarrollo humano) tiene limitaciones inherentes y esenciales: sólo puede estudiar la superficie material del Universo, sólo puede subsistir mientras exista la dualidad entre “sujeto que percibe” y “objeto percibido”, y aquí estamos hablando de una realidad que trasciende el mundo material, el mundo de la dualidad (por favor siga asumiendo por el momento que esa realidad existe). Por lo tanto, el místico no tiene forma de “demostrar” nada científicamente. Tampoco puede “contar” o “explicar” casi nada: el lenguaje, gran invento humano para describir objetos y conceptos del mundo dual, resulta un instrumento totalmente inadecuado e insuficiente para describir este plano. Lo único que puede hacer, y trata de hacer, es dar un camino, un conjunto de instrucciones, para que otros, siguiéndolas, lleguen a la misma realización directa que él. Estas instrucciones, como ud sabe, tienen que ver con el crecimiento en amor, en humildad, en compasión, y en general se podrían resumir en: disminuye tu ego, deja de afirmar y preocuparte por tu pequeña entidad corporal y mental (porque ¡tal vez sea falsa!, aunque no todos los místicos pueden hablar tan claramente).

Entonces llegamos al dilema básico de los místicos: por un lado, a partir del amor infinito que tienen en sus corazones (no puede ser de otra manera si son místicos verdaderos) quieren ayudar como sea a hacer crecer espiritualmente a otros, pero se encuentran con las distintas capacidades de comprensión de las personas que buscan su palabra, a lo cual se suma la insuficiencia de las palabras mismas. Entonces, comprensiblemente, hablan a cada persona según su necesidad y capacidad.
Ramakrishna comparaba esto con una madre que preparaba pescado para darle de comer a sus hijos, de distintas edades y capacidades de digestión: al más grande y fuerte le daba el pescado con muy poca preparación, casi crudo, para el siguiente lo cocinaba más y lo condimentaba para que fuera más fácil de digerir, mientras que para el más chico tenía que cocinarlo aún más y hacerlo papilla, ya que de lo contrario no podría digerirlo.

Jesús tenía un auditorio de gentes extremadamente simples, casi infantiles, y tenía que atraerlos con imágenes idílicas y concretas del “Reino de los Cielos”, y deslumbrarlos con los llamados “milagros”. Pero con sus discípulos más avanzados, podía hablar de forma más clara, directa y despojada de ornamentos y folclore.
Buda tenía un auditorio mucho más maduro, forjado en la tradición filosófica milenaria oriental (como lo testifican los Vedas, en particular los Upanishads), y podía ser más claro. No tenía necesidad de imágenes fantásticas ni de milagros, y se negaba sistemáticamente a hablar de cuestiones metafísicas tales como la existencia o no de Dios, la reencarnación o la vida después de la muerte (por lo cual se suele decir que el Budismo es una religión atea). Metódico, preciso, científico, decía claramente: “si un hombre es herido con una flecha envenenada, y cuando le van a aplicar el antídoto, dice: ‘un momento, antes de que me apliquen el antídoto quiero saber quién es el hombre que me hirió, cuál es su nombre, a qué casta pertenece’, etc, ese hombre morirá. Del mismo modo, ustedes no se preocupen de esas cuestiones. Hagan lo que les digo, sigan el camino que les doy sin demora, y podrán averiguar todas las repuestas por ustedes mismos”.

Así, los discursos de los místicos son muy variables en función del auditorio al que están dirigidos, pensando en la forma de ayudar a cada uno a partir del punto de evolución mental y espiritual en que se encuentra, y por lo tanto no pueden evaluarse cada una de sus palabras con la estrictez con que evaluaríamos un artículo científico.

Daniel Franz
Daniel Franz el 3 de noviembre de 2016 09:56 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Para redondear y cerrar de mi parte este amable intercambio de visiones del mundo y de la vida, le diría, Norberto: ud tiene fe en la razón humana, y está muy bien. La razón (desarrollada con firmeza, integridad y sinceridad), es una buena guía, que lo podrá acompañar hasta la orilla del océano de la Verdad. Es el camino de los filósofos, y de los científicos con inquietudes filosóficas como Einstein. Luego, quizás verá que para poder zambullirse en el océano, para hacerse uno con él, deberá agradecerle a la razón los servicios prestados y dejarla en la orilla, pero eso será otra historia.

“Aférrate firmemente a tu camino hacia la Verdad”, solía aconsejar Sri Ramakrishna a sus visitantes (hombres de ciencia, profesores universitarios, grandes estadistas, así como sencillos hombres y mujeres, que se agolpaban para escuchar con infinita devoción las palabras de este hombre prácticamente analfabeto) “pero nunca creas ni por un momento que tu camino es el único válido”.

Daniel Franz
Daniel Franz el 3 de noviembre de 2016 07:58 en La venganza será terrible del 26/06/2012 dijo:

Hasta donde recuerdo, Hornets, éste fue el único programa con Luis Rubio (si conoce algún otro, por favor publique el link) y coincido con ud: fue un gran programa, muy gracioso. Dolina mismo se rió como nunca.
Desconozco qué fue lo que pasó luego con Rubio, que no tuvo más participaciones.

PD: Mensaje para Juan: a propósito de ésto, quise buscar "rubio" en el buscador de VDP pero se hizo bastante difícil porque me trae todos los programas donde se cantó "Rubí", "Rubias de New York", o similar. La búsqueda "luis rubio" me dio los mismos resultados que la anterior. Luego por probar otra cosa busqué "ubio" y no me trajo ningún resultado.

Daniel Franz
Daniel Franz el 2 de noviembre de 2016 22:57 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

Amigo Norberto: tampoco quiero "ganar" ninguna discusión; la idea es que todos ganemos enriqueciéndonos con el intercambio de ideas. Al menos yo lo estoy haciendo.
Leí "Mi Visión del Mundo" hace tiempo, y al igual que Einstein, tampoco me es posible concebir que un individuo sobreviva a su muerte corporal. Lo que yo digo (apoyado en los grandes maestros) es que tal vez no debamos dar tan por seguro el dato que nos dan nuestros sentidos de que somos unos individuos determinados en unos cuerpos determinados, seres separados dentro de un determinado Universo. Tal vez debamos tener un cierto margen de saludable duda sobre la realidad y solidez de este Universo, tal como nuestros sentidos nos lo informan. Tal vez, como decía Sri Nisargadatta, sería bueno dudar, cuestionar, buscar, tratar de ver las inconsistencias en esta aparente red material en la que, aparentemente, estamos insertos.
Después de todo, fue el mismo Einstein el que dijo, en uno de sus muchos momentos de intuición mística, que el mundo es una ilusión, aunque una ilusión persistente...

Daniel Franz
Daniel Franz el 2 de noviembre de 2016 19:01 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

No hay excepciones a la ley del Amor Universal. Esa ley expresa que "Todos somos Uno", donde "Todos" significa "Todos" y "Uno" significa "Uno".

Lo entiendo, Norberto: ud cree ser un cuerpo, el cual ha sido etiquetado con un cierto nombre, desplazándose a lo largo de un segmento de espacio/tiempo determinado dentro de un cierto Universo material cuyo origen y sentido (si tiene alguno) desconocemos. Ese cuerpo comenzó su trayectoria vital por alguna razón inexplicable hace algunos años atrás, y luego de sufrir innumerables transformaciones (que incluye la renovación constante del material biológico que lo compone) se desintegrará totalmente en algún otro momento, y ese será el final definitivo de esta curiosa historia.

Ud es verdaderamente un hombre de fe, Norberto, y yo no puedo hacer otra cosa más que respetar profundamente sus creencias, del mismo modo que respeto las creencias de todas las religiones.

Daniel Franz
Daniel Franz el 2 de noviembre de 2016 11:24 en La venganza será terrible del 31/10/2016 dijo:

Francisca Biskupović: hace tiempo que los lunes no hay programa en vivo, por lo cual o bien pasan algún programa ya emitido anteriormente (o un collage de varios programas ya emitidos) como es el caso de hoy, o bien pasan algún programa grabado en alguna de las presentaciones fuera del estudio, y que no se había emitido hasta ese momento.

PD: Comparto su admiración por Daniel Rabinovich

Daniel Franz
Daniel Franz el 2 de noviembre de 2016 10:58 en La venganza será terrible del 01/11/2016 dijo:

¿Amar a los que quieren matarnos? ¿Por qué no? Lo hizo Jesús, y Gandhi murió bendiciendo a su asesino. ¿Por qué no va a poder hacerlo ud? Vamos, hombre, no se tire a menos…

Amigo Norberto: entiendo perfectamente sus cuestionamientos. No, no le diría a Himmler, ni a Hitler llegado el caso, que estoy de acuerdo con ellos. Pero podría llegar, a partir del amor, en caso de alcanzar el estado espiritual de X (del cual estoy muy lejos), comprender sus estados mentales y los motivos que los impulsaron a actuar de la forma en que actuaron, y sentir verdadera compasión por ellos, viendo claramente el sufrimiento que su accionar lleno de odio necesariamente deberá acarrearles. También podría (y me resultaría más fácil) hacer lo mismo con millones de anónimos ciudadanos alemanes que vivieron en esa época, que llevaron y sostuvieron a Hitler en el poder, y que veían en él a un gran estadista y líder, cuyas ideas y acciones eran dignas de ser seguidas hasta las últimas consecuencias.
Afortunadamente los alemanes de hoy, en general, han sabido extraer la enseñanza que les dejó ese período tan oscuro de su historia y, en general, están sinceramente arrepentidos y no dejan de pedir al mundo disculpas y de tratar de reparar lo sucedido, hasta donde es posible. Esa experiencia nefasta los ha hecho, en general, crecer y madurar espiritualmente.

Es cierto que en la superficie, muchas personas que catalogamos como “malas” tienen una vida aparentemente feliz, tiene familias, tienen perros (me gustó ese detalle) y mueren pacíficamente. Y se podría agregar que, inversamente, muchas personas que catalogamos como “buenas” llevan vidas miserables, llenas de privaciones, dificultades y sufrimientos.
Es verdad: la vida, EN LA SUPERFICIE, y tal como podemos juzgar actualmente a partir de nuestros limitados conocimientos y nuestra limitada capacidad de razonamiento, es injusta.
Al respecto sólo podría decir lo siguiente: nuestros limitados sentidos corporales, unidos a nuestro limitado intelecto, nos dan una idea imperfecta, relativa y obviamente limitada del mundo que llamamos “material”, de la superficie de la vida. Créame que hay un océano debajo, que la mayoría de nosotros aun no comenzamos siquiera a atisbar. Los grandes maestros espirituales bucearon en ese océano, llegaron al fondo, y nos impulsan a nosotros a hacer lo mismo, para así resolver el enigma de este universo regido por leyes tan perfectas por un lado, y tan absurdo e injusto, aparentemente, por el otro.

Nuevamente digo, junto con X (y junto con Jesús, y con Buda): sólo creciendo en amor podremos empezar a ver con claridad en esta nebulosa.